Temas Especiales

28 de Jan de 2021

Farándula

Cuando los buenos modales marcan diferencia

A pesar de las diferencias, con tolerancia, se puede tener una buena relación con quienes en ausencia de la familia, están cerca para ayudar

Los hay de toda clase. Escandalosos, malhumorados las 24 horas del día, los que difícilmente practican hábitos de limpieza en áreas en común, los que no respetan el espacio ajeno, en fin, cada vecino es un mundo diferente con debilidades y cualidades; aunque en ocasiones pareciera que predominan las debilidades.

Los vecinos son personas a las que hay que ver o lidiar a diario y con las que hay que convivir, al menos en el ámbito de la comunidad.

Tener una mala relación con su vecino puede ser frustrante día tras día, lo que puede influir negativamente en su ánimo, estado de salud y relación familiar.

Aunque para algunos, o muchos, es un reto llevarse bien con los vecinos, la buena relación con estas personas ‘es muy importante pues después de la familia son los más allegados o cercanos a socorrernos en alguna emergencia', indicó Vicente Martínez, doctor en psicología social y sociología.

Con los vecinos se comparten muchas cosas como los jardines, la seguridad, el estacionamiento y otros gastos en servicios. Como si fuera poco, en algún momento de su vida, llegará a necesitarlos para solucionar determinada situación. Por ello, tener un buen trato facilitará mucho la convivencia entre todos, saber respetar las normas y cumplir con las obligaciones es esencial para la comunidad y para usted.

Le sorprendería cuánto el sentido común y los simples modales pueden ayudar a mantener una buena relación.

CLASES DE VECINOS

‘Hay vecinos manejables que se llevan muy bien, pero hay otros que son más dificultosos debido a la educación que tienen o al ambiente social donde se criaron', señaló Martínez.

Uno de los más temidos es el escandaloso. ¿Quién no ha tenido un vecino que tiene fiesta hasta las tantas o que es más ruidoso de lo habitual? Pues este es uno de los principales problemas.

‘Tengo vecinos de todo tipo. Musulmanes, colombianos, panameños. Los musulmanes ponen sus cantos a las 5 de la mañana y 5 de la tarde todos los días y otra vecina canta karaoke todos los sábados' dijo el sociólogo.

Agregó que regularmente la música alta o ruidos molestos es una de las principales causas de discrepancia entre los miembros de una comunidad.

Los que no respetan el espacio ajeno; si no encabezan la lista de los malos vecinos, están entre los primeros puestos.

‘Todos los días al llegar cansada del trabajo, encontraba mi espacio (estacionamiento) ocupado', señala Mirna Bustamente.

‘Tenía que dejar mi auto mal estacionado, averiguar quién estaba en mi lugar, aunque regularmente era la misma persona, y subir a su apartamento a pedirle que lo moviera. Esto hizo que nuestra relación como vecinas se dañara', dijo.

‘Unas simples hojas que caen en donde no deben, pueden ocasionar un problema entre los dueños de la casa', afirmó Martínez.

‘Hay personas que no le dan importancia a las buenas relaciones, no respetan la propiedad ajena y mucho menos saben que hay que respetar los derechos de los demás', apuntó el sociólogo.

SOLUCIONES

Frente a esta situación hay medidas que se deben tomar. ‘Lo primero, mucha tolerancia y comunicación. Hay problemas que se pueden resolver dialogando', indicó Martínez.

‘Yo ya estoy acostumbrado a los cantos de mis vecinos, esa es su cultura y aprendí a tolerarla y hasta aceptarla, pues ya hasta los canto, compartió Martínez, entre risas.

Otro aspecto a tener en cuenta es el respeto. ‘Se debe respetar el derecho del vecino como quieren que te respeten los tuyos', dijo.

Respete otros puntos de vista. Las personas tienen pensamientos y opiniones diferentes que puede no compartir pero no por ello dejar de respetar. Evite tener prejuicios o realizar discriminaciones; en lugar de esto, practique la tolerancia y la comprensión.

A lo último que se debe recurrir, es a las autoridades. Pero hay personas que a pesar del diálogo y la tolerancia que se la ha tenido, insisten en su mala conducta. En este caso es necesario acudir a las autoridades respectivas para evitar mayores consecuencias, explicó Martínez.

Algunas de las obligaciones que debería de tener a diario es sacar la basura, cerrar la puerta por donde ingresan todos, limpiar la zona de la escalera que es de su pertenencia, no ensuciar aquellos lugares compartidos y mucho menos el ajeno, escuchar música baja y evitar encenderla por la madrugada o por la noche, no olvide nunca sus buenos modales, y por supuesto, no hacer ningún tipo de escándalos.

CONSECUENCIAS

Cuando estos puntos se incumplen, surgen las discordias. Esto puede afectar su estado de ánimo y su salud.

Al llegar a su hogar lo que quiere es tranquilidad y descansar, si en lugar de esto se enfrenta a una situación incómoda su cuerpo generará adrenalina y cortisol, hormonas vinculadas al estrés, explica el psicólogo Luis Carlos Ramírez.

Las relaciones familiares son afectadas y dependiendo del caso, la salud.

‘Es conocido, que un alto grado de estrés constante está vinculado a afectaciones que van desde un dolor de cabeza hasta problemas del corazón', dijo.

‘Hay que agregar la alteración del sueño, lo que traerá como consecuencia un bajo rendimiento laboral y social', añadió Ramírez.

Por su parte, Martínez argumentó que una ‘mala relación entre vecinos promueve la inseguridad del lugar pues no hay un sentido de solidaridad, de velar por la propiedad ajena'.

Razones suficientes para llevarse bien. Por eso, ponga voluntad en el asunto y consiga que sus vecinos vean en usted una persona con criterio, confiable y agradable.

==========

‘Siempre habrá problemas porque cada persona es única, pero es importante mantener la tolerancia'

VICENTE MARTÍNEZ,

DOCTOR EN PSICOLOGÍA SOCIAL Y SOCIOLOGÍA

==========

¿QUÉ HACER?

Reglas para una buena convivencia

Tenga en cuenta las paredes compartidas. Si está en una terraza u otra estructura donde usted y su vecino comparten espacio vital, no ponga electrodomésticos ruidosos como lavadoras, televisores o secadoras cerca de esa pared. Controle a su perro. Mantenga a su perro atado si tiene el hábito de escaparse y colarse en el jardín de su vecino. Si tiene un perro particularmente ruidoso, puede ser una fuente de conflicto con sus vecinos. Cuando estacione su carro asegúrese de no bloquear ningún paso o de dejar un espacio muy estrecho. Mantenga el jardín limpio. Quite las malas hierbas de manera regular, porque la presencia de estas hierbas no solo le afectan a usted, pueden infectar el jardín de su vecino.