Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Curiosidades

Sor Cristina, una monja favorita en el concurso La Voz en Italia

La presencia de una monja destacaba en este concurso reservado generalmente a los aficionados a la brillantina

Sor Cristina, una monja favorita en el concurso La Voz en Italia
Sor Cristina.

Sor Cristina, una monja de 25 años que ha dejado boquiabierto a medio mundo, tiene posibilidades de ganar este jueves la final del concurso La Voz Italia, gracias a una voz portentosa y a sus numerosos seguidores en internet.

"Tengo un don y os lo entrego", lanzó Cristina Sciuccia, de 25 años, cuando los cuatros jueces del programa que acababan de elegirla por unanimidad el 19 de marzo en una audición a ciegas le preguntaron lo que hacía.

La presencia de una monja destacaba en este concurso reservado generalmente a los aficionados a la brillantina. La famosa cantante y presentadora Raffaella Carra, sorprendida por la vestimenta de Sor Cristina, en hábito y velo gris de monja, incluso le preguntó si era una verdadera religiosa y lo que pensaba del papa Francisco, del que la joven siciliana dice inspirarse.

"Todo esto ocurrió porque, fuera, hay una sed de alegría, de amor, una sed de un mensaje bello y puro", explicó la hermana Cristina en su primera conferencia de prensa, el miércoles antes de la gran final de este jueves a partir de las 19H00 GMT en Milán.

Desde su selección por parte del rapero J-Ax -para jugar con el contraste entre "él el diablo y ella el agua bendita"- el entusiasmo del público por la joven Cristina que tomó los hábitos en 2012 no se ha desmentido. Ha permitido a la Rai Due (segundo canal público italiano) batir sus propios récord de audiencia, sistemáticamente por encima del 15%.

Su interpretación, el día de la audición a ciegas, de la canción pop "No One" de Alicia Keys ha sido vista más de 50 millones de veces en Youtube y tanto su antiguo novio como su profesor de canto han dado entrevistas a los medios de comunicación.

La joven Cristina Scuccia, que se describe como una antigua rebelde en ruptura con la religión, inició su recorrido encarnando un poco por desafío y un poco por juego a la fundadora de la orden de las Ursulinas, Santa Ángela de Mérici, en una comedia musical montada en 2008 por esta congregación en Palermo.

Un año después, se hizo novicia antes de viajar a Brasil para trabajar con niños desfavorecidos y de tomar el hábito hace dos años.

La joven religiosa cuenta también con sus detractores. La última candidata italiana al concurso de Eurovisión, Emma Marrone, ella misma descubierta por un programa de televisión, la calificó de "insulto para el mundo del espectáculo".Algunos críticos musicales estiman que su éxito se debe más al símbolo que representa en un país todavía impregnado por el catolicismo y al efecto mediático que a su voz, que consideran relativamente limitada.

Su "coach" en el programa, J-Ax, la había descartado de hecho en semifinal a favor de un rapero y fue la votación del público la que la rescató y propulsó a Sor Cristina a la final.

La joven sin embargo dice estar muy serena sobre su futuro.Aunque ganara el concurso el jueves, que le permitiría publicar un disco con Universal Music, no pretende renunciar a su vocación. Y se dijo dispuesta a "volver a una vida normal" y a contentarse con cantar "con jóvenes, en la iglesia, la parroquia o las escuelas", si sus superiores así lo deciden.

Pero no cierra la puerta a una carrera discográfica: "Vivo el momento presente, dejo el futuro en manos de la Providencia y seguiré cantando allá donde me llame el señor".