Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Planeta

Peligro letal escondido bajo las piedras y en los huecos

PANAMÁ. Un libro de los investigadores Hildaura Patiño, de la Universidad de Panamá (UP); y de Roberto Miranda, del Instituto Conmemorat...

PANAMÁ. Un libro de los investigadores Hildaura Patiño, de la Universidad de Panamá (UP); y de Roberto Miranda, del Instituto Conmemorativo Gorgas (ICGES), revela que en Panamá hay dos especies de escorpiones muy peligrosas. Se trata del Ityus cerroazul Lourenço y Tityus pachyurus Pocock, que son capaces de matar a una persona en dos horas. Para colmo, no existe un antídoto efectivo al 100 por ciento para contrarrestar las picadura de estos insectos letales.

La investigación de los científicos revela que el país tiene una incidencia muy alta de picaduras de escorpiones. Está en el segundo puesto en Latinoamérica. Tiene una tasa de 72 casos por cada 100 mil habitantes. El país solo es superado por México, con 230 casos por cada 100 mil habitantes.

Aunado a esto, datos de la Dirección de Estadística y Censo de la Contraloría General de la República afirman que hubo 30 defunciones por picaduras de escorpiones entre el 2001 y 2009. La mayoría de los casos se registraron en la provincia de Coclé y en la comarca Ngöbe Bugle.

La pregunta del millón es, ¿son los alacranes una amenaza para los panameños? Todo indica que sí.

UN VENENO MORTAL

La picadura de un escorpión es muy potente. Tanto así que es comparada con la de una serpiente X. En una mordedura este reptil logra inyectar mililitros de veneno, mientras que un escorpión microlitros (la millonésima parte de un litro); es decir, unas mil veces menos que una serpiente, pero esta cantidad es suficiente para acabar con la vida de un niño de un poco más de 40 libras.

RECOMENDACIONES

La toxina letal de los escorpiones se mantiene reservada en el último segmento de la cola y es disparada a través de un aguijón. El veneno es fabricado como un mecanismo de defensa contra sus depredadores o para paralizar a las presas que forman parte de su dieta. Sin embargo, un humano puede ser la víctima al cruzarse involuntariamente con un escorpión, los cuales habitan más en áreas rurales.

El libro presenta las especies de escorpiones en el país y su historia natural, además de que aporta ideas para el control y prevención de las picaduras de escorpiones.

MEDIDAS

Entre las medidas para mantener las viviendas libres de estos insectos menciona evitar la acumulación de hojas secas y basura donde los insectos puedan refugiarse. Colocar la basura en recipientes cerrados, eliminar fuentes de alimentos de los alacranes: como grillos, cucarachas y arañas y preservar los enemigos naturales de los escorpiones, como las aves nocturnas, entre otras recomendaciones.

En caso de picaduras se advierte no colocar torniquetes ni sustancias en el área afectada.