Temas Especiales

26 de Oct de 2020

Planeta

Cien millones de víctimas en 2013

Las tormentas y las inundaciones fueron los eventos de la naturaleza que más afectados dejaron el año pasado, revela la Cruz Roja Int.

Cien millones de víctimas en 2013
El tifón Haiyan fue el fenómeno natural que más víctimas dejó el año pasado.

En medio de la celebración del Día Internacional para la Reducción de los Desastres, esta semana, la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), la mayor organización humanitaria del mundo, reveló que éstos dejaron casi cien mil víctimas, en todo el mundo, entre fallecidos, heridos y damnificados.

El dato se desprende del Informe Mundial anual sobre Desastres 2014 que cuelga en el sitio web http://www.ifrc.org e incluye situaciones por terremotos, inundaciones, tormentas, sequías y actividades humanas o desastres tecnológicos. Sin embargo, de éstos los que más se dieron y más víctimas dejaron el año pasado fueron las inundaciones y las tormentas.

Las estadísticas indican que la inundaciones suponen un 44% de las muertes totales en este período, mientras que las tormentas fueron causantes del 41% de víctimas.

En documento destaca, además, que los desastres naturales más graves de este tipo fueron el tifón Haiyan (Filipinas) y el ciclón Phailin (India, Tailandia y Birmania), que afectaron a 16 millones y 13 millones de personas, respectivamente.

En tanto que las muertes provocadas por las actividades humanas o desastres tecnológicos fue de un 26%, un porcentaje inferior a la media de la última década: 6 mil 711 frente a 7 mil 594. Unas 883 muertes menos que el año anterior (2012). De éstos, el desastre que dejó el mayor número de fallecidos fue el ocurrido en la fábrica textil de Bangladesh, al sur de Asia, que cobró la vida de unas mil 127 personas, en su mayoría trabajadores.

Los muertos por desastres tecnológicos son accidentes en los que interviene sustancias químicas o equipos peligrosos que causan daños al medio ambiente, la salud, los factores socioeconómicos y las infraestructuras.

Además de la pérdida de vidas humanas, los desastres naturales generan pérdidas económicas. Las del año pasado rondaron los $118 mil 600 millones, el cuarto nivel más bajo en una década. Sin embargo, entre los más costosos estuvieron el tifón de Filipinas, que causó pérdidas económicas por $10 mil millones, mientras que las inundaciones en Alemania representaron $3 mil millones.

Esta es la primera vez que el informe se centra en la influencia de la cultura y la forma en que las personas actúan con respecto a los riesgos, señalando que los programas de prevención de riesgos y de recuperación son menos efectivos cuando no se toma en cuenta la influencia de la cultura (creencias) en la relación de la gente con el riesgo.

Por otro lado, aboga por nuevas estrategias que contribuyan a mejorar la forma de pensar, de comportarse y de actuar de las personas ante los riesgos de la naturaleza, puesto que existen millones de personas que continúan viviendo en lugares peligrosos como: laderas de volcanes, zonas de fallas sísmicas y costas expuestas a tormentas y tsunamis, en estos tiempos en que los efectos del cambio climático aumentan, así como la frecuencia y la gravedad de los peligros naturales.