Temas Especiales

21 de Jan de 2021

Cultura

La tecnología al servicio de la educación virtual

El año entrante contará con grandes retos para la educación en Panamá; llegará con un tercer cuatrimestre principalmente de forma virtual, señala la Auppa. El 89% de la población mundial cuenta con un dispositivo móvil y es el medio que se usa cada vez más en beneficio del aprendizaje

La Umecit está habilitando sus facultades y todos sus programas, para que sus estudiantes trabajen bajo la modalidad virtual, alcanzando un 86,7% de participación.Shutterstock

Este 2020 sin duda pasará a la historia como “el año del salto tecnológico”, no solo por los cambios que se han implementado por la pandemia o la migración masiva a plataformas virtuales para trabajar o estudiar, sino por todos los desarrollos que han tenido lugar en ámbitos como la inteligencia artificial, la internet, seguridad, big data y banca digital.

En este sentido la educación no se ha quedado atrás, y este año el e-learning ha aumentado en un 85%.

Vemos una adaptación general en todos los niveles: desde la educación básica hasta la educación superior, talleres, formaciones; los hechos han demostrado que todo puede hacerse en línea con la suficiente disciplina y creatividad.

Tomando en consideración lo anterior, nos surge la interrogante, ¿qué le depara el año 2021 a la educación superior?

Quizá la primera respuesta es que la transformación educativa ha llegado y será digital. Si bien es cierto que existen aún muchos desafíos y que no siempre “más tecnología es mejor”, los docentes no solo deben de enfocarse en la tecnología, ya que la tecnología por sí sola no mejora el proceso de aprendizaje, sino la forma en que se integra la tecnología al proceso de enseñanza.

La inteligencia artificial no solo tendrá gran protagonismo para 2021 por las plataformas tecnológicas y educativas, sino que también tendrá protagonismo sugiriendo formación y conectando a personas con intereses similares.

Del mismo modo, también serán importantes las redes sociales, las aulas virtuales, los canales de comunidad privados de las instituciones o centros, la interacción entre los alumnos y la conexión con otras personas de diferentes partes del mundo.

Será tendencia educativa el uso y adaptación de herramientas al dispositivo móvil. Para el próximo año será todavía más competitivo y real que todo lo podamos hacer desde el móvil.

El 89% de la población mundial cuenta con un dispositivo móvil y es el medio que se usa cada vez más a beneficio del aprendizaje. Por lo que el desafío para las plataformas tecnológicas será adaptar su interfaz completamente al móvil, usar aplicaciones para el proceso de aprendizaje y que estas plataformas sean sencillas y con gran utilidad.

En Panamá, la Universidad Metropolitana de Educación, Ciencia y Tecnología (Umecit) implementó sus programas en modalidad a distancia-virtual, con una trayectoria y experiencia de más de 16 años.

“Ahora, estudiantes de diferentes países, especialmente de América Latina, pueden contar con nuestra universidad para formarse en diferentes disciplinas, ciencias económicas y administrativas, derecho y ciencias forenses, humanidades y ciencias de la educación, tecnología, construcción y medio ambiente, y ciencias náuticas, cada una de ellas con programas actualizados e innovadores”, señaló José Alberto Nieto, rector de Umecit.

Hoy esta casa de estudios está aplicando su experiencia en esta rama, habilitando sus facultades y todos sus programas, para que sus estudiantes trabajen bajo la modalidad virtual, alcanzando un 86,7% de participación en más de 1,044 grupos de estudios, desarrollando sus clases en su plataforma educativa con e-learning y apoyándose en herramientas tecnológicas como adobe connect y hangouts meets.

“También en sus procesos administrativos, Umecit implementa el sistema 'Cibersity Expedientes Electrónicos' mediante el cual toda la gestión se realiza a través de procedimientos electrónicos en los que no resulta necesaria la utilización de documentos en papel, garantizando la seguridad y validez jurídica”, afirma Mauricio Sierra, director académico de Umecit.

De acuerdo con información de esta casa de estudios, el empleo de la herramienta ha sido de gran apoyo especialmente durante la crisis propia de la pandemia.

La educación superior se ha globalizado aún más a partir de la llegada del SARS-CoV-2, generando oportunidades para millones de jóvenes en todo el mundo de educarse en la modalidad a distancia (virtual) en universidades a las que pensaron que nunca tendrían acceso.

Retos

El año entrante contará con grandes retos para la educación en Panamá. “Vendrá un tercer cuatrimestre principalmente de forma virtual. También tendremos una población estudiantil entrante que tuvo un año irregular con muchas ausencias. Estamos evaluando cómo ayudar a esta población y nivelarla para solventar los desfases sobre el conocimiento que deben traer a la educación superior”, dice Adriana Angarita, presidenta de la Asociación de Universidades Particulares de Panamá (Auppa).

Entre los temas más importantes que atañen a las universidades, está la celeridad de la aprobación de actualizaciones y programas nuevos en el área de educación superior, para poner al día las carreras que la juventud necesita para contribuir a la reactivación de la economía, que es una tarea prioritaria.

La educación superior se ha globalizado aun más a partir de la llegada del SARS-CoV-2.Shutterstock

De acuerdo con la Auppa, “los modelos de negocios en muchas organizaciones han cambiado. En ese sentido, debemos reorientar las profesiones existentes, a través de procesos de actualización. Todas las áreas operativas se transformaron, debido a que las empresas han recurrido a la tecnología como nunca antes”.

Las nuevas tendencias laborales requerirán el desarrollo de competencias, como emprendimiento, agilidad, adaptabilidad y mentalidad de servicio, competencias digitales, alimentación, teletrabajo y negocios desarrollados desde el hogar, salud e higiene, comercio electrónico, nuevos modelos de distribución y logística, tecnologías de la información y robótica.

Por otra parte, el nuevo escenario mundial plantea el desafío de la formación del talento humano local, que supla la demanda del sector productivo para hacerle frente a la competitividad.