Temas Especiales

16 de Jan de 2021

Planeta

Sed y hambruna, agonía del planeta

PANAMÁ. ¿Está consciente de cómo el agua afecta la seguridad alimentaria? Esta interrogante invita a reflexionar a la población en un dí...

PANAMÁ. ¿Está consciente de cómo el agua afecta la seguridad alimentaria? Esta interrogante invita a reflexionar a la población en un día como hoy, en que por los últimos 19 años venimos conmemorando el Día Mundial del Agua, cuyo tema gira en torno al vínculo entre el vital líquido y la seguridad alimentaria y su explícito eslogan reza: ‘El Mundo tiene sed, porque tenemos hambre’.

Por muy increíble que parezca, todavía persisten personas en Panamá, y en otras naciones hasta del primer mundo, que despilfarran y contaminan tanto agua como alimentos, evidenciando su poco compromiso con las presentes y futuras generaciones.

Es alarmante conocer que al año, 1,300 millones de toneladas de alimentos se desperdician a nivel mundial –según un estudio realizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)— lo que equivale a la producción total de comida en África Subsahariana. Igual de espeluznante es enterarse que para producir una simple hamburguesa se requieren unos 2,400 litros de agua, sólo en las dos rebanadas de pan se están yendo ya 80 litros y otros 50 litros más si le ponemos una rebanada de queso amarillo. Estos cálculos sobre cuánta agua se utiliza para la producción de lo que comemos, es lo que se conoce como la teoría del agua virtual, esbozada por el académico inglés John Anthony Allan, en la cual se suma el uso del agua en todas las etapas de la cadena de producción y servicio, tales como —en el caso de las carnes— el agua para el pasto que se come la vaca, el agua que toma la misma vaca, el transporte y hasta el empacado.

BATALLA DEL CONSUMISMO

Entonces el dilema es: ¿cómo haremos para enfrentar la demanda de agua, preservar el preciado líquido, garantizar el acceso y abastecimiento de las futuras generaciones y a la vez poder producir los alimentos necesarios para satisfacer la demanda mundial, que se estima alcanzará los 9,000 millones de personas en el año 2050?

Tan solo la semana pasada, miles de personas se congregaron en Marsella, Francia, en el Sexto Foro Mundial del Agua que buscaba convencer a los líderes mundiales de incluir el agua en la agenda internacional, a fin de que el tema sea abordado como un problema global.

Al menos en Panamá solíamos creer que el agua era infinita. Pero las sequías naturales, como las ocasionadas por el Fenómeno del Niño y las sequías ‘fabricadas’, como la provocada por los daños en las plantas potabilizadora de agua, nos sacaron de nuestro idílico preconcepto de que en Panamá tenemos agua de calidad para rato.

Algunos síntomas positivos de que al menos en nuestro país se están adoptando medidas para la preservación y producción de agua, fue la reciente creación del Plan Nacional de Gestión Integrada de Recursos Hídricos, dirigido hacia el aprovechamiento sostenible del agua, maximizando su función social, económica y, por supuesto, ambiental. Esto es apenas el inicio de una tarea que deber empezar desde casa. Hoy como tributo al agua, tómese un gran trago, disfrútelo y agradezca a la madre naturaleza por regalarnos tan perfecto líquido.