Temas Especiales

11 de May de 2021

Cultura

Youth Fest, una cita cultural para el impulso de los jóvenes

El evento convocó a jóvenes de Panamá y otros países. Los participantes recibieron charlas motivacionales y los expositores conversaron sobre la industria del cine, el sector gastronómico, el arte y la música

El Youth Fest es un evento cultural creado por jóvenes, que durante un año se reunieron, y con la guía de Crisálida Centro de Investigación y Desarrollo Humano (Cidhi) y la Cruz Blanca panameña organizaron el encuentro orientado a una audiencia juvenil deseosa de nuevos aprendizajes.

El Youth Fest cuenta con actividades relacionadas a la gastronomía, el arte, la música y el cine.Cedida

Marelisa Zúñiga, fundadora de Crisálida (Cidhi), cuenta que trabajan con jóvenes y empresarios con el objetivo de impactar a la familia. Originalmente iniciaron un programa hace un año llamado 'Jóvenes valientes', donde invitaron a varios chicos a preguntarse cómo podrían cambiar el mundo, y dos de cada tres jóvenes dijeron que haciendo un festival.

En ese sentido, la propuesta fue cumplir aquel anhelo y por 12 meses se reunieron con los chicos para brindarles soporte con herramientas, haciendo talleres para formarlos y al mismo tiempo llevarlos a armar y concretar el festival. “Llevamos a especialistas de mercadeo de diferentes áreas para enseñarles a preparar su festival. De esta manera surgió el Youth Fest que se efectuó este 22 de noviembre. Fue la primera edición y esperamos que sean muchas más porque hubo una recepción muy buena desde diferentes países y los jóvenes experimentaron una vivencia maravillosa”.

En septiembre del próximo año se llevará a cabo la segunda edición, donde se invitará a participar a jóvenes a partir de los 12 años. “Este año tuvimos una conexión de varios países con más de mil chicos de Latinoamérica y España”.

Aunque en un principio la actividad se realizaría de forma presencial en el Centro de Convenciones Atlapa, debido a la pandemia migró al entorno virtual.

Con relación al propósito social de la cita, explica que dentro del grupo de jóvenes existe un comité de entrada, y esa comisión tenía el propósito de definir que el evento tuviera un significado más allá de la recreación, por eso escogieron trabajar con instituciones que trataran directamente temas con jóvenes, considerando así a la Cruz Blanca en Panamá y otras instituciones de otros países. “Nos sorprendió recibir apoyo de todas las asociaciones que trabajan con jóvenes”.

En cuanto a las actividades, se crearon siete salas virtuales, donde se realizaron las charlas afines con el arte, gastronomía, música, deporte, ambiente, orientación y cine. “Puedo decir que el impacto fue grande para todos, porque tuvimos invitados de primera categoría; por ejemplo, en cine tuvimos expositores de Hollywood que trabajan para Marvel; David Cañas les habló de los efectos especiales y la labor que realizó en Black Panther y otras películas; él les describió lo que hay detrás de esas producciones. También contamos con un expositor del festival de Guadalajara y una de las chicas del grupo de cine lo entrevistó”.

En gastronomía se incluyó a un invitado que detalló cómo influye la comida en su rendimiento y cómo afecta la salud, que aplica en todas las dimensiones.

En la parte musical, los hermanos Gaitanes hablaron de sus experiencias y cómo hacer melodías. “Todas las actividades fueron muy interactivas y estuvieron muy interesantes. Tuvimos muchos asistentes y realizamos concursos. Tanto chicos como adultos recibieron enseñanzas y nos han manifestado su agrado por el resultado. En 2021 tenemos el reto de hacerlo virtual para que puedan participar diferentes países”.

Una huella

“Nunca pensé que podíamos hacer algo tan grande y llegar a tantas personas. Fue muy lindo porque el evento empezó con muchos jóvenes que no creíamos que íbamos a lograr un impacto tan grande en la sociedad local e internacional. Este festival representa la solidaridad, el amor, ambos valores se fueron integrando en las relaciones interpersonales de los organizadores”, comparte Valeria González, líder de comunicación del festival.

“Todo inició porque pensamos que los chicos necesitaban algo como esto en medio de la pandemia. Este evento fue muy significativo y recibimos mensajes positivos por parte de los expositores”, afirma.

Un hecho es que el propósito del festival no era solo la recreación; los jóvenes deseaban que tuviera ese lado social, por eso, escogieron ayudar y trabajar de la mano con la Cruz Blanca panameña. “Ellos buscan combatir uno de los temas más fuertes entre los jóvenes, que es la drogadicción. También en el evento se habilitó una línea telefónica para dar orientación a los adolescentes”.

Por su parte, Collita Denis, directora ejecutiva de la Cruz Blanca en Panamá, expresa que “nos llena de satisfacción que entre tantas oenegés que hubieran podido apoyar escogieran a la Cruz Blanca por la labor que hacemos”.

Denis subraya que esto demuestra que los propios jóvenes están preocupados por el tema de las adicciones a temprana edad. “Definitivamente que nos hayan tomado a nosotros nos ha sorprendido; no esperamos que los chicos estuvieran pensando en el beneficio de otros jóvenes, porque en ocasiones para muchos las drogas son un tema normal”.

La representante de la Cruz Blanca anota que la organización de la iniciativa cultural fue efectiva para todos, ya que pudieron ofrecerle a la población el disfrute de cada una de las inducciones ese día. “Todas estas actividades ayudan a la prevención y sirven para que los jóvenes se alejen de la adicción a las drogas”.