Temas Especiales

20 de Apr de 2021

Planeta

Copernicus, el satélite que vigilará la tierra

El programa de observación de la Tierra es dirigido por la Comisión Europea en cooperación con la ESA

Copernicus, el satélite que vigilará la tierra
Los dos satélites Sentinel-2A y 2B tuvieron el costo de unos $397 millones.

Europa lanzará la madrugada de este martes, en la Guayana Francesa, el segundo satélite de su ambicioso programa de observación de la Tierra bautizado Copernicus.

El satélite óptico Sentinel-2A se utilizará para controlar tierras emergidas y costas, también permitirá analizar los terrenos, los cultivos y los bosques.

La información que recabe será útil para el medio ambiente, la agricultura y la seguridad civil.

LANZAMIENTO

Desde el poblado de Kourou (Guyana Francesa), la compañía francesa Arianespace lanzará el Sentinel-2A para la Comisión Europea, el día de lunes a las 22H51 (martes a las 01H51 GMT), con un cohete Vega.

El primer satélite de la familia Sentinel entró en órbita en abril de 2014, y su radar puntero le permite ver la superficie de la Tierra noche y día, incluso, cuando el cielo está nublado.

Sentinel-2 ‘está equipado con un instrumento multiespectral que ofrece varias ventajas', dijo François Spoto, responsable de proyecto en la Agencia Espacial Europea (ESA).

‘Destaca por la amplitud de su toma de vista (290 kilómetros), su extenso espectro de colores y su resolución (10 metros)', prosiguió.

El satélite ‘permitirá al programa Copernicus ver en color al ofrecer imágenes ópticas en el espectro de lo visible y del infrarrojo', explicó Airbus Defence & Space, su fabricante.

Dará una vuelta a la Tierra cada 100 minutos y observará cada 10 días la totalidad de las superficies emergidas, las grandes islas, las aguas interiores y costeras.

En mayo de 2016, cuando el satélite idéntico Sentinel-2B alcance su órbita, el plazo para ver todas las superficies emergidas caerá a cinco días.

MEJOR GESTIÓN AGRÍCOLA

Los Sentinel-2 ayudarán a llevar a cabo ‘una mejor gestión de la agricultura y de los bosques', asegura Spoto.

Estos permitirán saber si un suelo necesita agua o pesticidas, añadió.

La Comisión Europea dispondrá así de un ‘instrumento para comprobar la realidad de los cultivos', agregó el experto.

Los satélites darán indicaciones sobre la salud del dosel forestal, la parte alta de los bosques. También proporcionarán información valiosa para la seguridad civil al analizar la naturaleza de los suelos.

En caso de fuertes lluvias, por ejemplo, mostrarán el camino que sigue el agua y su velocidad de absorción por el suelo, lo cual permitirá emitir recomendaciones antes de urbanizar una zona. Resultarán, asimismo, útiles en caso de incendios y corrimientos de tierra.