Temas Especiales

21 de Jan de 2021

Cultura

Nuevas referencias sobre el trabajo remoto en pandemia

Las nuevas generaciones demandan mayor conectividad, uso de herramientas tecnológicas seguras, simplicidad en los procesos y una mayor apertura por la integración tecnológica

La pandemia ha condicionado a las compañías, haciendo más común el trabajo desde casa.Archivo | La Estrella de Panamá

Si bien el teletrabajo no es algo nuevo, la crisis con la aparición del SARS-CoV-2 en el mundo ha puesto el tema sobre la mesa como una urgencia nunca antes vista y como un mecanismo para mantener la productividad y el compromiso con los empleos.

La bolsa de empleos española jobatus.es hizo una encuesta en torno al trabajo remoto. También, la plataforma orientada a directivos y profesionales La Neurona, junto con Vodafone Business, elaboraron un informe reciente que recopila algunos datos sobre esta nueva realidad.

Una de las desventajas es el aislamiento laboral. El 83% de los entrevistados señala que las relaciones con sus compañeros de trabajo han sufrido un deterioro, un perjuicio lógico debido a la distancia y la falta de contacto con los compañeros más allá de alguna reunión por videoconferencia. Somos animales sociales, necesitamos de ese contacto tanto físico como visual para tener ese sentimiento de pertenencia y ese espíritu de equipo, describe La Neurona.

Otro de los inconvenientes, según los estudios, es la creación de grupos dentro de la empresa. “Cerca de la mitad de los encuestados reconoce que ha afianzado su relación con una pequeña parte de la empresa, mientras que tiene mínima comunicación con la otra parte.

Sin embargo, no todo es negativo. Según el estudio: 'Análisis del teletrabajo en microempresas y autónomos con motivo de la covid-19', realizado por La Neurona, durante el mes de mayo, junto con el apoyo de Vodafone Business, entre 20,000 empresas encontraron que el teletrabajo ha sido la vía para dar continuidad al negocio, en el caso del 69,1% de los encuestados, frente a un 24,8% que manifestó no hacerlo y un 6,1% que todavía necesitaba adaptar su negocio o actividad para poder llevarlo a cabo.

El estudio también constata que la experiencia que se ha vivido durante el confinamiento ha hecho que un porcentaje muy elevado de las microempresas adopte esta práctica (53,3%) por la buena acogida que ha tenido entre sus empleados y por los buenos resultados a nivel de productividad.

De hecho, un estudio reciente del Foro Económico Mundial publicado en este medio, advirtió que los empleados que han trabajado a distancia este año enfrentaron desafíos de salud mental y bienestar, como las presiones del cuidado infantil y la conectividad digital. Mientras que algunas de las personas que están trabajando a distancia, han disfrutado esta experiencia y descubrieron algunos placeres culposos que ahora desean conservar.

Las nuevas generaciones y una mayor conectividad

Según los expertos, las nuevas generaciones demandan mayor conectividad, uso de herramientas tecnológicas seguras, simplicidad en los procesos y una mayor apertura por la integración tecnológica, cualidades que tuvieron que aprovechar muchas empresas a fin de implementar progresivamente la modalidad de teletrabajo.

“En casos como el trabajo remoto podemos decir que muchas personas no tienen hábitos seguros de conexión desde sus sitios de vivienda, por lo que el desafío para las organizaciones se encuentra en cómo poder proveer a sus colaboradores un ambiente fácil y simple si no tienen cultura cibernética”, comenta Carlos Bortoni, Business Development Manager de la empresa AppGate.

“El teletrabajo incrementa las posibilidades de que los colaboradores se conviertan en vulnerabilidades para la red de la organización, por lo que proteger esa red, donde los trabajadores no están confinados a un solo espacio geográfico, implica garantizar que puedan acceder a los recursos que necesitan para trabajar, sin que pongan en riesgo esos mismos recursos, o la red entera, al permitir que elementos sospechosos o maliciosos entren en ella”, dice.

Nuevas referencias sobre el trabajo remoto en pandemiaCREDITO CREDITO CREDITO

David López, vicepresidente de ventas para Latinoamérica de AppGate, asegura que las empresas generalmente invierten en proteger el perímetro donde se encuentran sus oficinas, pero el mundo se ha transformado digitalmente; y con la coyuntura de este virus, los colaboradores se han visto forzados a conectarse desde sus casas con tecnologías anticuadas que no son seguras y mucho menos prácticas, creando reales complejidades de ciberseguridad, logística y gestión. La nueva realidad es que el perímetro ya no es el edificio o la oficina de la empresa, sino que es el usuario que se debe conectar desde donde quiera”, explica.

“Es importante mencionar que cada empresa personaliza los accesos de sus colaboradores de acuerdo con los procesos y necesidades de cada una de estas. Por esta razón, debemos hacer un análisis previo para entender cuáles son las posibles brechas de seguridad a las cuales se enfrenta cada organización y a partir de ahí proponer soluciones”, añade Leopoldo Otero, Sales Manager para GBM Panamá.

La Ley 126 del 18 de febrero de 2020 que establece y regula el teletrabajo en Panamá, no contempla el concepto de “desconexión”, pero sí indica que el teletrabajador no estará obligado a laborar jornadas extraordinarias, salvo que así esté establecido en el contrato de trabajo individual.