Temas Especiales

26 de Jan de 2021

Planeta

Declaran reserva natural la zona de Mar Chiquita, en Puerto Rico

Los terrenos de la Playa Mar Chiquita colindan con otros atractivos naturales, culturales y turísticos de gran importancia

Declaran reserva natural la zona de Mar Chiquita, en Puerto Rico
Reserva Natural Mar Chiquita, en Puerto Rico.

El gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, declaró reserva natural la zona playera de Mar Chiquita en Manatí, municipio de la costa norte de la isla caribeña.

García informó a través de un comunicado de que la orden firmada por García Padilla declara como política pública la preservación, restauración y conservación de la Reserva Natural Mar Chiquita, que pasará a ser administrada por el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales o por el Fideicomiso de Conservación.

La orden establece que en la región solo se podrán realizar actividades relacionadas con el ecoturismo y turismo de naturaleza, siempre y cuando las mismas no menoscaben la integridad natural de la zona.

El comunicado destaca que los terrenos de la Playa Mar Chiquita colindan con otros atractivos naturales, culturales y turísticos de gran importancia.

Por ello su designación como reserva natural creará un corredor para unir estos recursos ambientales de la costa norte de Puerto Rico y potenciar su desarrollo para actividades de ecoturismo.

La iniciativa se persigue prolongar el disfrute de los paisajes por los visitantes que pasan por la región, salvaguardando la integridad de los recursos naturales que en ella se encuentran.

‘Hoy declaramos reserva natural uno de los principales atractivos de Puerto Rico. El área donde ubica la Playa Mar Chiquita posee gran importancia cultural, turística y paisajista para todos los puertorriqueños', señaló durante el acto de firma de la orden García Padilla.

La región de Mar Chiquita está compuesta por acantilados, dunas, franjas de bosque, un área de manglar y áreas de pastoreo, además de 60 familias de flora.

En el área se ubican varias especies críticas y en peligro de extinción, protegidas por leyes locales y federales. Además, la región ha sido clasificada como suelo rústico y es parte del Área de Planificación Especial de la Zona Cársica.