Temas Especiales

21 de May de 2022

Planeta

Inician negociación para enfrentar el cambio climático

La cita se desarrolla del 2 al 12 de diciembre y tiene como objetivo crear el borrador de un acuerdo para reducir las emisiones de gases

Inician negociación para enfrentar el cambio climático
El presidente de la COP20, Manuel Pulgar Vidal (3-Izq.), pronuncia un discurso en la apertura de la cumbre.

En medio de las intensas olas de calor, las subidas de los niveles del mar, el deshielo de los polos y de los altos niveles de contaminación que afectan a diversas regiones del mundo (a cada país de manera diferente), ayer, arrancó la vigésima Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP20), en Lima.

La cita mundial se realiza en el Cuartel General del Ejército de Perú del 2 al 12 de diciembre y contará con la participación de funcionarios, expertos, activistas, empresarios y jóvenes de casi doscientos países del mundo, incluyendo de la República de Panamá.

La reunión, que se repite anualmente desde 1994, tiene como objetivo avanzar en las negociaciones mundiales para frenar el calentamiento global y crear un borrador para lograr un acuerdo final a concretarse el próximo año (2015) en París, Francia, luego del fracaso en Copenhague hace cinco años ( COP 15 de 2009), donde China y Estados Unidos no llegaron a ningún acuerdo para reducir las emisiones de gases.

El nuevo tratado sustituirá al llamado Protocolo de Kyoto (vigente en aquel entonces), el cual solo cubría los niveles de emisión de los países industrializados, dejando de lado a los países en desarrollo que son cada vez más contaminantes del medio ambiente.

Ahora, la meta es cortar las emisiones de gas, especialmente las procedentes de la combustión de combustibles fósiles, consideradas fuente principal del del calentamiento global.

Manuel Pulgar Vidal, ministro de Ambiente de Perú y presidente de la COP20, dijo que ‘estamos seguros que esta conferencia será crucial para el mundo’.

Sin embargo, ‘este es un trabajo que requiere de la participación de todos, para el logro de nuestras metas en París’, agregó Kishan Kumarsingh, copresidente del grupo ad-hoc de Durban de las Naciones Unidas sobre cambio climático.

EL IMPACTO DEL CALENTAMIENTO GLOBAL

Según los expertos, entre 1983 a 2013 el planeta ha enfrentado cambios drásticos como consecuencia del fenómeno. Las emisiones de carbono han subido a 60%; los climas extremos en Estados Unidos se han elevado un 30%; el nivel del mar ha subido 7,5 centímetros (3 pulgadas); y las capas de hielo en Groenlandia y la Antártida han disminuido en 4,9 billones toneladas de hielo, informó la Administración Nacional de la Atmósfera y el Océano y la Universidad de Colorado.

En cuanto al aumento de los niveles de temperatura, Christiana Figueres, secretaria ejecutiva de la Convención de Cambio Climático de la ONU (UNFCCC), alertó durante el inicio de la cumbre que ‘este año (2014) será uno con las temperaturas más elevadas de la historia y las emisiones seguirán aumentando’, por ende ‘nece sitamos actuar de manera urgente y poner las bases en París para llegar a la neutralidad climática y lograr el desarrollo sostenible para todos’. ‘Es casi seguro que el 2014 sea el año más caluroso en 135 años de registros climáticos’, afirmó la NOAA.

Por su parte, Debby Sapir, director del Centro de Investigación de la Epidemiología de los Desastres, de Bélgica, que rastrea las catástrofes en el mundo admitió que ‘los climas extremos han aumentado visiblemente’, pero advirtió que ‘ no todos los incidentes climáticos pueden atribuirse al cambio climático provocado por los humanos’.

Al respecto, el científico Donald Wuebbles de la Universidad de Illinois dijo que los desastres climáticos (lluvias, terremotos, etc.) deben ser ‘mucho más temibles’, que el simple aumento de temperaturas, puesto que en los últimos 10 años (1983 a 1992) la cifra en el mundo ha subido de 147 a 306 desastres climáticos.

En tanto que Michael Oppenheimer, profesor de geociencia y asuntos internacionales en la Universidad de Princeton, señaló que lo anterior no es más que el efecto del daño que estamos haciendo a la Tierra. ‘En pocas palabras, estamos modificando el planeta y empezando a sentir las consecuencias’, advirtió.