Temas Especiales

05 de Jun de 2020

Familia

Unicef: “Los niños son fundamentales para el futuro de las empresas”

Cada 16 de abril se conmemora el Día Mundial contra la Esclavitud Infantil, a fin de crear conciencia tanto en la sociedad en general, los Gobiernos y compañías del mundo para que apuesten por su erradicación

Sameiullah el retrato del trabajo infantil en Afganistán
Sameiullah niño afgano que limpia botas, es el único sustento de su familia.EFE

“Recuerden, seremos nosotros los niños de hoy quienes haremos del mundo futuro un lugar mejor y más feliz”, Michael Jackson. Cada 16 de abril se conmemora el Día Mundial contra la Esclavitud Infantil, a fin de crear conciencia tanto en la sociedad en general, los Gobiernos, así como también en todas las empresas del mundo para que apuesten por su erradicación.

Aunque parezca increíble, en pleno siglo XXI sigue existiendo la esclavitud infantil y la explotación de muchos niños y niñas, así lo reconoce el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), al calcular que alrededor de 151,6 millones de niños y niñas son víctimas del trabajo infantil, lo que constituye una violación de la Convención sobre los Derechos del Niño y de las normas internacionales del trabajo.

Casi la mitad (72,5 millones) ejercen alguna de las peores formas de trabajo infantil, como esclavitud, trata, trabajo forzoso o reclutamiento para conflictos armados, trabajos en minas y fábricas, o en la manipulación de sustancias químicas peligrosas.

De ahí que el Unicef considera que la educación es la clave principal para frenar la esclavitud infantil en el mundo. "Los niños que asisten a la escuela corren menos riesgos de ser explotados, y, en cambio, los que trabajan y tienen la oportunidad de estudiar están en mejor posición para mejorar su situación”, detalla la Unicef en un informe sobre Trabajo y explotación infantil.

“Estos niños y niñas se encuentran en todas partes, pero son invisibles; trabajan como sirvientes domésticos en casas y son especialmente vulnerables a la explotación y el maltrato, también son víctimas de la prostitución y/o la pornografía, mientras que otros están ocultos tras las paredes de talleres o se encuentran fuera de la vista del público en plantaciones. La gran mayoría de los niños y niñas que trabajan lo hacen en el sector agrícola”, según comunica el Unicef.

Sin embargo, el problema de esclavitud infantil no termina ahí. Una nueva investigación realizada recientemente por la Organización Mundial del Trabajo (OIT) y la Walk Free Fundation, en asociación con la Organización Mundial para las Migraciones (OIM) , revela el alcance real de la esclavitud moderna en el mundo. Los datos, divulgados durante la Asamblea General de las Naciones Unidas, muestran que más de 40 millones de personas en el mundo son víctimas de la esclavitud moderna según datos de 2016, y que 152 millones de niños entre 5 y 17 años están en situación de trabajo infantil. La OIT presentó además un informe asociado que confirma que alrededor de 152 millones de niños, entre 5 y 17 años, son víctimas de trabajos forzados o tareas inadecuadas para su edad, que ponen en peligro su integridad física o emocional y les apartan de la escuela.

Guy Ryder, décimo director general de la OIT, declaró en aquel entonces: “El mensaje que la OIT envía hoy – junto a nuestros socios de la Alianza 8.7 – es muy claro: el mundo no estará en condiciones de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a menos que no intensifiquemos drásticamente nuestros esfuerzos para luchar contra estos flagelos. Las nuevas estimaciones pueden ayudar a elaborar y desarrollar intervenciones dirigidas a prevenir el trabajo forzoso y el trabajo infantil”.

Andrew Foster, presidente y fundador de la Walk Free Foundation, declaró: “El hecho que como sociedad aún tengamos 40 millones de personas atrapadas en la esclavitud moderna en este momento es una vergüenza para todos nosotros. Los resultados de los últimos 5 años para los cuales hemos recolectado datos, indican que 89 millones de personas llegaron a experimentar alguna forma de esclavitud moderna por períodos de tiempo que abarcaban desde unos pocos días hasta cinco años. Esto refleja la discriminación y las desigualdades profundamente arraigadas en nuestro mundo actual, unidas a una escandalosa tolerancia hacia la explotación. Esto tiene que acabar. Todos nosotros tenemos un papel que desempeñar para cambiar esta realidad, las empresas, los gobiernos, la sociedad civil, cada uno de nosotros”.

Derecho a una infancia feliz

En 2018 el Unicef y el Global Child Forum presentan el Atlas de Derechos de la Infancia y Empresas, una herramienta digital que permite a las empresas identificar los posibles impactos –y explorar las oportunidades- que sus prácticas y políticas tienen en las vidas de los niños en todo el mundo.

“Los niños son fundamentales para el futuro de las empresas, ya que son los futuros dirigentes, clientes, inversores y empleados”, explicó la directora ejecutiva adjunta de Unicef, Fatoumata Ndiaye. “Con el Global Child Forum instamos a las empresas a respetar los derechos de los niños y a encontrar soluciones valientes para cualquier potencial efecto negativo. Esto es beneficioso tanto para las empresas como para los niños”, señala el organismo de la infancia.

A su vez menciona que los niños interactúan a diario con el sector privado como parientes de trabajadores, empleados, consumidores y miembros de la comunidad afectados por las operaciones y las cadenas de abastecimiento. Esta herramienta online quiere contribuir a transformar esta interacción y ayudar a las empresas, los inversores y la organización industrial a entender cómo sus acciones afectan a los derechos de los niños a nivel mundial. Permite a las empresas ir más allá del riesgo más conocido –trabajo infantil- porque cubre temas más amplios, como los sueldos, las horas de trabajo, los productos, el impacto medioambiental, la seguridad y las políticas de protección online.

Latinoamérica se une en contra del trabajo infantil
Un total de 25 naciones suscribieron el acuerdo.Archivo | La Estrella de Panamá

Según el Unicef las empresas son esenciales en la misión global de avanzar en las vidas de los niños. Como parte interesada fundamental para las empresas, las voces, bienestar y salud futura de los niños deberían ser una preocupación prioritaria para lograr estrategias empresariales de éxito a largo plazo. “Queremos animar a las empresas a fortalecer a los niños para prosperar y lograr su máximo potencial”, afirmó Ulrika Nilsson, la entonces directora general del Global Child Forum.

Como dijo una vez el científico alemán Albert Einstein “la palabra progreso no tiene ningún sentido mientras haya niños infelices”.

¿Cómo surge la iniciativa?

El origen del Día Mundial contra la Esclavitud Infantil proviene a raíz del asesinato de Iqbal Masih de 12 años, ocurrido en el año 1995, quien a la edad de 4 años fue vendido por su padre por 600 rupias (12 dólares) a una fábrica de alfombras de Punjab, Pakistán, porque necesitaba un préstamo para pagar la boda de su hijo mayor, describe el Centro para la Investigación para la Prevención de la Violencia en Centroamérica (Ciprevica).

Para saldar al deuda Iqbal, quien era de origen paquistaní, trabajaba doce horas al día trenzando alfombras por una rupia pakistaní diaria. De esta manera, Iqbal fue víctima de las peores condiciones de trabajo, en las que tuvo que soportar malos tratos, golpes, desnutrición. Sin embargo, el joven era muy astuto y pudo lograr escapar de la fábrica de alfombras y se dedicó a denunciar la situación de esclavitud en que vivían otros muchos niños de su país, detalla Ciprevica.

A los 10 años Iqbal asistió a un mitin sobre derechos humanos y consiguió la libertad a través de una campaña del Frente de Liberación del Trabajo Forzado y se convirtió en un activo luchador contra la esclavitud infantil. 

Esclavitud
Iqbal Masih, niño paquistaní que luchó contra la esclavitud infantil.Tomada de Wikipedia

A raíz de esta Iniciativa logró el cierre de muchas empresas donde se explotaban a menores. Su hazaña causó un gran impacto en el mundo y en aquellas organizaciones defensoras de los Derechos Humanos. Sin embargo, fue asesinado de un tiro en la cabeza cuando visitaba a familiares en Muridke, Pakistán. En reportajes de televisión emitidos en India, Pakistán y en todo el mundo daba un mensaje que decía: “¡No compren alfombras! ¡Son confeccionadas por niños!"

El Unicef advierte que la violencia, la explotación y el abuso frecuentemente están a cargo de personas que el niño conoce, incluyendo los padres y madres, otros familiares, cuidadores, maestros, autoridades policiales, agentes estatales y no estatales, y otros niños.