Temas Especiales

23 de Oct de 2020

Planeta

Preocupación persiste en la isla

PANAMÁ. Las modificaciones a la ley del parque Coiba, deján una puerta abierta a la pesca en las costas de la reserva ambiental y por e...

PANAMÁ. Las modificaciones a la ley del parque Coiba, deján una puerta abierta a la pesca en las costas de la reserva ambiental y por ende una preocupación creciente en organizaciones ambientalistas.

Gabriela Etchelecu, de MarViva y Alida Spadafora, de ANCON, calificaron de preocupante y negativa la eliminación del artículo 11 de la Ley 44 que eliminó un área de exclusión comprendida en el Pacífico panameño, al norte del paralelo 06°30"0"", en la que se prohíbe el uso de redes de cerco para la pesca de atún, aparejos que afectan especies marinas del área, como peces de pico, delfines, cetáceos, tortugas y otros.

Spadafora advirtió que si se permite el uso de redes de cerco en estas zonas afectará a poblaciones de tortuga, delfines y picudos que son la base para el turismo y pesca deportiva de la región y que se da lugar también en el Parque Coiba; lo cual tendrá un efecto económico, social y ambiental negativo.

Por su parte, Etchelecu advirtió que este tipo de pesca acaba con muchas especies y afecta la migración y el balance ecológico.

Spadafora además, considera que hay que hacer una inversión inicial para garantizar las facilidades que los turistas requieren, a fin de que el cobro de la entrada al parque sea directamente proporcional al servicio que se ofrece a los visitantes, para que éstos se conviertan en entes multiplicadores.

Recomendó invertir en investigación científica, promoción del turismo de bajo impacto, microempresas y pesca sostenible, a fin de mejorar la calidad de vida de las poblaciones aledañas de Veraguas y Chiriquí.