Temas Especiales

26 de Oct de 2020

Planeta

Bahía de Limón, más contaminada que nunca

PANAMÁ. Las costas de la bahía de Limón, en la provincia de Colón, continúan contaminadas tres meses después que un considerable derrame...

PANAMÁ. Las costas de la bahía de Limón, en la provincia de Colón, continúan contaminadas tres meses después que un considerable derrame de combustible procedente de la embarcación ‘Agamenón’ impactara la zona.

Tras el accidente, ocurrido el 26 de enero de 2011, una gran extensión de arrecifes de corales y manglares quedó afectada. Una visita de imprevisto comprobó que el área aún no ha sido saneada. Muy por el contrario, el paso del tiempo y el calor del sol de la estación seca agravan la situación. El combustible se encuentra impregnado en los arrecifes y en las raíces de los manglares.

A pesar de lo anterior, la playa continúa siendo visitada por bañistas que desconocen que está contaminada con hidrocarburos. Incluso se observa a las personas practicando buceo y pescando a la orilla de la playa. Alfredo Lanuza, biólogo del Smithsonian (STRI, por sus siglas en inglés), aseguró que la situación podría acarrear daños en la salud de las personas que realizan este tipo de actividades. Si se bañan en estas aguas, el hidrocarburo podría adherirse a la piel y si se ingieren peces contaminados, la salud podría verse afectada.

Lo más lamentable es que los bañistas ni siquiera lo sospechan. A uno de ellos que se resguardaba bajo la sombra de los manglares contaminados se le preguntó si sabía que la mancha negra era combustible, a lo que respondió, pidiendo reserva de su identidad, que ‘le llamó mucho la atención el color negro, pero no sabía que se trataba de búnker’.

El desastre fue hecho público por La Estrella hace más de noventa días; sin embargo, hoy todavía se percibe el olor a combustible.

Se observa, además, que el buque ‘Agamenón’ que tras voltearse provocó el accidente permanece igual, frente a la base del SENAN, rodeado de un barrera de protección que evita que más combustible se esparza al mar.

Abraham Martínez, de Contaminación de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP), dijo que el proceso de limpieza por tierra comenzó hace dos meses. Pero parece no haber funcionado porque el búnker continúa pegado a las costas y arrecifes. Pese a ello, Martínez aseguró que la entidad le ha dado seguimiento a la operación.

El funcionario agregó que en el mes de agosto se aplicará nuevamente el producto biodegrable de limpieza y si esta vez no funciona, habrá que cambiarlo.

MÁS CONTAMINACIÓN

Hoy, la AMP realizará una inspección en las costas de la bahía para determinar la efectividad que tuvo el producto con la primera imposición.

Pero, este no es el único problema que enfrenta la bahía de Limón. Sumado a la contaminación por hidrocarburo, una gran cantidad de desechos plásticos y vidrios se ha acumulado con el paso del tiempo, debido a la falta de conciencia de los bañistas que arrojan los envases de alimentos y bebidas en esta zona.

OTRO PELIGRO

Pero lo más grave en este momento es el peligro que representa el carguero ‘Rampage’. Y es que el casco de esta embarcación —que se encuentra anclada en las aguas de la bahía de Limón— ha sido atacado por la corrosión. Esto ha provocado que casi la totalidad del casco haya sido destruido, lo que podría causar otro derrame de igual o mayor magnitud que el anterior, que terminaría contaminado aún más la zona y afectaría la fauna y flora marina y terrestre.

De acuerdo con detalles que se desprenden de un informe técnico realizado por la AMP, a través del Departamento de Prevención y Control de la Contaminación de Puertos y Medio Ambiente, los dos pisos de esta embarcación se encuentran inundados por aceite e hidrocarburo.

De registrarse un derrame de hidrocarburo en la bahía colonense, no solo afectará el medio ambiente marino, sino también el tráfico marítimo por el Canal de Panamá, al tiempo que se advierte que también representan peligro las naves ‘Ani I’ y ‘ Perseus V’, las cuales se encuentran fondeadas en esta misma bahía.

Este informe técnico fue dirigido al subcomisionado Edgar Pino, del Servicio Nacional Aeronaval en la provincia de Colón, ubicado en el sector de Sherman.

La bahía de Limón sufrió serios daños en su ecosistema tras el derrame de hidrocarburo de enero pasado. Las amenazas a su ambiente marino persisten. La presencia de tres embarcaciones ancladas en esta zona amenaza con causar otro desastre ecológico en el área atlántica.