Temas Especiales

16 de Apr de 2021

Planeta

Tráfico de cocobolo no se detiene

PANAMÁ. A pesar de las normas establecidas por la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) que regulan la extracción y el comercio ilegal ...

PANAMÁ. A pesar de las normas establecidas por la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) que regulan la extracción y el comercio ilegal del árbol cocobolo (Dalbergia retusa y Dalbergia darienensis), la actividad se sigue dando.

A finales del mes de enero, la institución realizó el decomiso de 37 tucas de este árbol, en Colón. ‘Las tucas fueron encontradas en dos contenedores que iban con destino al exterior’, reveló una fuente de la institución.

La madera estuvo retenida en los contenedores (HLXU-8275686 y HLXU-6514919) en puerto Manzanillo, el 21 de enero de 2013, y trasladada a la reserva ecológica Paisaje protegido de Isla Galeta, el pasado 18 de febrero, para que funcionarios de la ANAM efectuaran las medidas del volumen de madera extraída. El ingeniero forestal César Conté estimó que el decomiso que se realizó hace un volumen total de 41.52 metros cúbicos de madera.

Esta cantidad de materia prima representa una considerable suma de dinero para los explotadores de cocobolo que, vale la pena recordar, es una especie protegida. En el mercado local, tiene un precio aproximado de 5 dólares el pie, mientras que en el mercado internacional, por ejemplo en China, ‘el costo es exorbitante. Es un fenómeno, por eso la gente está empeñada en talar estos árboles’, señala la fuente. ‘En China vale cuatro veces más’, dijo el ingeniero Juan Guerrero, jefe de Gestión Integrada de Recursos Hídricos de la Región Metropolitana de ANAM, en una nota publicada por este diario, tras un decomiso de tucas que se efectuó el año pasado.

En total, las tucas decomisadas pueden tener un costo aproximado de $450 mil dólares en el mercado internacional.

En este caso, será la Ley Forestal que determine las sanciones y medidas a tomar para los implicados.