Temas Especiales

29 de Ene de 2023

Planeta

Especies invasoras afectan la salud y el ambiente

PANAMÁ. Hoy es el Día de la Tierra y se hace necesario mencionar el impacto negativo que las especies invasoras pueden provocar en el me...

PANAMÁ. Hoy es el Día de la Tierra y se hace necesario mencionar el impacto negativo que las especies invasoras pueden provocar en el medio ambiente. Animales, plantas, microbios y virus exóticos son una amenaza no sólo para los ecosistemas, sino también para la salud y para la economía.

Los animales exóticos son considerados uno de los causantes de la extinción de las especies nativas. El riesgo consiste en que, muchas veces, son capaces de desplazar a las nativas de su hábitat, ya que son más agresivos en su lucha por conquistar territorios. También se pueden mezclar con las especies propias, lo que hace que éstas pierdan sus elementos genéticos originales y únicos.

‘A nivel mundial se reconoce que el problema de las especies exóticas invasoras es la segunda causa mundial de pérdida de la biodiversidad’, reconoce Darío Luque, de la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM).

Además, estos animales causan cambios en la cadena alimenticia y la posible transmisión de enfermedades. ‘Un número creciente de casos de especies invasoras puede causar incluso daños en la salud humana y en la sociedad’, señala un informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA, por sus siglas en inglés).

Uno de los efectos más peligrosos es, precisamente, que sean portadoras de enfermedades y virus, como la fiebre amarilla y la fiebre de chikungunya, que es transmitida por el mosquito tigre, que es originario del sudeste de Asia y se ha desplazado por casi todo el mundo. A este insecto se le vincula con unas 20 enfermedades más.

En las últimas décadas, el aumento del comercio y el turismo puede haber dado lugar a un número creciente de especies exóticas. Un caso muy particular es el de la proliferación de negocios de venta de mascotas exóticas. De acuerdo con Luque ahora ‘hay más tiendas’ que traen ‘diversas especies exóticas’ y la gente las compra. ‘Cuando son pequeños, son animalitos graciosos, pero cuando van creciendo ya no son agradables para los dueños, y ya no desean tenerlos; entonces, en un gesto de ‘humanidad’ los sueltan o liberan en algún río o quebrada, lo cual es un riesgo potencial para la biodiversidad nativa’. En otros casos como ‘las tortugas, arañas, escorpiones, culebras y diversas especies de aves exóticas tienden a escaparse’.

CAMBIO CLIMÁTICO

El cambio climático también juega un papel importante en la proliferación de las especies no nativas. Por ejemplo, con la reducción de los hielos polares, por el aumento de la temperatura, muchos peces no se adaptan a los cambios en las aguas y migran a hábitats más favorables, que no son los suyos propiamente.

Las especies exóticas invasoras aumentan su presión sobre el mundo natural, afirmó Jacqueline McGlade, directora ejecutiva del EEA.

En Europa, por ejemplo, se estima que hay más de 10 mil especies exóticas y, al menos, el 15% de ellas tienen un impacto ecológico o económico negativo. Sin embargo, otras especies no autóctonas –por ejemplo, algunos cultivos alimentarios– pueden traer grandes beneficios, dice una nota que se publica en el sitio web www.neomundo.com.ar, relacionada con la investigación, del proyecto europeo DAISIE (Delivering Alien Invasive Species Inventories for Europe).

Entre las cien especies más dañinas en el mundo se encuentran: el mosquito tigre (Aedes albopictus), el mosquito de la malaria (Anopheles quadrimaculatus), el cangrejo rojo o americano (Procambarus clarkii), el mejillón cebra (Dreissena polymorpha) y el caracol gigante africano (Achatina fulica), por mencionar algunos.

CASOS RECIENTES

En Estados Unidos, Florida, en estos momentos se encuentra en alerta por la multiplicación masiva de especies invasivas de África, en este caso se trata de caracoles gigantes (Achatina fulica). La vocera del gobierno de Florida, Denis Feiber, dijo que se han capturado mil caracoles por semana y ahora se vienen más, pues se encuentran en plena temporada de hibernación y encontraron en esta zona de los Estados Unidos, la mejor para ‘acampar’, publican portales de internet.

Mientras que en Panamá no hay un número específico de especies invasoras. ‘Hacen falta más investigaciones y estudios’ para determinarlo, señaló Luque, quien recalca que en este tema ‘es importantísima la educación, la concientización y la participación pública’.

El caso más reciente de una especie invasora encontrada en los ecosistemas acuáticos de Panamá fue el pez león (Scorpaenidae), cuyo avistamiento se reportó en Bocas del Toro y en Guna Yala, hace años. Y ha llegado hasta las costas de Colón.

INICIATIVAS

Los daños y gastos generados por las especies invasoras son enormes, según estiman los expertos. En Europa se estima que producen pérdidas por más de $ 15 mil millones al año.

Las especies no nativas se reproducen sin control y suelen acabar con otras. Los ejemplos abundan: conejos en Australia, plantas invasivas en Estados Unidos, la palomilla de nopal en México, hormigas en Hawái, pinos en Sudáfrica, ácaros de la miel en Nueva Zelanda, camalotes y cangrejos en España, caracoles en los arrozales de Filipinas, serpientes en Guam, arbustos y ratas en las islas Galápagos, retamos espinosos y truchas en Colombia, tilapias en Belice, Costa Rica y Panamá, y las percas del Nilo en el Lago Victoria.

Para prevenir y mitigar los efectos negativos causados por la presencia de las epecies no nativas, actualmente, se llevan a cabo iniciativas internacionales y locales. En Panamá, por ejemplo, la ANAM cuenta con la Ley 24 de 7 de junio de 1995 que establece la Legislación de Vida Silvestre, ‘en donde se definen una serie de requisitos de información para introducir una especie foránea’, comenta el representante de ANAM. Pero reconoce que hace falta mucho más. ‘Hay que avanzar las coordinaciones con otras instituciones, y otros sectores, entre otros, Aduanas, MIDA, MINSA’, que ‘por muchos años, históricamente han introducido semillas de diversos pastos, pastos mejorados’, expresa Luque, reconociendo que ‘falta más capacitación y personal para atender este tema.