Temas Especiales

07 de Feb de 2023

Cultura

Edadismo, una violencia que sufre la adulta mayor en Panamá

Hasta el 31 de octubre se interpusieron 218 denuncias por maltrato hacia la adulta mayor en el Ministerio Público

Edadismo, una violencia que sufre la adulta mayor en Panamá
El edadismo supone diversas formas de discriminación por edad con violencia, maltrato o abandono. Las mujeres son las más afectadas.Cedida

El de los adultos mayores es uno de los grupos más vulnerables en Panamá, pero de estos, quienes más reciben violencia son las mujeres mayores. En el Ministerio Público, hasta octubre de 2022 se presentaron 515 denuncias por maltrato hacia el adulto mayor, 281 de las víctimas son mujeres.

Por el edadismo – discriminación por la edad – se provocan una serie de violencias sistemáticas hacia las mujeres, aseguró la psicóloga clínica y psicogerontóloga, María del Pilar Leis.

Las violencias pasan desapercibidas, añade Leis, “por ejemplo: [existen] los micro edadismos, que son edadismos muy cotidianos, como el tratar a las personas mayores como si fueran niños y niñas, esa es una forma de maltrato. Le das una patada a toda su experiencia”.

El abuso psicológico es el que más sufre la mujer, sostiene la especialista, por ejemplo los constantes cuestionamientos que se le hace: “¿dónde estás?, ¿qué haces?. Esto es una forma de infantilizar” a la adulta mayor.

Otra forma de maltrato, añade Leis, es cuando la mujer adulta queda viuda y “al quedar sola en su casa, la familia decide llevarla a la casa de uno de sus hijos, no le dan una habitación, la dejan en la misma habitación con los nietos”.

Y la mujer recibirá múltiples violencias porque se conjugan varias variables: la edad, el estatus social, la etnia. “No es lo mismo ser mujer mayor, que hombre mayor (…) En una situación de pobreza, las mujeres tienen discriminaciones múltiples”.

La coordinadora nacional de Adultos Mayores del Ministerio de Desarrollo Social (Mides), Irasema Rosas de Ahumada, concuerda con la psicóloga Leis. Los casos que más recibe en su despacho, ya sea por abandono, maltrato, negligencia y otros tipos de violencia, son el de las mujeres.

Entre las principales violencias están las de carácter económico, añadió Rosas de Ahumada. Es muy frecuente que los familiares u otros le quiten la tarjeta que otorga el programa ' $120 a los 65' o el dinero que reciben de la jubilación.

“No la llevan a las citas [médicas], no le compran los medicamentos, esos son los casos más frecuentes que hay. No la van a ver, no supervisan a la persona mayor”. Son víctimas de “acoso psicológico (..) también hay casos de violencia física: la empujan, la maltratan. Se da en el adulto mayor pero más hacia la mujer”.

Otros casos extremos que registran es cuando la sacan de su casa mediante engaños y venden la propiedad, agregó la funcionaria a este medio.

Un estudio pionero

En la investigación 'Estudio contra la violencia a mujeres mayores en Panamá', un 87.8% de las participantes indicaron que las mujeres mayores pueden sufrir de violencia, mientras que un 63.6% manifestaron que conocían a mujeres afectadas por la violencia.

Quienes ejercen la violencia son los “ hijos e hijas, seguido de parejas, exparejas, con igual frecuencia para hermanos y hermanas”, detalla el estudio cuyas investigadoras principales son Gladys Miller y Siria Martínez.

En la publicación, que contó con el respaldo del Fondo de Población de las Naciones Unidas, se le realizaron encuestas a 140 mujeres en las provincias de Veraguas, Colón, Chiriquí y Panamá Centro, entre marzo y noviembre de 2021.

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud, el edadismo contra las personas mayores es generalizado a nivel mundial. “Se manifiesta en todas las instituciones clave de la sociedad. En el mundo, una de cada dos personas tiene actitudes edadistas respecto a las personas mayores”, recoge el Informe Mundial Sobre el Edadismo publicado en el 2021.

“Por ejemplo, en la atención de salud y la asistencia social, donde la atención de salud se ve limitada a veces en función de la edad; en el lugar de trabajo durante el reclutamiento, el empleo y los procesos de jubilación y de despido; y en los medios de comunicación, donde las personas mayores están a menudo infrarrepresentadas”, detalla.

De acuerdo con el Mides, en Panamá registran 540 mil adultos mayores, de los cuales el 51% son mujeres y el 49% hombres.