Temas Especiales

29 de Oct de 2020

Planeta

Se inicia proceso para eliminar el mercurio

El Convenio de Minamata entró en vigencia este miércoles y los países firmantes tienen hasta el 2025 para erradicar el uso de esa sustancia

Se inicia proceso para eliminar el mercurio
Jorge Conte, impulsor en Panamá de la iniciativa para la erradicación del mercurio en el país.

Co n la entrada en vigor, este miércoles, del Convenio de Minamata, para el año 2025 Panamá y los demás países firmantes deberán haber eliminado el uso y la producción de lámparas con sodio y mercurio en sus ciudades, y transitar hacia la iluminación LED y haber adoptado una serie de medidas de conservación ambiental.

Como no es un país productor sino consumidor, Panamá deberá cambiar las luminarias fluorescentes con sodio y mercurio a lámparas LED. La medida se aplica al sector público y privado.

Así lo señaló Jorge Conte, cofundador de la Alianza Contaminación Cero y de la Misión Mercurio Cero, durante un evento de celebración de la entrada en vigencia del Convenio de Minamata.

Se estima que Panamá importa unos quince millones de lámparas fluorescentes al año, según datos de la Autoridad Nacional de Aduanas. De este total, solo el 20% se reemplaza anualmente.

De acuerdo con Conte, unos tres millones de lámparas fluorescentes, que impactan en el medio ambiente con unas dos o tres toneladas de mercurio, deben ser descartadas a nivel nacional anualmente, pero solo 30,000 (1%) están siendo tratadas adecuadamente.

‘Estamos tarde en el cambio de las lámparas de la iluminación pública a LED; ahora mismo en términos generales, es un poco cara y solamente las empresas grandes las están utilizando', dijo.

Conte apuntó que además de la eliminación de lámparas fluorescentes, el Acuerdo establece la eliminación de algunos tipos de baterías y pilas, desechos hospitalarios, termómetros, entre otros que contienen la sustancia contaminante.

El Convenio de Minamata también incluye el tratamiento final que se debe dar a los desechos que contienen mercurio. En ocho años se debe empezar a separar los desechos comunes de las lámparas fluorescentes y estas deben ser entregadas a empresas que se encarguen de la gestión ambiental siguiendo los parámetros de la guía de gestión de residuos del Convenio de Minamata.

El Convenio de Minamata es un acuerdo vinculante de las Naciones Unidas para que los países implementen políticas y legislaciones nacionales para la reducción en lo posible y la eliminación de fuentes humanas de mercurio. Cada año se emiten hasta 8,900 toneladas de mercurio en todo el mundo.

El mercurio es un metal pesado altamente contaminante que afecta principalmente a los ecosistemas que proveen el alimento a los seres humanos y animales.

Según la ONU, no existe un nivel seguro de exposición al mercurio ni hay cura para el envenenamiento. En niveles altos de consumo, puede causar daños irreversibles para la salud y al sistema neurológico. Los fetos y los bebés son los más vulnerables, así como las poblaciones que comen pescado contaminado, los que utilizan mercurio en el trabajo y quienes viven cerca de una fuente de contaminación o en climas más fríos, donde este peligroso metal pesado tiende a acumularse.