La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Farándula

Secretismo en viaje de Malala

Su salida del país estuvo rodeada por el silencio del Gobierno e instituciones paquistaníes, que no hicieron ni comentarios ni valoraciones sobre la visita

Secretismo en viaje de Malala

La premio Nobel de la Paz Malala Yousafzai puso ayer fin a una visita a Pakistán que ha discurrido entre el secretismo, la seguridad y las pocas interacciones públicas, en su primer viaje al país desde que en 2012 los talibanes le pegaron un tiro por defender la educación de las niñas.

La joven de 20 años salió de Islamabad con la misma discreción y seguridad con la que llegó el pasado jueves de madrugada, sin que su visita fuese anunciada o su agenda hecha pública para evitar ataques contra ella.

Su salida del país estuvo rodeada por el silencio del Gobierno e instituciones paquistaníes, que no hicieron ni comentarios ni valoraciones sobre la visita.

Televisiones locales mostraron a una sonriente Malala bajándose de un vehículo acompañada de su madre y un hermano para entrar en el aeropuerto, escoltados por un convoy de seguridad.

Esa seguridad ha sido una constante en sus cuatro días de visita, organizada por el Gobierno, que se ha hecho cargo del protocolo, actos y escasas interacciones con la prensa.

Uno de los responsables de su protocolo, que prefirió mantener el anonimato, explicó durante la visita que no podía informar de las actividades de Malala por ‘motivos de seguridad'.

Los participantes en los actos de Malala recibieron invitaciones apenas horas antes de los eventos e incluso con menos tiempo. Así fue en un acto el jueves en la oficina del primer ministro, Shahid Khaqan Abbasi, en el que los diplomáticos que acudieron recibieron una invitación a última hora del día. En ese evento, Abbasi recordó que Malala dejó el país cuando solo era una niña y ha vuelto como ‘la paquistaní más famosa', subrayando que Pakistán es su patria y podía venir cuando quisiera.

El viernes mantuvo un encuentro con un grupo de mujeres activistas, a las que se pidió que acudieran al acto sin decirles con quién se reunían. ‘No sabíamos con quién nos íbamos a reunir hasta unas horas antes. Todo lo que nos habían dicho es que nos presentásemos', escribió Sarah Bilal, de la ONG Proyecto por la Justicia de Pakistán.