Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Planeta

Compostaje comunitario para aprovechar los desechos orgánicos

Las autoridades municipales apuestan por el compostaje comunitario como una alternativa para aprovechar los desechos orgánicos

Compostaje comunitario para aprovechar los desechos orgánicos
Compostaje comunitario para aprovechar los desechos orgánicos

Las autoridades municipales apuestan por el compostaje comunitario como una alternativa para aprovechar los desechos orgánicos que se pierden por la inadecuada disposición de la basura.

El primer centro de acopio será instalado en el corregimiento de Bethania, anunció Alida Spadafora, directora del programa Basura Cero-Cambia Tu Barrio, durante su participación en el XI Simposio Internacional de Ambiente, que se llevó a cabo en Panamá a inicios de este mes de julio.

El centro de acopio de este proyecto piloto de compostaje de desechos orgánicos en Bethania tiene como finalidad poner en valor los desperdicios que todavía no se aprovechan en la ciudad y que, según datos del Municipio de Panamá, conforman casi la mitad de la basura que genera la ciudad capital.

‘El 45% de los desechos que se generan en el distrito capital son desechos orgánicos', dijo Spadafora, durante su reciente participación como expositora en panel ‘Oportunidades para la gestión de los residuos en Panamá'.

El compostaje comunitario es la gestión de los residuos orgánico biodegradables de un colectivo de gente (comunidad de vecinos, pueblo, etc.) con el fin de obtener un recurso valioso para su aplicación en jardinerías, como abono o incluso combustible o , explicó.

Esta iniciativa, permite, además, que puedan participar en el reciclaje de los residuos orgánicos aquellas personas que no pueden optar por el compostaje doméstico o no quieren tener un compostador individual.

El compostaje comunitario tiene como objetivo social fomentar la participación de la ciudadanía en iniciativas municipales de conservación ambiental, en este caso el reciclaje de todos los desechos para alcanzar el objetivo ‘basura cero'.

Durante el Simposio, Spadafora estuvo acompañada de otros expertos internacionales conocedores del tema, entre ellos Ricardo Valencia, director estratégico de la Iniciativa Regional para el Reciclaje Inclusivo (IRRI), quien durante su exposición reveló que la basura en América Latina está compuesta entre un 60% y un 70% por deshechos orgánicos y entre un 20% y 30 % por inorgánicos. De éstos porcentajes, en la región se recicla solo entre el 12% y 15 % del os desechos.

Reconoció que ese porcentaje de material que se recicla en la región ‘es impresionante' a pesar de que hasta hace algunos años las leyes en los países latinos ‘no favorecían el reciclaje y ‘la recuperación de ese material se hacía en condiciones de informalidad muy alta'.

Para impulsar el sector, Valencia destacó la necesidad de implementar sistemas de información, de mercados y de leyes que regulen la actividad. Y aplaudió que ‘en América Latina ya se está apoyando la instalación de sistemas de información y de observatorios de reciclaje'.

Para Valencia, la información es fundamental para gerenciar la política de reciclaje, para saber a quién hay que pagarle qué y con justicia, para saber cuáles políticas (de reciclaje) están teniendo éxito y cuáles están fracasando.

De igual modo, los países ya están tomando ‘acciones concretas' para su regulación. Nicaragua ya tiene una Ley, al igual que Costa Rica, mientras que Panamá trabaja en ello, enfatizó.

Basura Cero es un programa que desarrollará el Municipio de Panamá, a un plazo de 20 años, el cual se basa en una forma de gestión de los residuos sólidos y ahora orgánicos a nivel local, involucrando al gobierno municipal, las empresas y la sociedad civil, bajo un enfoque de responsabilidad compartida, pero diferenciada.