Temas Especiales

26 de Jan de 2021

Planeta

Cables telefónicos, aperitivo de ardillas

PANAMÁ-. No se trata de algo nuevo, pero cada vez es más frecuente ver a las ardillas rumiendo cables y tendidos eléctricos exponiendo s...

PANAMÁ-. No se trata de algo nuevo, pero cada vez es más frecuente ver a las ardillas rumiendo cables y tendidos eléctricos exponiendo sus vidas y provocando grandes pérdidas económicas a las compañías.

Los roedores, especies de cuerpo esbelto, larga cola peluda, cabeza avispada, ojos brillantes y dientes agudos y afilado, se han convertido en uno de los depredadores del cableado nacional.

Su curiosidad no tiene límite y por eso, han encontrado en los cables telefónicos el nuevo aperitivo de sus amenos días; pero lo que estas adorables criaturas desconocen es que se han convertido en el gran “dolor de cabeza” de Cable & Wireless Panamá (C&WP).

Hace poco, sus mordeduras ocasionaron el cese de los servicios telefónicos en el distrito de Antón en la provincia de Coclé.

El comportamiento de estos animalitos repercutió en la corrección e instalación de nuevos cables de Fibra Óptica en un tramo de larga longitud.

Alexander Montero, biólogo animal de la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) señaló que el comportamiento de las especies es normal, “Ellas necesitan mantener sus incisos (dientes) de buen tamaño y para ello necesitan morder”.

PÉRDIDAS DE HÁBITAT

El biólogo dice que el desarrollo ha provocado la pérdida del hábitat y el aislamiento de las ardillas.

Los roedores se ven obligadas a usar los cables como “corredores” para desplazarse de un luga r a otro. Pero, en su recorrido muerden los cables.

CON TACTO LETAL

La actividad pone en riesgo su vida, sobre todo, sin son tendidos eléctricos.

El alto voltaje de las especies, dijo Montero.

En días pasados el equipo técnico de C&WP, tuvo que atravesar el río Chico para lograr la instalación de unos 850 metros de cables de Fibra Óptica, para lograr restaurar el servicio de las comunicaciones desde Antón y hasta Farallón.

C OSTOS

Los gastos para mitigar los daños en las estructuras de cables telefónicos causados por las mordeduras de las ardillas, se estiman en unos 25 mil dólares mensuales, y se han reportado una frecuencia de este tipo de daños en un promedio de 3 a 4 veces al mes, sólo en esta región, aseguran los técnicos de la empresa telefónica.

Como medida preventiva, C&WP ha dispuesto podar los árboles alrededor de los tramos de cables, para de este modo, evitar que los roedores trepen al tendido de los cables y restrinjan las telecomunicaciones.