Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Planeta

Unesco solicitó informe sobre Coiba

En la pasada reunión del Comité del Patrimonio Mundial se abordó el tema de la rehabilitación de una pista aérea en la isla

Durante esta semana el tema de un proyecto para realizar trabajos de rehabilitación en una de las tres pistas aéreas existentes en el Parque Nacional Coiba ha vuelto al debate público. Buscando evaluar el alcance de estos trabajos, promovidos desde el Ministerio de la Presidencia, y después de interponer un habeas data para que MiAmbiente respondiera a las solicitudes de información presentadas, integrantes del Centro de Incidencia Ambiental (CIAM) y la Fundación MarViva realizaron un sobrevuelo de la isla.

Durante el recorrido en helicóptero se captaron imágenes de unos trabajos que se realizaban en el área de Playa Blanca. Desde las redes sociales, CIAM denunciaba lo que aparentaba ser una construcción en marcha. ‘Desconocemos cual es el fin de esta nueva edificación… si existen estudios o instrumentos de gestión para las construcciones que se están realizando, así como los permisos correspondientes para la implementación de las mismas', precisó Isaías Ramos, biólogo del CIAM.

La alerta sobre la posible ampliación de las obras del proyecto denominado ‘Estudio, diseño, rehabilitación y mantenimiento de la pista de aterrizaje de Isla Coiba, provincia de Veraguas' fue compartida por MarViva. ‘Ante nuevos proyectos o actividades de construcción reportadas en el sector de Playa Blanca en Coiba, la Fundación MarViva ha enviado solicitudes de información a MiAmbiente, las que a la fecha no han sido respondidas', señaló la onegé en un comunicado.

Ante las demandas de mayor transparencia por parte de los grupos ambientalistas, La Estrella de Panamá conversó con Patricia Hernández, directora nacional de áreas protegidas y biodiversidad. La funcionaria de MiAmbiente aseguró que los trabajos aludidos por CIAM y MarViva se circunscriben a una caseta de guardaparques, que está siendo reconstruida en Playa Blanca. Añade que su rehabilitación está contemplada dentro de lo que es el Plan de Manejo del Parque Nacional Coiba, declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), desde el 2005.

Según Hernández, las obras no guardan relación con la rehabilitación de la pista de aterrizaje, cuyo Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de categoría 1 fue sometido a la evaluación de MiAmbiente por Salvador Sánchez, ministro encargado de la presidencia. Esto de acuerdo a una solicitud expresada por Sánchez, actuando como representante legal del Ministerio de la Presidencia, en una carta enviada al ministro de Ambiente, Emilio Sempris, con fecha del 20 de junio de 2018.

Hernández confirmó que el promotor del proyecto es el Ministerio de la Presidencia, que ha designado a un contratista para elaborar su evaluación. De acuerdo a la directora nacional de áreas protegidas y biodiversidad, además de rehabilitar la pista de aterrizaje, que todavía se mantiene en operaciones, se tiene proyectado construir un par de baños y una caseta para visitantes. Descartó que las obras estén en curso, dado que el EIA permanece en evaluación.

FISCALIZACIÓN INTERNACIONAL

El rol del Senan

El reciente sobrevuelo realizado por el Centro de Incidencia Ambiental (CIAM) y MarViva también tenía como objetivo tratar de determinar, de acuerdo con el biólogo Isaías Ramos, ‘el manejo que se le ha venido dando al sitio'. Parte de las interrogantes de las asociaciones ecologistas guardan relación con el acceso al Parque Nacional Coiba, regulado por el equipo de guardaparques y por efectivos del Servicio Nacional Aeronaval (SENAN).

Antes los rumores de que unidades del SENAN restringen el ingreso a determinadas zonas de la isla, Patricia Hernández, directora nacional de áreas protegidas y biodiversidad, justifica su presencia haciendo referencia a los decomisos de droga que se efectúan en la zona. Afirma que el SENAN lleva años colaborando con la seguridad, como parte de un trabajo coordinado a través de la Fuerza de Tarea Conjunta para todas las áreas protegidas.

La presencia de unidades militares no es nueva. En la época de la dictadura Coiba albergaba un infame penal, donde eran recluidos los enemigos del régimen.

El tema fue abordado durante la reunión número 42 del Comité del Patrimonio Mundial, realizada en junio, en Bahrein, donde se evalúo el estado de conservación de 157 sitios, entre ellos, la Isla de Coiba. Según Hernández, aunque Unesco albergaba dudas frente a los trabajos en la pista, no se abordó el tema de una posible inclusión en la lista de patrimonio en peligro. Al menos por el momento.

En un comunicado MarViva compartió sus aprehensiones en cuanto a que esta ‘área protegida sigue siendo evaluada por la Unesco, quien espera la reacción del Gobierno ante recomendaciones que aún requieren ser atendidas para conservar su valor universal excepcional'. Entre las solicitudes de la Unesco está la elaboración de un informe sobre el estado actual del sitio patrimonial. Dicho estudio deberá ser presentado, a más tardar, antes del primero de diciembre de 2019.

MarViva plantea que los requerimientos de dicho informe exceden a lo estipulado dentro de un EIA categoría 1, por lo que recomiendan la elaboración de una Evaluación de Impacto Ambiental, un ‘instrumento más riguroso para el proyecto de infraestructura aeroportuaria que se pretende implementar, utilizando en todo momento el asesoramiento de acuerdo a lo establecido por Unesco'.

En esta misma línea se encuentran los señalamientos de Ramos, quien agrega que dicha evaluación debe hacerse en una ‘amplia consulta con las comunidades del área, municipios, actores locales, etc'.

Como parte del proceso, el Consejo Directivo del Parque Nacional Coiba, se reunirá el próximo viernes en Veraguas para discutir el tema. MarViva recomienda que las consultas abarquen el desarrollo de una estrategia de turismo para Coiba, que incluyan ‘una estimación de la capacidad de carga'. Este último punto también es importante para Ramos, dado que el EIA actual ‘no indica el flujo de visitantes, el manejo de los mismos, los residuos generados y toda la logística y recursos que se hacen necesarios para su operación'.

La actividad que generaría un mayor volumen de pasajeros en la zona protegida forma parte de las evaluaciones que actualmente acomete MiAmbiente. Hernández señala que el estudio del flujo de visitas debería estar listo para finales del año.

Por el momento, la isla continúa recibiendo visitantes de todo tipo. Algunos llegan en avión, aterrizando en la pista que se pretende reacondicionar. Otros en sus yates privados. O en cruceros procedentes de Costa Rica, que anclan en sus proximidades. ‘El turismo ya está', destaca Hernández. Lo que importa, en su opinión, es no sobrecargar la capacidad de un parque nacional. Y garantizar la preservación de las especies endémicas ahí presentes, que constituyen uno de los principales activos ecoturísticos de la isla.