La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Farándula

Rose McGowan celebra la imputación de Harvey Weinstein

La actriz se dispone a pasar página y a iniciar un nuevo capítulo en su vida con la certeza de que por fin se hará justicia con el hombre al que acusa de haberla violado

Rose McGoman

Este miércoles un gran jurado de la corte penal de Nueva York imputaba a Harvey Weinstein por dos cargos de violación y uno de agresión sexual. Estas acusaciones palidecen en comparación con las decenas de testimonios contra el productor caído en desgracia que han surgido en los últimos meses, desde que varios artículos publicados por The New York Times y The New Yorker sacaran a la luz la dinámica de acoso sistemático y agresiones que durante años había perpetrado impunemente protegido por su estatus en la industria del cine y los acuerdos de silencio a los que llegó con algunas de sus víctimas a base de presiones o indemnizaciones. Pese a ello la noticia ha sido recibida como un triunfo por los movimientos como 'Time's Up' y 'Me Too'.

En el caso de la actriz Rose McGowan, se trata además de una victoria muy esperada y que se ha demorado demasiado en el tiempo, en concreto desde que acusara a Weinstein de violarla en 1997 a su paso por el Festival de Sundance y se encontrara con una barrera infranqueable a la hora de buscar justicia, que le llevó finalmente a llegar a un acuerdo extrajudicial. La reacción de la intérprete ante el primer episodio de lo que se prevé como una larga batalla judicial en la que el productor ha adelantado que se declarará no culpable ha llegado a través de las redes sociales, donde ha celebrado una imputación que para ella sabe a liberación.

"Imputado, por fin. Yo ya lo fui por los medios a los que él pago para que me despedazaran. Ahora comienza un nuevo capítulo para ambos", arranca el largo mensaje que la antigua protagonista de 'Embrujadas' ha compartido en su cuenta de Instagram, en el que incide una vez más en el daño que sufrió su reputación a consecuencia de la campaña de descrédito que el fundador de Miramax y The Weinstein Company realizó en su contra.

En ese mismo texto, la ahora realizadora y guionista lamenta que su deseo de hacerse oír la haya convertido muy a su pesar en una especie de personaje vengativo y torturado a ojos de la opinión pública: "Esto es lo que muchos no saben sobre mí. Tengo un espíritu ligero. Soy compasiva, aventurera, tengo un lado muy divertido. Soy mucho más que mi rabia o mi tristeza. Soy mucho más que lo que han mostrado. Soy todos los colores del espectro, al igual que cualquiera. Por eso grabé 'Ciudadana Rose' con E! News", alega acerca del docu-reality que rodó para el canal que ha encumbrado a la familia Kardashian.

El hecho de que ahora pueda mirar al futuro con optimismo no implica que Rose haya olvidado el calvario sufrido, como ha dejado claro, o la ironía que encierra el que las numerosas mujeres que se han atrevido a alzar la voz contra Weinstein hayan sido públicamente aplaudidas, mientras que a ella esa misma actitud estuvo a punto de costarle su carrera.

"De pronto, ahora que el monstruo también conocido como Harvey Weinstein se ha entregado, por fin recibo cierto reconocimiento. Y yo siempre he dicho la verdad. Soy consciente de todo lo que he logrado para cambiar el mundo. Me enfrento a una pena de prisión [en relación con su decisión de violar el acuerdo de confidencialidad al que llegó con Weinstein en su momento] por querer hacer de esta una sociedad mejor y más libre. He llevado una vida mucho más dura de lo que la mayoría podría soportar. Conozco la verdad", continúa en su alegato en el que lanza una pregunta a todos sus seguidores, fans y detractores: "Sé lo que he hecho para mejorar el mundo, ¿qué podéis decir vosotros al respecto?".