06 de Oct de 2022

Planeta

Los secretos del puercoespín

PANAMÁ. Las espinas que tiene el puercoespín en su cuerpo serán útiles para algo más que defenderse de sus depredadores. Serán modelos ú...

PANAMÁ. Las espinas que tiene el puercoespín en su cuerpo serán útiles para algo más que defenderse de sus depredadores. Serán modelos útiles para que los científicos creen agujas médicas más resistentes y efectivas.

Los animalitos están dotados de cerca de 30 mil espinas en sus espaldas. La facilidad con que las púas logran ingresar en el cuerpo humano despertaron la curiosidad de un grupo de científicos del Instituto de Tecnología de Massachusetts. Al estudiarla les sorprendió cómo los pinchos orientados hacia atrás, que tienen una punta cónica negra, reducen la fuerza de penetración y maximizan el poder de permanencia.

‘Nos sorprendió que nadie hubiera reportado anteriormente la fuerza que se requiere para remover las púas del tejido’, dijo Jeffrey Karp, del Hospital Brigham and Women de Boston y a Robert Langer del Instituto de Tecnología de Massachusetts,

‘Pero aún más nos sorprendió encontrar que no sólo los pinchos posicionados hacia atrás dificultan que se remueva la púa, sino que a su vez reducen la fuerza de penetración’, afirmó, en un publicación de la BBC Mundo.

Este es el primer sistema de alta ingeniería que posee una funcionalidad dual de polos opuestos, explicó el científico a la publicación de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, Proceedings of the National Academy of Sciences.

Pero lo más interesante es que el modelo podría ayudar a crear equipos médicos. Podría servir para fabricar ‘pinchos degradables’ o que se hinchan para permitir una fácil penetración y remoción en las agujas’.

LAS PRUEBAS

Para llegar a esta conclusión los investigadores observaron las espinas en el microscopio. Utilizaron un tinte flourescente para resaltar las estructuras de las células y así observaron los pinchos diminutos en la punta negra de las púas.

Los científicos usaron púas naturales y réplicas sintéticas para perforar tejidos para saber como funcionaban las espinas del puercoespín. El equipo encontró que con pinchos o sin pichos las púas ingresaban. Pero requieren entre 60 y 70% menos fuerza para penetrar el tejido muscular que cuando tiene los pinchos. Interesante pensaron los científicos. Y ahora este descubrimiento quieren aplicarlos a los productos médicos.