Temas Especiales

25 de May de 2022

Planeta

Filipinas: 650 muertos y casi un millar desaparecidos

PANAMÁ. La tormenta tropical ‘Washi’ dejó luto y dolor a su paso por Filipinas. Hasta el domingo había 650 víctimas y 800 desaparecidos,...

PANAMÁ. La tormenta tropical ‘Washi’ dejó luto y dolor a su paso por Filipinas. Hasta el domingo había 650 víctimas y 800 desaparecidos, sin embargo, se esperaba que la cifra aumentará con el avance de las operaciones de rescate.

Las personas fallecieron ahogadas excepto cinco mineros que perdieron la vida tras una avalancha de tierra. El tifón provoco copiosas lluvias que provocaron inundaciones hasta de un metro de altura en las zonas.

Las inundaciones se registraron de forma muy rápida. Mientras la gente del pueblo dormía, el agua alcanzó un metro de altura en tan sólo una hora. La gente corría hacía los techos, otros se alejaron de sus hogares y otros simplemente fueron arrastrados por las corrientes. La televisión difundió dramáticas imágenes de una familia escapando por una ventana de su vivienda invadida por el agua y socorristas con chalecos naranjas ayudando a los sobrevivientes a ponerse a cubierto. Las riadas desmantelaron chamizos y chabolas, anegaron edificios de cemento y arrastraron coches, motos y toneladas de basura, de acuerdo a la agencia de noticias EFE.

La tormenta acompañada por ráfagas de viento de hasta 75 km/h, también azotó la isla de Negros en donde 35 personas murieron ahogadas, indicaron a la AFP los servicios de protección civil.

ESTADO DE CALAMIDAD

El presidente Benigno Aquino expresó su preocupación por la tragedia y ordenó a las agencias del gobierno establecer un mapeo de las zonas más vulnerables a las inundaciones. Tras la gravedad del desastre natural de Filipinas, el gobierno declaró el estado de calamidad. Había regiones sin electricidad y los vuelos habían sido suspendidos.

La magnitud del desastre ha sido señalada como peor que Ondoy, una tormenta que en el 2009 inundó la capital Manila, provocando la muerte de cientos de personas.

Mientras tanto los soldados del ejército hacían todo lo posible para recuperar los cuerpos que habían sido arrastrados por el mar. Una división armada, formada por unos 10.000 soldados, y tres helicópteros colaboran en las operaciones de rescate en Cagayan de Oro y una segunda división está desplegada en Iligan con el mismo cometido, según AFP Y Reuters.

LOS DAÑOS

Hasta ahora se desconoce a cuanto podrían ascender las pérdidas en infraestructuras y cosechas. Un promedio de 20 tifones azota a Filipinas a menudo causando numerosas muertes y destrucción. El papa Benedicto XVI declaró en Roma que oraba ‘por las víctimas, muchas de las cuales son niños, por las personas que quedaron sin hogar y por los numerosos desaparecidos’ en este país.