Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Planeta

Activistas, en pie de guerra, en defensa del humedal

PANAMÁ. La destrucción de la bahía de Panamá no se detiene. Se siguen talando manglares y haciendo rellenos para dar paso a la construcc...

PANAMÁ. La destrucción de la bahía de Panamá no se detiene. Se siguen talando manglares y haciendo rellenos para dar paso a la construcción de proyectos inmobiliarios, sin medir las consecuencias. Sumado a esto se produjo un incendio que daño a una ciénaga, dijo Zuleika Pinzón, directora ejecutiva de la Fundación MarViva, quien no descarta la posibilidad de que fuese provocado.

El fuego fue denunciado por la organización ambiental Wesltland Internacional. El sitio era refugio de aves acuáticas, incluso de especies migratorias, por lo que amerita una investigación para determinar el impacto en la biodiversidad, señaló activista de MarViva.

La tala, quema y rellenos de construcción han sido calificados como un ‘crimen’, por el riesgo que produce el desarrollo de proyectos sin los adecuados Estudios de Impacto Ambiental (EIA), denunció Alida Spadafora, directora ejecutiva de la Asociación para la Conservación Nacional de la Naturaleza (ANCON), a la Agencia de Noticias Xinhua.

Rosabel Miró, directora ejecutiva de la Sociedad Audubon de Panamá, advirtió que los rellenos para la edificación de proyectos residenciales de lujo, bodegas y otras propuestas, está incrementando el riesgo de graves inundaciones, como las que ocurrieron antes en Colón y en el sector de La Chorrera, al oeste de la capital panameña. ‘Es cuestión de tiempo para que ocurra algo similar a lo que pasó en otros lugares del país’, subrayó la ambientalista al describir la urgencia de actuar.

AFECTADOS

La directora ejecutiva de ANCON agregó que el desarrollo en el humedal ‘está poniendo en peligro al país, principalmente las zonas de Juan Díaz y Tocumen, donde medio millón de personas pueden verse afectadas’.

Los manglares son una barrera protectora contra las fuertes lluvias que absorven el agua e impide que llegue hasta las comunidades aledañas a la bahía. Si se destruyen, cuando llueva con fuerza, podrían darse inundaciones en zonas residenciales que producto de los rellenos están quedando en un nivel muy bajo.

Incluso, se prevé que la destrucción de los manglares puede poner en peligro la estructura del Corredor Sur y el Aeropuerto Internacional de Tocumen, advirtieron los ambientalistas.

TIERRAS TITULADAS

Los activistas ecológicos trajeron al tapete un viejo problema, sin solución. Se trata de las tierras tituladas a particulares en el humedal, advirtiendo que existen lugares en el mundo en los que estas zonas son intocables.

Miró aseguró que el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot) utiliza la figura de esquemas de ordenamiento territorial para cambiar el uso de suelos, a pesar de que existe un área protegida, para aprobar proyectos comerciales y residenciales.

Spadafora se quejó de la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) de no actuar frente a lo que se está haciendo, y pidió al presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, intervenir para detener la destrucción que se está dando en la bahía de Panamá, y que los responsables financien la restauración de estas áreas.

La Estrella quiso conocer la postura de Silvano Vergara, director de ANAM, sobre la denuncia de los ambientalistas, pero su teléfono celular estaba apagado. hasta el momento de redactar esta nota.

Las advertencias de la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ANCON), Mar Viva, Sociedad Audubon, Conservación Internacional —sobre la destrucción de la bahía de Panamá— se produjo durante una gira a tres sitios distintos del humedal, el día de ayer. El recorrido es parte de la estrategia que intenta concienciar a las autoridades y a la sociedad sobre la importancia de conservar este ecosistema.

El Plan Metropolitano contempla que el humedal debe usarse como reserva ecológica, porque lo que ‘no debe ser habitable’, afirmó Miró.