Temas Especiales

07 de Jul de 2020

Gastronomía

Celebre san Patricio con whisky irlandés

Sin miedo, así hay que tomar el whisky irlandés, con notas dulces y muy suave, gracias a su triple destilación. El próximo martes 17 de marzo se celebra el día nacional de Irlanda, buena ocasión para brindar con la familia o los amigos

Tosta de solomillo de res con queso brie, cebolla caramelizada, nueces y reducción de balsámico.Esther M. Arjona | La Estrella de Panamá

En una tarde soleada y con brisa fresca, se antoja un trago refrescante. Eso lo sabemos, pero sobre todo lo sabe Niall Healy, Brand Ambassador de Jameson Whisky y propone, para nuestro encuentro en la terraza de Cascomar, en San Felipe, un Jameson ginger & lime mientras cuenta cómo es que un joven irlandés, procedente de Dublín, llegó a este país tropical.

“Tengo seis meses de estar aquí en Panamá como Brand Ambassador para Centroamérica, por lo que viajo mucho a Costa Rica y Guatemala”, dice en un español bastante claro.

Healy aprendió español en Bilbao, ciudad donde estudió por un año, como requisito para su carrera de International Commerce. Finalizó sus estudios en Dublín, ciudad donde siempre vivió, y “tuve la suerte de conseguir un trabajo con el equipo de Global Marketing de Jameson, hace dos años y medio”, explica.

Luego, tuvo un mes de capacitación en el que aprendió todo el proceso del whisky en las destilería de Jameson, y luego le dijeron “en una semana sales para Chile”.

Niall Healy muestra los ingredientes que intervienen en el proceso de producción

Allí trabajó dos años en las oficinas de Pernod Ricard, transnacional propietaria de la marca Jameson, y de allí viene, para establecer la marca y hacerla crecer en el mercado centroamericano.

“Estoy feliz de estar en Panamá”, dice entusiasmado. “El nivel de la gastronomía es muy alto, uno puede comer y tomar súper bien y en muchos lugares. Hay muy buenos chefs y bartenders y eso es muy bueno para nosotros. Hemos trabajado con ellos y nos hemos hecho amigos, así que me siento súper cómodo en Panamá”, reitera.

Ya en cuestiones de trabajo, entre sus prioridades está el educar sobre el whisky irlandés, sus bondades y cómo se diferencia de otros productos muy conocidos y aceptados localmente.

“Hay tres tipos de whisky que son famosos: el americano que es el bourbon, el escocés y el irlandés. De los tres se pueden encontrar en todos los bares, pero en Panamá el americano y el escocés tienen una fuerte presencia. Por eso hay que educar, capacitar y activar para que los consumidores conozcan qué es un whisky irlandés, y conozcan la marca Jameson”, detalla.

Chocolate en texturas y whisky Jameson puro.

De acuerdo con el embajador de marca, han tenido una buena retroalimentación por parte del público. “Cuando lo prueban, a la gente le gusta. Ya los bartenders, la gente de la industria saben qué es un whisky irlandés y ahora nos toca ofrecerlo a los consumidores para que lo puedan degustar”. asegura.

¿Cuál es cuál?

“Si la etiqueta dice bourbon, debe estar elaborado al menos con un 51% de maíz”, informa Healy. Esto hace que el bourbon sea muy dulce; los caldos son sometidos a una doble destilación y se añejado en barriles de roble virgen que le dan un sabor más presente de madera tostada.

“Los whiskies escoceses son famosos por su malta; algunos single malt son muy buenos”, dice Healy.

La malta ofrece al escocés un sabor picante; la malta se seca con turba quemada, lo que aporta un ahumado pronunciado en algunos casos. Los caldos pasan por una doble destilación y son añejados en barricas, regularmente de segundo uso.

Barrel man.Todos, una familia

“Los irlandeses usamos malta, pero secamos la malta con aire caliente, no con turba, por eso el whisky irlandés no es ahumado”, aclara. El líquido pasa por un triple destilado, lo que hace que el whisky sea muy suave y sedoso.

“Usamos dos tipos de roble para añejar nuestro líquido y darle color y sabor: usamos roble americano, un barril que guardó bourbon y que aporta notas de miel y vainilla, de la madera tostada, mientras que el roble francés proviene de un barril que albergó jerez y que aporta notas de nueces, pasas, frutos secos muy dulces”, explica.

En resumen, “Jameson, es dulce, porque tenemos maíz, puede ser un poco picante en boca, por la malta, y va a ser el whisky más suave que uno pueda conseguir en Panamá por el triple destilado, que quita todas las impurezas y se añeja en estos robles que le dan notas de miel, vainilla, nueces y pasas”.

El whisky está respaldado por el prestigio de una destilería que data de 1780, como dice en su etiqueta y que muestra un escudo con la inscripción Sine metu —sin miedo— otorgado por defender el país de los piratas en el siglo XVI.

En la base de la botella hay un icono de un barrel man (empleados encargados de transportar los barriles cargados en la espalda), para recordar la promesa de la destilería de que si eras contratado en Jameson, ese trabajo era para toda la vida, por lo tanto, “todos los trabajadores de Jameson y todas las personas que de alguna manera están relacionadas con el whisky, como los bartender, e incluso los periodistas, son parte de la familia”,

Entonces, con tantas garantías, ¿por qué tenerle miedo al whisky irlandés? No es ahumado y es muy suave, asegura.

Solo o en un cóctel

El triple destilado de Jameson hace que sea sencillo de tomar solo. Pero si lo que se desea es una bebida muy refrescante, para el clima panameño, lo más indicado será un Jameson ginger & lime, una medida de whisky, en un vaso con hielo y completado hasta arriba con ginger ale y se le exprime un gajo de limón verde, que se coloca en el vaso. “No se necesita ningún revolvedor ni carrizo, es un trago muy refrescante, hecho por bartenders de Nueva York en los años 80, porque la moda de los cócteles estaba muy fuerte y necesitaban algo muy sencillo de preparar, porque con un bar lleno y poca gente para atender necesitaban algo muy fácil y rápido de hacer para que la gente pidiera y repitiera. Con el tiempo se convirtió en un cóctel global”, resalta Healy.

Y qué mejor día para probarlo que el próximo 17 de marzo, día de san Patricio y el día nacional de Irlanda.

“Es un día feriado que muchos aprovechan para reunir a la familia o juntarse con los amigos de siempre, que no tienes oportunidad de ver muy seguido”, dice.

“Jameson es un producto nacional de Irlanda, nos sentimos muy orgullosos de ser irlandeses y tomar un producto nacional”, agrega.

“No se necesita ser irlandés para celebrar san Patricio. Irlandeses y panameños somos muy abiertos, muy amables, pueden hacer amigos fácilmente, es un día para hacerse amigo de alguien y pasarla bien”, destaca Healy.

Este año, la celebración será en casa. no hay que desafiar la situación que vivimos, pero igual allí puede disfrutar de un trago de Jameson.

Más adelante, le animamos a probar el cóctel “Un irlandés en el Caribe”, un sour con sabores muy panameños: saril, ají chombo, jugo de maracuyá y limón, con Jameson en Bar 5.

“En todos los bares estamos activando y sirviendo Jameson ginger& lime en bares como Strangers club, en Intimo, El Faro, CasaCasco, el Tap house Blue Moon, Casco Mar, Café Unidos dentro de Villa Alejandra y, por supuesto, los bares irlandeses.

Un maridaje perfecto

“A la gente le encanta tomarse un Jameson ginger & lime en la parrilla del fin de semana con una buena carne, hamburguesas o costillas con salsa bbq. Algunos chefs incluso preparan sus cebollas caramelizadas y la salsa barbacoa con el mismo whisky”, dice el embajador.

Para Healy, el cóctel es perfecto para un guilty pleasure, porque un trago ligero y refrescante hace el balance perfecto con platos que tengan grasa, mientras que el whisky solo o en las rocas, “si pensamos en sus notas dulces y picantes, va bien, muy bien, con postres, salsa de caramelo, toffee, café, butterscotch, creme brulee, y, por supuesto, chocolate.

Para el Jameson ginger & lime, Casco Mar nos ofreció una deliciosa tosta de solomillo de res, queso brie, cebollas caramelizadas y reducción de balsámico, que hizo un excelente balance con la frescura del cóctel.

También degustamos un trago de Jameson puro, con un rico postre de chocolate en texturas. Tres texturas de chocolate: trufa, brownie y ganache, con helado de chocolate.