Temas Especiales

15 de Aug de 2020

Moda

Fibra textil de frutas, el último grito en moda

La segunda industria más contaminante del mundo busca alternativas que no impacten negativamente el planeta. Una nueva línea de opciones sostenibles surge. Se está utilizando productos como la piña, el café y la naranja para crear tela

Fibra textil de frutas, el último grito en moda

Como un paso a favor del planeta, el sector textil, la segunda industria más contaminante, se plantea el desafío de encontrar alternativas al poliéster y al algodón.

El poliéster, que se obtiene del petróleo, representa el 55% de la producción textil, mientras que el algodón, cuyo cultivo es el que más consume plaguicidas —24% de todos los insecticidas y 11% de todos los pesticidas del mundo— supone el 27%.

Ante la necesidad de mejorar la fabricación de ropa surgen opciones de materias primas naturales que, con el manejo adecuado, pueden transformarse en tejidos más amigables con el medio ambiente.

  • Fibra textil de frutas
  • El último grito en moda
  • NARANJAS 
    Los profesionales sacan provecho a centenares de miles de toneladas de cáscaras de esta fruta y confeccionan ropa con su fibra natural. También utilizan la semilla de este producto cítrico en la industria textil.

Se trata de “plátanos, café, naranja, patatas, piña, flor de Lotus, cáñamo, caña de azúcar, orujo de uva…”, señala Peter Jovancic, investigador del centro tecnológico de Catalunya Eurecat (España), al diario La Vanguardia. Aunque algunos de estos tejidos ya están a la venta, falta trabajo y tiempo para que su uso sea masivo.

Alternativas sostenibles

También conocida como fibra de musa, la fibra de plátano o banano es biodegradable y se hace del tallo del árbol del plátano. Consiste en un tejido celular de pared gruesa, unido entre sí por gomas naturales y está compuesto principalmente de celulosa, hemicelulosas y lignina. El grueso de la fibra depende de qué parte del vástago del plátano se extrae. Las fibras más gruesas y resistentes se toman de las vainas externas de los árboles, mientras que de las vainas interiores se obtendrían las más suaves.

Green Banana Paper es una empresa que ha incursionado en la utilización de banano para confeccionar artículos. Está fabricando de manera sostenible productos veganos a partir de desechos agrícolas de plátano en Kosrae, Micronesia. “Todos los productos presentan papel de fibra de plátano: un material a base de plantas naturalmente hermoso y fuerte. Los productos incluyen billeteras, tarjetas de vista personalizadas, de felicitación y más”, según su portal web.

“Extraemos nuestras fibras de plátanos de origen sostenible cultivados en granjas locales aquí en Kosrae. En nuestro proceso de fabricación de papel, las fibras se fusionan en un nivel microscópico para crear un material de papel 'similar al cuero' que es liviano, resistente a las rasgaduras y biodegradable. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el papel de plátano es menos flexible que el cuero, lo que puede limitar su papel como un verdadero reemplazo de cuero para zapatos, bolsos y otros accesorios”.

En esta nueva línea de alternativas e innovaciones sostenibles también se están desarrollando textiles a base de café. La empresa taiwanesa Singtex ha creado el hilo S. Café, a base de café. “La tecnología S. Café, con un proceso de baja temperatura, alta presión y ahorro de energía, combina café molido en la superficie del hilo, cambiando las características del filamento, y ofrece un tiempo de secado hasta un 200% más rápido en comparación con el algodón. Además, los microporos de Café. S absorben los olores y reflejan los rayos UV todo el tiempo”.

El hilo de café resultante es multifuncional. Singtex ha desarrollado una amplia gama de productos, como ropa interior, ropa de cama e incluso calzado. Los granos de café utilizados para crear el hilo son tomados y reciclados de algunos de los vendedores de café más grandes del mundo, como Starbucks.

“Producimos un material patentado a partir de subproductos de jugo de cítricos, reutilizándolos para crear hermosas telas sensoriales que remodelen su experiencia de vestir. Nuestros textiles están hechos de un hilo de celulosa similar a la seda que se puede mezclar con otros materiales”

Otra iniciativa que se une a favor del medio ambiente es Orange Fiber, empresa de moda que utiliza exclusivamente tejidos de fibra de naranja.

Las cáscaras de esta fruta están siendo usadas para crear un tejido ecológico. La iniciativa comenzó en 2017 de la mano de Adriana Santanocito y Enrica Arena, dos italianas que buscan aportar su granito de arena en la conservación del planeta Tierra. Este producto ya ha sido utilizado para el diseño de ropa por la marca de alta costura de Salvatore Ferragamo.

“Producimos un material patentado a partir de subproductos de jugo de cítricos, reutilizándolos para crear hermosas telas sensoriales que remodelen su experiencia de vestir. Nuestros textiles están hechos de un hilo de celulosa similar a la seda que se puede mezclar con otros materiales. Cuando se usa en su forma más pura, el textil resultante 100% cítrico presenta una sensación suave y sedosa, ligero y puede ser opaco o brillante según las necesidades de producción”, resaltan sus creadoras.

Patentado por la empresa textil Ananas Anam, Piñatex es un innovador textil natural hecho de fibra de hoja de piña. El viaje de Piñate comenzó mientras Carmen Hijosa, su creadora y experta en artículos de cuero, consultaba sobre la industria de exportación de cuero de Filipinas en la década de 1990. “Sorprendida por el impacto ambiental de la producción masiva de cuero y el curtido químico, se dio cuenta de que esto no podía continuar. Ella fue impulsada a investigar una alternativa sostenible”, recoge su página web.

Inspirada por la abundancia de recursos naturales, incluido el uso de fibras vegetales en el tejido tradicional, como las delicadas prendas Barong Tagalog, buscó crear un nuevo textil no tejido que pudiera producirse comercialmente, proporcionar un impacto social y económico positivo y mantener Una baja huella ambiental a lo largo de su ciclo de vida.

Piñatex está hecho de fibra de las hojas de la planta de piña. Estas hojas se descartan de la cosecha de piña, por lo que la materia prima no requiere recursos ambientales adicionales para producir. El textil de piña se usa como una alternativa sostenible al cuero en calzado y accesorios de moda, ropa, decoración de interiores y tapicería automotriz.

Ilian Ramos, modista emergente panameña, considera que es una responsabilidad ética de los diseñadores aportar desde su trabajo con la conservación del planeta sin embargo, “esto representa un verdadero reto en cuanto a la economía y cambio de cultura o pensamiento de los consumidores”, dice.

“De seguro con el movimiento que se ha dado en los últimos años en contra de las acciones que contaminante la Tierra, surgirán muchas iniciativas, pero si no tienen el apoyo debido en cuanto a reglamentaciones y empresas privadas, no creo se llegue mujer lejos”, asegura Ramos.

1. NARANJA 
Los profesionales sacan provecho a centenares de miles de toneladas de cáscaras de esta fruta y confeccionan ropa con su fibra natural. También utilizan la semilla de este producto cítrico en la industria textil.
2.CAFÉ
Los posos de café (producto de desecho de la preparación) utilizados para crear la fibra son reciclados. Provienen regularmente de vendedores habituales. Esta práctica le da una segunda vida a los desechos. 
3. PIÑA 
Piñatex es un cuero vegetal hecho de los residuos de las fibras de hoja de piña. Este material de fibra de piña ofrece una alternativa ecológica, sostenible.

Agrega que lo más importante es trabajar todos los agentes del sector textil juntos, “para que las ideas e iniciativas sean sostenibles”, concluye.