Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Familia

Una gran fortaleza, solo en apariencia

Además de conflictos en la familia y una gran insatisfacción, el asumir una carga muy pesada puede afectar la salud de la mujer

Las causas por las cuales se llega a sufrir el síndrome de la Mujer Maravilla pueden ser varias.

‘Hay casos en que se desarrollan estas características en la niñez para obtener la aprobación de los padres, o para sobresalir entre hermanos’, opina la psicóloga Pilar Bustamante. También, sugiere la especialista, puede ser para compensar alguna falta o desventaja que la persona siente que tiene como poco atractivo físico, por ejemplo.

A estas personas les cuesta poner límites y decir que no.

En otros casos, puede tratarse de personas poco asertivas que se sienten culpables de no cumplir con las expectativas de los demás.

Este patrón puede llevar a la mujer a descuidar su vida personal, al punto de no tener tiempo para dedicarse a algún pasatiempo, para sentarse a conversar o tomarse un café con una amiga.

CUANDO ACABAN LOS SUPERPODERES

El ritmo a marcha forzada, tarde o temprano produce un desgaste físico y emocional. Según el psicólogo familiar José Javier Domínguez, este desgaste empieza a hacerse evidente con síntomas psicosomáticos como alteración del sueño, colon irritable, úlceras, piel marchita o caída de pelo.

‘La persona es poco consciente de que ha puesto demasiada carga en su espalda, cree que cumplir con tantos deberes es lo más lógico’, dice el especialista. Más adelante podría presentar síntomas de angustia, crisis de pánico o depresión.

LA REALIDAD

‘El cumplir con tanta responsabilidad, atacando ‘todos los frentes’ de modo óptimo, requiere de mucho esfuerzo, organización, desgaste y no se utilizan recursos mágicos o superpoderes. Esto debe estar en mente de cualquier mujer’, afirma Bustamante.

Y no hay que esperar a sufrir un choque con la realidad para cambiar la perspectiva y se establecer otras prioridades.

‘Una mujer por dedicarse tanto a ser buena madre, buena profesional, buena hija, se le cae el mundo al darse cuenta que su esposo le es infiel, pues sexualmente estaban distanciados; o puede ser que lo profesional marche de maravilla, se tenga una vida social buena, pero los hijos entran en una rebeldía que no es más que un llamado de atención de los chicos que se sienten solos’, detalla Bustamante.

¿CÓMO EVITAR LLEGAR A ESE PUNTO?

‘Permitirse disfrutar del ocio; no sentir que se está perdiendo el tiempo; automonitoreo de cómo va la dedicación al deber y al placer; realizar actividades físicas, tener hobbies; darse más plazos y aceptar que una se puede equivocar’, son algunas formas de autoevaluarse que enumera Bustamante, mientras que Domínguez agrega a la lista ‘aceptar que no podemos con todo, conocer nuestras limitaciones y capacidades, hacer de nuestro entorno un equipo, aprender a tolerar y soltar el control y descubrir que los errores realmente son oportunidades’, porque cuando las cosas no salen como se quiere, siempre hay una lección por aprender.