Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Familia

Empresas prefieren a los extrovertidos

Las habilidades blandas pesan cada vez más a la hora de ser contratado. Los tímidos, además de afectar su crecimiento profesional, puede...

Empresas prefieren a los extrovertidos
A pesar de las desventajas, los introvertidos pueden superar sus temores y lograr un desarrollo personal y profesional.

La buena noticia es que la timidez no es una enfermedad ni una condena, es algo que se puede trabajar. La mala, es que las empresas prefieren contratar a los extrovertidos.

Y es que ‘cada vez más están pesando las habilidades blandas a la hora de una empresa emplear a una persona', apuntó Alejandro Félix de Souza, propietario y director de The Corporate Diplomacy.

A pesar de esto, mucho se escucha sobre la necesidad de especializarse y ser muy competente. Incluso se motiva a seguir profesionalizándose y adquiriendo conocimientos técnicos, pero en la práctica o campo laboral, esto termina siendo un discurso teórico, explicó De Souza.

‘La realidad es que las habilidades blandas son más determinantes en el futuro profesional de una persona y empresa', agregó el también miembro de la junta directiva de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá en el capítulo de Desarrollo Humano.

Para el empresario, profesionales brillantes y muy técnicos en su área de trabajo, muchas veces ‘obtienen resultados bastante mediocres por la timidez'.

Aunque parezca discriminación, las empresas se reservan el derecho de elegir a quien consideren brindará más beneficios y se ajuste a sus requerimientos. Les gusta la gente resuelta, segura de sí misma, que tenga iniciativa y sepa resolver los problemas que surjan. La persona tímida tiene exactamente el perfil contrario a lo que normalmente se busca.

PROCESO DE SELECCIÓN

El viacrucis laboral de los tímidos comienza en la entrevista de trabajo. Aquí tendrá que enfrentarse a un extraño encargado de observar su comportamiento, juzgarle y valorarle, lo que le provocará una incomodidad que puede reducir su rendimiento en dicha entrevista y, por lo tanto, sus posibilidades de contratación.

‘En el proceso de reclutamiento nos percatamos si la persona es o no tímida. Si a los cinco minutos vemos que la persona es tímida buscamos la forma de terminar la entrevista', sentenció De Souza.

Si mira a los ojos cuando habla, su lenguaje no verbal, qué tan expansiva es su personalidad, qué tan apasionada es cuando habla de sí mismo o de su trabajo, son algunos aspectos que determinan qué tan introvertido es el candidato al puesto laboral, indicó el director de The Corporate Diplomacy.

Ya en un puesto de trabajo, el problema de la timidez hace que, debido a sus sentimientos de incomodidad e inseguridad, la persona pueda ver limitado su potencial, desperdiciar buenas oportunidades de promocionar, ser menos valorada por sus jefes y no sentirse a gusto entre sus compañeros.

Además de afectar su crecimiento profesional, esta personalidad ‘puede traer perjuicios para la empresa' en la cual labora pues al no desarrollar sus habilidades, no rinde lo necesario.

‘En temas críticos, ellos pueden tener la solución o un aporte significativo pero no lo hacen y esto perjudica', señaló De Souza.

EXTROVERTIDOS TAMBIÉN TIENEN DESVENTAJAS

A pesar de todas las desventajas, para los tímidos no todo está perdido.

La profesora de Negocios Corinne Berndensky de la Universidad de California en Los Ángeles, hizo una investigación sobre el tema, basada en dos estudios para medir la introversión, la extroversión y su impacto en trabajo grupal y en resultados.

Berdensky aconseja a los líderes y a los tomadores de decisión en la contratación de nuevos talentos, a apostar más por los candidatos introvertidos.

Sí, así como lo leyó. Apostar por los introvertidos.

Berdensky asegura que muchos extrovertidos, como parte central de su personalidad, son llamadores de atención, lo que puede interferir con su habilidad de escuchar, así como con su capacidad de ser receptivos a las contribuciones de otras personas.

Otra ‘desventaja' es que, la personalidad de muchos extrovertidos, contribuye a la creación de expectativas que con frecuencia resultan incumplidas.

Por su parte, Ana María Burgoa de Mantovani, presidenta de Empresa Consultora en Recursos Humanos y Búsqueda de Talento Humano (ECADE ), señaló que, ‘no es sano excluir a personas para puestos de trabajo'.

‘Hay campos en donde precisamente esa característica (timidez) representa un valor diferenciador de cara al desempeño de ciertas funciones o puestos de trabajo específicos', aseveró Mantovani.

Por sí sola la condición del grado de sociabilidad no se define como un factor que condicione negativamente el desempeño general de una persona, puntualizó.

SOLUCIONES

Frente a la timidez un empleador debe crear canales de comunicación asertiva y el seguimiento que permita la confianza y la seguridad necesaria para que el colaborador pueda manifestarse en sus campos de fortalezas, opina Mantovani.

Al respecto, De Souza asegura que ‘no hay ninguna persona tímida que no tenga pasión por algo'.

Esta pasión es una herremienta a favor del tímido.

‘Una de las formas en las que se puede vencer esa barrera es hablar de esa pasión. Trate de mantener una conversación corta, empezando con las personas que le generen más confianza', recomendó De Souza.

Para vencer su temor, también puede tomar clases de actuación o algo referente a hablar en público.

El proceso para superar o dominar la timidez es como aprender a manejar bicicleta, poco a poco.

Lo importante es que, independientemente de dónde se encuentre en el espectro de introversión y extroversión, tome conciencia de lo importante que es el desarrollo personal y profesional y domine su condición.

==========

Ana María Burgoa de Mantovani

‘ Cada vez más empresas le dan mayor poder de contratación a aquellas personas que aportan valores éticos