Temas Especiales

13 de Aug de 2020

Planeta

La invasión del pez león en Panamá

PANAMÁ. Un pez comilón con franjas rojas y espinas venenosas nada como rey en las aguas del Mar Caribe y ya llegó a Panamá. Se trata d...

PANAMÁ. Un pez comilón con franjas rojas y espinas venenosas nada como rey en las aguas del Mar Caribe y ya llegó a Panamá. Se trata del pez león, llamado también escorpión o el “Pterois Volitans”. Es originario de Océano Índico y el Pacífico y su hazaña es que ha viajado de costa en costa hasta llegar al Istmo.

¿Cómo? La teoría más acertada es que en 1992 se escapó de un acuario al sur de Florida, donde era exhibido, pero cuando el huracán Andrew quebró las peceras, la especie fue a dar al mar y pasó a convertirse en el devorador más temido por los demás peces. Y con razón, porque puede comerse 20 de ellos, en tan solo media hora.

Luego, se reprodujo y se desplazó al sur por las aguas cálidas del Caribe, alimentándose en los arrecifes de coral, en pastos marinos y manglares (ver gráfica )

LA AMENAZA EN PANAMÁ

Ross Robertson, biólogo marino del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales de Panamá confirmó que el pez león ya ha sido visto en Bocas de Toro y en San Blas desde hace tres meses. Y pronostica que en un año estará en el resto del Caribe debido a que puede reproducirse 10 veces más que el resto de las especies del Pacífico Occidental. Es decir “en el Caribe tiene mayor capacidad de reproducción”.

Esto representa un peligro para las especies marinas porque puede acabar con el equilibrio del ecosistema porque el pez león no tiene depredador.

En una publicación de El Universal, la bióloga, Helena Molina, del Centro de Investigaciones en ciencias de Mar (CIMAR), apunta que en Japón solo los meros grandes y los tiburones son capaces de liquidar este pez. Pero en Panamá, la realidad es distinta, Ross dice que los meros son tan perseguidos por los pescadores que duda que estos puedan nivelar la cantidad de leones que llegaron a la costa. Lo peor, es que los peces del Caribe no tienen experiencia con este tipo de depredador y se acercan sin precauciones al animal, que los espera oportunamente para devorarlos.

El pez escorpión, tiene espinas afiladas ubicadas en la columna dorsal, en el ano y en la zona pélvica, que al menor contacto expulsa una sustancia neurotóxica que produce un intenso dolor y una parálisis temporal a su enemigo.

Según Robertson, el pez se desplaza a más de 200 metros de profundidad por lo que su captura para extinguirlo en Panamá va a ser trabajo duro. “Es difícil controlar su población”.

La única salida que se ha planteado es la sobrepesca del animal. En Las Bahamas un restaurante de mariscos presentó el filete del león como el platillo novedoso. Dicen que “su carne es muy sabrosa”, comenta Robertson.