Temas Especiales

06 de Feb de 2023

Planeta

La historia detrás de los perros

PANAMÁ. La relación entre los humanos y los perros siempre ha sido muy estrecha. No sólo han servido de compañeros y guardianes sino tam...

PANAMÁ. La relación entre los humanos y los perros siempre ha sido muy estrecha. No sólo han servido de compañeros y guardianes sino también como alimento. ¿Cómo se dispersaron por América?

Cuando el hombre se fue esparciendo por tierras americanas no estaba solo: los perros los acompañaban. Ellos fueron claves para que el hombre sobreviviera mientras avanzaba por toda la región. Pero su importancia ha ido cambiando con los años.

Sus dientes han servido desde amuletos en el cuello de los nativos hasta para hacer delantales y ornamentos que eran enterrados juntos a los difuntos de las sociedades más selectivas.

Era tan fuerte el vínculo entre el hombre y el animal que se iban juntos al más allá. Se han registrado perros enterrados junto a difuntos. Para Raúl Valadez Azúa, de la Universidad Nacional Autónoma de México, esto se hacía para procurar que ‘el muerto se fuera de la mejor manera posible’.

Pero hay más. El can también ha servido de alimento. Su carne se incluía en la dieta de algunas tribus de México. Los primeros pobladores de Panamá también tenían una cultura asociada a este animal.. Los caciques lucían collares y delantales hechos con cientos de dientes de perros. ‘Eran muy estimados’, considera Kelsey Witt, estudiante de doctorado de la Universidad de Ilinois, EE UU, que lidera una investigación sobre el perro, en el Smithsonian en Panamá.

Su trabajo ha determinado que eran usados en la cacería. Sus amos los intercambiaban con otros. El canje de perros se daba desde Nicaragua hasta Colombia.

En la mayoría de las culturas antiguas estaba presente el vínculo entre el perro y el hombre. Incluso se llegó a afirmar que era el único animal que hacía la diferencia entre la vida y la muerte.

Con la llegada de los españoles a América este concepto dio un nuevo giro. La ideología occidental estaba sustentada en que Dios creo al hombre a su imagen y semejanza. Partiendo de ese principio toda las demás cosas debían estar a su servicio. Desde allí, el perro tuvo una nueva identidad: la de un animal de ‘asistencia’.

DISPERSIÓN

¿Cómo llegaron a América? Witt quiere determinar cómo se esparcieron. Para hacerlo está siguiendo el rastro del ADN de perros pre-europeos desde Siberia hasta América. En Panamá trabajará con fósiles de dientes y un hueso de hasta seis mil años desenterrado en la ciudad por científicos del Smithsonian.

Entre las hipótesis que se plantea Witt está determinar si los caninos se dispersaron desde el Sur hasta el Norte de América. También quiere saber si los perros de Panamá eran descendientes directos de los primeros que llegaron hasta América. ‘Los perros fueron elementos obviamente valorados en el sistema semiótico regional’, dice Richard Cooke, científico del Smithsonian.

LA EVOLUCIÓN

Los perros llegaron a América hace 12 mil años, cuando llegaron los primeros hombres. Los primeros ejemplares que llegaron al continente eran parecidos a los que hay hoy en México, y que son conocidos como ‘perros comunes’, afirmó Azúa, ‘Su variabilidad no ha sido radical’, recalcó el científico, de la Universidad Nacional Autónoma.