Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Cultura

'La música no cobra vida hasta que se publica y se interpreta'

El compositor Ricardo Risco Cortés presenta su primera edición 'Colección de ciclos de canciones' un proyecto para dar vida a su música. La necesidad de una editorial musical que ayudaría a dinamizar la escena musical panameña

La publicación se ofrece en formato digitalCedida

No es común en Panamá la publicación de obras musicales, mucho menos si se trata de música erudita. Se piensa más en una grabación, y estas también son escasas, pero menos que las publicaciones. Y esto tiene una repercusión directa en cuanto a dar a conocer la música que se produce en Panamá. Pues si tomamos en cuenta la cantidad de publicaciones musicales, estas son prácticamente nulas. Las partituras se encargan y se imprimen para quienes van a ejecutar la obra en un momento determinado. No hay un lugar donde un músico, ya sea panameño o extranjero vaya y pueda comprar las partituras de una determinada obra. No hay catálogo y no hay existencias.

No dudamos de que esta situación haya preocupado a los músicos locales, sobre todo a los compositores, sin embargo, no ha habido el suficiente impulso para echar adelante un proyecto de este tipo.

A nivel personal se empiezan a ver algunas propuestas que pudiesen dar inicio a un movimiento mayor. A inicios de la pandemia y con un montón de tiempo libre, el compositor Ricardo Risco decidió hacer algo por sus archivos musicales. Tenía mucho que trasladar a un formato digital. Mucho de su trabajo está en papeles manuscritos y tenía la intención de pasar en limpio, algunas de sus obras.

“Tenía mucha obra que no estaba corregida, que no estaba revisada, yo empecé a componer desde los en la década del 80 y en esa época no existían los programas que hay ahora, entonces me puse a digitalizar pasar en limpio y cuando tuve listos unos ciclos de canciones en limpio, me dije, ¿por qué no los reuno en una sola colección?”, cuenta el compositor panameño Ricardo Risco.

'La música no cobra vida hasta que se publica y se interpreta'

Risco ha puesto a disposición de sus colegas músicos, sobre todo, de los cantantes, su Colección de ciclos de canciones (1984-2018) para voz y piano, que incluyen 18 canciones con diferentes estilos y temáticas.

Canción de arte, el repertorio

“Empecé a conocer muchas canciones, sobre todo porque en México, por un lado era obligatorio a los que estudiaban canto - yo estudié canto porque tomé la carrera de dirección coral, y parte del programa de dirección coral era conocer la técnica vocal- interpretar canciones mexicanas”, dice Risco, quien inició su formación musical en Panamá, pero luego partió a especializarse en México.

Y hace la salvedad de que no se refiere a la canción popular, se refiere al genero de la canción de arte, que se ha cultivado en diferentes épocas y con la particularidad de cada país. Así, por ejemplo, están los lieder alemanes, las canciones de Brahms en el período romántico, las piezas del austríaco Hugo Wolf o las de los franceses Debussy y Ravel.

“Descubrí este maravilloso repertorio de la canción de arte, que luego debí afianzar en talleres de composición. El trabajo en el taller era analizar canciones y sobre eso, luego, escoger algún poema y musicalizarlo. Entonces empecé a componer mis propias canciones”, recuerda.

El primero de los ciclos que conforman esta colección y que lleva pro nombre “Tres Canciones Tempranas”, fue compuesto entre los años de 1984 y 1985, cuando Risco era estudiante en el Taller de Composición del Conservatorio Nacional de Música de México. “En esa época, aún me encontraba en la búsqueda de un lenguaje musical propio, y esto se evidencia en los estilos tan diversos de las tres canciones que forman el ciclo”, cuenta.

“Ese es el primer trabajo serio, el que considero mi opus 1. Yo seguí con mi formación de compositor, en un taller hicimos mucha música diversa, diferentes dotaciones, pero lo de la música vocal a mí siempre me llamó la atención, siempre me gusto”.

Veinte años después, en el 2004, la soprano mexicana Rosario Dávila encargó a Risco que le compusiera un Ave María, comisión que aceptó, con la condición de escribirlo en español, en lugar del tradicional latín. Una vez terminada la obra, decidió hacer un tríptico, con otras dos oraciones dedicadas igualmente a la Virgen María: el “Stabat Mater”, y el “Regina Coeli” (también en español). La versión original de la obra lleva un acompañamiento de cuarteto de cuerdas. En esta edición, se presenta en una transcripción para voz y piano.

A finales de ese mismo año, Dávila, junto con la soprano Silvia Fernández-Risco, esposa del compositor, se embarcaron en un proyecto de grabación de arrullos y canciones de cuna, el cual dio como fruto la producción discográfica “Canciones de Cuna para Arrullar el Alma”, lanzada por el sello Urtex.

“Fue para ese proyecto que compuse los tres arrullos que aparecen en esta colección, nuevamente transcritos para voz y piano, puesto que la grabación original llevaba una instrumentación variada,”, detalla.

En el año 2013, Mario Lavista, maestro de composición de Risco cumplió 70 años, y un grupo de sus ex-alumnos decidieron regalarle un concierto con obras compuestas especialmente para festejarlo. “La dotación con la que contábamos era: flauta, clarinete, violoncello, y una mezzo-soprano. Es así como nacen las dos canciones 'La Noche y El Mar', las cuales, al decidir incluirlas en esta colección, transcribí para voz y piano”, cuenta.

Ese mismo año, el compositor recibiría por parte de la Arquidiócesis de Panamá, el encargo de componer una cantata para celebrar los quinientos años de la fundación de la Arquidiócesis de Santa María la Antigua, Patrona de Panamá. Para esta publicación, escogió dos canciones de la cantata.

“La primera narra el momento en que Vasco Núñez de Balboa descubre el Océano Pacífico y en la cual, la música intenta emular un poco el sabor de la música española y la segunda, el momento de la independencia de Panamá, al separarse de Colombia el 3 de noviembre de 1903, en esta, la música guarda el estilo de los pasillos o valses colombianos de principios del siglo XX”, comenta.

El ciclo más reciente y que completa la colección consta de cinco poemas escritos por su esposa Silvia y que escribió durante un viaje a Europa. Con ellos compuso el ciclo “Remembranzas”, para voz y piano.

El proyecto se completa con los enlaces de los respecivos audios de las canciones, interpretadas por Rosario Dávila, quien, al enterarse de este proyecto para publicar estos ciclos de canciones, se ofreció a grabarlas. Silvia Fernández Risco, participó en los tres Arrullos y también aportando el diseño y diagramación del libro, así como su publicación bajo su sello editorial Modus Ludicus.

Además de presentar una muestra bastante amplia sobre el trabajo de compositor de Risco, el contar con una publicación facilita que este trabajo cobre vida y no quede guardado en una gaveta. Porque a falta de una editorial dedicada a la edición de obras musicales, cada músico debe, poco a poco, poner su trabajo en orden para poder ofrecerlo a los diversos grupos musicales que existen y están buscando un repertorio propio.

“No hay una sola editorial que se dedique a ello y es una carencia terrible. Ahora, mi libro no lo he hecho para resolver esto, no aspiro a tanto, pero me dije tengo esto, esto es mi trabajo, y a algún cantante de América Latina le puede interesar”, dice Risco. Y es que, se trata de un material para un público muy específico. “Inicialmente se ha hecho solo en formato digital para ofrecerlo en un principio, a mis amigos cantantes”, explica. El siguiente paso sería colocarlo en una tienda a través de internet.

Agilizar la movida musical

Risco considera que la agilización del movimiento musical pudiese acelerarse con la organización de los gremios, y la puesta en marcha de algunos proyectos de cooperación que den como resultado una relación ganar-ganar y pone como ejemplo el caso mexicano.

Con un mercado muchísimo mayor, se pensaría que no habría problemas de publicación, pero los criterios de publicación en casas editoriales comerciales son muy estrictos y es muy difícil ser publicado si se acaba de iniciar la carrera.

“Los compositores se han agrupado y a través de organizaciones sin fines de lucro creada pro un grupo de músicos que se organizaron, en una organización sin fines de lucro y con apoyos gubernamentales y privados establecieron sus editoriales, “No tienes que esperar a ser famoso para que te publiquen, eso si, sabrás si tu música es aceptada o no cuando esté disponible al público”, dice.

También facilita las cosas llegar a acuerdos con las agrupaciones musicales. “Muchos grupos de cámara se dieron cuenta de que para tener una actividad constante, para tener vida, para que los invitaran a tocar fuera debían tener un repertorio propio que fuera interesante. Ellos empezaron a crear un repertorio propio que sirviera como muestra de lo que está haciendo en el país. Ya fuese solo por curiosidad, los invitaron. Llegaron a tener mucha actividad luego de que empezaron a encargar a los compositores. Algunos tenían recursos para pagar por las obras, otros hacían trueque grabando y difundiendo, entonces gracias a eso a los compositores los empezaban a conocer y luego eran invitados a festivales de compositores y les encargaban obras”, relata.

Risco asegura que lo primero es hacer una relación entre los compositores y los que tocan la música, luego, buscar que esta música se grabe y se publique. “Si no, no tiene vida, si tu música está engavetada en un cajón, no existe. Hasta que está publicada, hasta que está disponible, aunque sea digitalmente pero ya está disponible e incluso grabada, entonces la música empieza a tener vida.

Aquí hay que trabajar mucho en ese aspecto, se necesita ese trabajo”, insiste.

Pero hay que ser conscientes de que es un proyecto que no caminará solo, sin el apoyo gubernamental.

“Está el concurso Roque Cordero, una muy buena iniciativa que premia obras pero hay que sumar un trabajo de promoción y de divulgación de esas obras; que hubiera una iniciativa para grabar y publicar repertorio panameño. No hay un archivo de repertorio panameño”. Y por parte de los compositores, “el primer paso es tener el trabajo ordenado, limpio, listo. Hay compositores que estudiamos muchos años composición y podríamos crear más repertorio, en eso hay que trabajar”, concluye.

El autor

Ricardo Risco Cortés

(Panamá, Panamá - 1960), realizó estudios de Composición con Mario Lavista, Dirección Orquestal con Pedro Cortinas y Dirección Coral con Alberto Alva en el Conservatorio Nacional de Música de México. En este país laboró como director de diversas orquestas y coros, y fue profesor en distintas instituciones musicales. Durante ese periodo destaca su labor como director titular en agrupaciones musicales, tales como: Coro de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Ensamble Coral y Orquestal de la Ciudad de México, Coro y Ensamble Vocal del Instituto Tecnológico de Monterrey, entre otras, y fue invitado como director huésped de la Orquesta Sinfónica del Estado de México, Orquesta de Cámara de Bellas Artes, Orquesta Sinfónica de Coyoacán, Solistas Ensamble de Bellas Artes, Coro de Madrigalistas.

En abril del 2000 regresó a Panamá, y de entonces a la fecha, ha realizado una fructífera labor como pedagogo, compositor y director. Entre otras agrupaciones, ha dirigido los coros y la orquesta del Instituto Nacional de Música, la Orquesta Sinfónica Juvenil Istmeña, Grupo Lírico de Panamá, la Orquesta del Sistema Nacional de Orquestas, Bandas y Coros Infantiles y Juveniles, y la Orquesta Sinfónica Nacional, de la que es director asistente. Con esta última agrupación, además de los conciertos en los que ha abordado un repertorio internacional, cabe resaltar los estrenos absolutos de autores nacionales durante las “Muestras de Compositores Panameños” que se realizan anualmente. Ha recibido numerosos encargos y ha sido ganador en diversos concursos internacionales de composición, y sus obras han sido interpretadas en distintos países de América, Europa y Asia.

En noviembre del 2012, la Universidad Nacional de Panamá realizó en su honor el concierto-conversatorio “El compositor y su obra. Ricardo Risco, un recorrido por más de 20 años de su labor creativa”. Además de seguir fungiendo como Director Asistente de la Orquesta Sinfónica Nacional de Panamá, dirige el Ensamble "Solistas de Panamá", la Orquesta Juvenil "Gonzalo Brenes" de la Fundación Sinfonía Concertante y labora como profesor del Ciclo Superior en el Instituto Nacional de Música de Panamá.