Temas Especiales

30 de May de 2020

Planeta

¡Una copa de alto impacto!

PANAMÁ. ¿Ha pensado usted en los impactos que puede causar la cita mundial del fútbol al planeta? Es probable que no.

PANAMÁ. ¿Ha pensado usted en los impactos que puede causar la cita mundial del fútbol al planeta? Es probable que no.

Y es que la mayoría de las personas está pendiente de las estrellas que participan en el evento, de las apuestas y de las mejores jugadas; sin embargo, nadie pensará en cuidar el medio ambiente durante esta magna competencia.

La diversión contagia y a un lado queda la crisis que enfrenta la Tierra: el cambio climático. Lo que muchos no saben es que el grito de gol no sólo agitará a los fanáticos, sino también al planeta, y no precisamente por la emoción, sino por las emisiones de gases de efecto invernadero que producirá el evento.

De acuerdo con una publicación de la página digital de la BBC mundo.com, la competencia deportiva, que se celebra en Sudáfrica desde ayer hasta el próximo 11 de julio, generará 2,700,000 toneladas de dióxido de carbono, el gas de efecto invernadero que más contribuye al calentamiento global. Esto representa ocho veces más C02 de lo que generó el pasado mundial en Alemania.

EL PROBLEMA

La génesis del problema se concentra en los vuelos internacionales que deben realizar los equipos para transportarse hasta la sede de la fiesta deportiva: Sudáfrica. El tráfico aéreo representa el 70% de las emisiones que generará la competencia.

Otro 18% de C02 es producido por el traslado de los futbolistas de una ciudad a otra para llegar a los estadios donde se darán los compromisos deportivos.

En este sentido, Sudáfrica tiene desventajas con relación a Alemania. El país asiático no tiene servicios de trenes ligeros. Los jugadores tendrán que transportarse en buses o aviones, lo que provoca consumo de combustible y más emisiones.

El restante 12% es atribuido al gasto de energía que tienen los hoteles por albergar a los jugadores y a los turistas.

ALTERNATIVAS VERDES

Para Randall Spalding-Fecher, uno de los autores de la investigación ambiental, las autoridades han hecho poco para mitigar las secuelas que dejará la competencia en el ambiente. Sin embargo, el gobierno central implementó proyectos de reforestación y ahorro de energía con el propósito de disminuir el problema y empresas privadas como Nike se unieron a este esfuerzo. Las camisetas de la marca Nike, que lucirán los equipos de Brasil, Portugal, Holanda y Estados Unidos, entre otros, fueron confeccionadas con botellas plásticas recicladas.

En total se reciclaron 13 millones de envases de los vertederos de Japón y Taiwán para fabricarlas, explicó a La Estrella Bruno García, dependiente de la Tienda Nike de Multiplaza.

García dijo que cada camiseta está hecha con ocho botellas plásticas. La iniciativa tiene doble función: por un lado, ayuda al planeta y por el otro, las camisetas son más frescas y secas, concluyó el vendedor.

Aunque, es muy probable que esto no sea suficiente para compensar el impacto ambiental que dejará la fiesta mundial del fútbol.