Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Planeta

Una araña ayuda a evitar la malaria

PANAMÁ. Insólito. La atracción de una araña saltarina por los calcetines usados y por comer mosquitos podría ser la clave que durante añ...

PANAMÁ. Insólito. La atracción de una araña saltarina por los calcetines usados y por comer mosquitos podría ser la clave que durante años científicos de diferentes partes del mundo han buscado para combatir la malaria, según una publicación del sitio electrónico de la ABC.es.

La Evarcha culicivora, que se encuentra en el este de África, es la aliada perfecto en la lucha contra esta enfermedad. ¿Por qué? Al arácnido le gusta el olor a sangre humana presente en el Anopheles gambiae, mosquito que transmite la malaria; sin embargo, no muerde a los humanos.

La especie, al igual que el insecto portador del virus de la malaria, se siente atraída por los calcetines usados, lo que permite el encuentro entre ambos y, por ende, el desenlace fatal del mosquito Anopheles gambie.

Un equipo científico de Reino Unido y Kenia considera que la depredadora podría llevarse a casa, sin contratiempos, para que acabe con los mosquitos. Los expertos piensan que al reducirse la población de los insectos que se alimentan de sangre humana también se reducirán los casos de esta enfermedad.

Fiona Cross, de la Universidad de Canterbury, que junto a Robert Jackson, del Centro Internacional de Fisiología y Ecología del Insecto en Kenia, son los tutores del estudio, dijo a la BBC Mundo que la araña es un remedio gratuito de la naturaleza. Los animales se hallan en la hierbas altas próximas a las casas o a los edificios. La científica está convencida de que los humanos tienen que darle la bienvenida a sus viviendas como un método de prevención de la malaria.

Para Cross, ahora que se conoce que a esta araña le gusta alimentarse con este tipo de mosquito, el paso siguiente es conocerla más a fin de descubrir cómo atraerlas hasta dentro de las viviendas.

EL ESTUDIO

A través de un experimento, Croos y Jackson comprobaron que el olor a sangre humana resultaba atractivo para la Evarcha culicivora. Colocaron arañas de prueba en recipientes distintos. Luego bombearon dos tipos de aire: uno proveniente de un calcetín limpio y otro de uno desgastado y con mal olor.

Las arañas que estaban en el recipiente con aire con olor a medias limpias salieron con rapidez. En tanto, las que estaban expuestas al aire de calcetines usados permanecieron mucho más tiempo en este lugar.

Para los científicos, esto indicó la atracción de los animales por los calcetines usados y por la sangre humana.