Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Planeta

Cenizas causan caos aéreo

COPENHAGUE. La nube de ceniza originada por la erupción de un volcán en Islandia ha obligado a varios países europeos a cerrar su espaci...

COPENHAGUE. La nube de ceniza originada por la erupción de un volcán en Islandia ha obligado a varios países europeos a cerrar su espacio aéreo y a cancelar numerosos vuelos en todo el continente, dejando a miles de pasajeros en tierra.

La Agencia Europea para la Seguridad en la Navegación Aérea (Eurocontrol) informó de que han sido cancelados el 15 por ciento de los vuelos europeos.

Noruega, Reino Unido e Irlanda cerraron su espacio aéreo, salvo para casos de emergencia, mientras que Dinamarca y Suecia anunciaron medidas similares para las 16.00 GMT (11:00 a.m. hora de Panamá) y las 20.00 GMT (3:00 p.m.), respectivamente.

Francia cerró a lo largo del día de ayer 24 de sus aeropuertos de la mitad norte del país, entre ellos los tres de París, Roissy-Charles de Gaulle, Orly y Le Bourget.

“Por medidas de seguridad, los aeropuertos de Calais, Merville, le Touquet, Dieppe, Cherbourg, Amines, Lille y Valenciennes", situados todos ellos en el norte de Francia, están cerrados desde las 15.00 GMT, según indicó la Dirección General de la Aviación Civil (DGAC).

Además, a partir de las 21.00 GMT (4:00 p.m.) dejarán de operar los tres aeropuertos de París, además de los de Brest, Lannion, Deauville, Morlaix, Quimper, Rennes, Caen, Estrasburgo, Vatry, Reims, Metz, Beauvais, Pontoise, y Tossus-le-Noble.

Por su parte, el Servicio de Control del Tráfico Aéreo Nacional (NATS) del Reino Unido anunció que “al menos” hasta las 06.00 horas GMT (1:00 p.m.) del viernes estará cerrado el espacio aéreo británico, con la excepción de los vuelos de emergencia.

Una portavoz del NATS manifestó que “nadie recuerda otro momento antes en el que el espacio aéreo haya estado cerrado en el Reino Unido”, ni siquiera durante los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, cuando se mantuvieron los vuelos.

MEDIDA JUSTIFICADA

Pero, otros ven justificada la medida argumentando incidentes aéreos provocados por erupciones volcánicas.

Y es que la erupción de un volcán en 1982 estuvo cerca de causar una catástrofe aérea en 1982, cuando un Boeing 747 de British Airways tuvo que aterrizar de emergencia después de que las cenizas bloquearan tres de los cuatro motores del aparato.

El piloto del “jumbo”, Eric Moody, que ahora tiene 68 años, recordó ayer cómo tuvo que aterrizar de emergencia en el aeropuerto de Yakarta en junio de 1982, debido a los daños producidos en el aparato por la erupción de un volcán.

Según Moody, él y su tripulación apenas eran conscientes de lo que estaba pasando porque la visibilidad en la cabina era prácticamente nula y tuvieron que hacer que el aparato planeara para salir de la nube de cenizas y reanudar los motores afectados.

Pese a que el olor a sulfuro inundaba el avión, la cabina estaba llena de humo y la tripulación tuvo que enfrentarse a numerosos contratiempos, finalmente, consiguieron hacer aterrizar el 747.

“Las medidas que tomamos están ahora prácticamente en cualquier manual de vuelo, pero, en aquel momento, no sabíamos con qué nos habíamos topado. Tardamos dos días en saber que habíamos sobrevolado una nube de cenizas volcánicas”, explicó Moody.

El comandante del vuelo en cuestión contó que al darse cuenta de que habían fallado los motores pensaron inicialmente que habían cometido algún error, por lo que luego comprobaron “aliviados” que el problema no se había debido a un error humano.

MÁS EVACUADOS

Además, de las restricciones asumidas para evitar accidentes en los vuelos, las autoridades también ordenaron ayer evacuar urgentemente a 800 personas del sur de Islandia por las inundaciones causadas por la erupción de un volcán subterráneo ubicado debajo del glaciar Eyjafjlla.

Protección Civil ordenó la evacuación de los habitantes de los distritos de Fljótshlíd y Landeyjar hacia las 19 GMT (2:00 p.m.) ante el temor de que los diques no soportaran la crecida del río Markar, que aumentó a ritmo elevado en las últimas horas.

Equipos de rescate fueron enviados a la zona para ayudar a los evacuados, mientras que los obreros encargados de reparar el puente sobre el río Markar, dañado por la crecida, abandonaron la zona ante las inundaciones.

Las autoridades islandesas informaron de que la evacuación se había realizado sin incidentes y que no se habían producido daños personales. Parte de los evacuados ya habían tenido que abandonar sus casas cuando se produjo la erupción, pero habían regresado de nuevo al considerar las autoridades que la situación era estable.