Temas Especiales

16 de Ene de 2022

Cultura

¿Qué harías si te ganas un millón de dólares?

Siempre hemos leído y escuchado que ninguna de las posesiones materiales son eternas, y que estamos en la Tierra por períodos breves y dejamos un legado según la vida que hayamos tenido

¿Qué harías si te ganas un millón de dólares?
Podremos producir más dinero, pero no más tiempo.Pexels

Recién te acaban de entregar un millón de dólares y puedes hacer lo que desees con esta cantidad. ¿Qué harías? ¿Le darías la vuelta al mundo, cambiarías de trabajo, comprarías una casa, lo regalarías a los más necesitados?

Siempre hemos leído y escuchado que ninguna de las posesiones materiales son eternas, y que estamos en la Tierra por períodos breves donde dejamos un legado según la vida que hayamos tenido.

Respecto al título de la columna, hice una pequeña encuesta en mis redes sociales, y comparto algunas de las respuestas con más votos recibidos, de las preguntas planteadas.

- Abandonar a mi pareja (35%).

- Irme de vacaciones (20%).

- Montar un negocio (45%).

Ahora bien, si no ganaras un millón de dolares, y fuesen tus ahorros de toda la vida, ¿qué harías?

Las buenas acciones son una especie de cheque de viajero. El tiempo es el bien más valioso que tenemos porque es limitado. Podremos producir más dinero, pero no más tiempo. Cuando le dedicas tiempo a una persona, le estás entregando una porción de tu vida que nunca podrás recuperar; recuerda siempre: El mejor regalo que le puedes dar a alguien es tu tiempo.

Y aquí es donde deseo compartirte la historia de Alejandro Magno:

Encontrándose al borde de la muerte, Alejandro Magno (Rey de Macedonia 336­323 a.C.), conquistador del Imperio persa, y uno de los líderes militares más importantes del mundo antiguo), convocó a sus generales y les comunicó sus tres últimos deseos:

1 – Que su ataúd fuese llevado en hombros y transportado por los mejores médicos de la época.

2 – Que los tesoros que había conquistado (plata, oro, piedras preciosas) fueran esparcidos por el camino hasta su tumba, y...

3 – Que sus manos se balancearan en el aire, fuera del ataúd, a la vista de todos. Uno de sus generales, asombrado por tan insólitos deseos, le preguntó a Alejandro cuáles eran sus razones. Alejandro le explicó:

– Quiero que los más eminentes médicos carguen mi ataúd para así mostrar que ellos no tienen, ante la muerte, el poder de curar.

2 – Quiero que el suelo sea cubierto por mis tesoros para que todos puedan ver que los bienes materiales aquí conquistados, aquí permanecen.

3 – Quiero que mis manos se balanceen al viento, para que las personas puedan ver que vinimos con las manos vacías, y con las manos vacías partimos, cuando se nos termina el más valioso tesoro que es el tiempo.

Ahora te pregunto, retomando mis reflexiones iniciales, no podemos delegar al dinero el irnos de vacaciones, o peor aún cambiar de pareja... ya que mientras seguimos esperando un cambio externo, el verdadero cambio debemos darlo nosotros mismos primero; el tiempo lo tenemos para tomar breves descansos siempre. Y recuerda esto, si señalas a alguien con un dedo, recuerda que siempre habrá tres dedos señalándote; seamos el cambio que queremos ver en el mundo y a nuestro alrededor.

Hasta la próxima.