Panamá,25º

06 de Dec de 2019

Planeta

Ex becario del Smithsonian gana un Emmy

El éxito de Chasing Coral no se limita a sus múltiples premios. A menos de dos años desde su estreno, se ha traducido a más de 50 idiomas y se ha proyectado en más de 100 países

Ex becario del Smithsonian gana un Emmy

Cuando Jim Porter empezó su beca pre-doctoral en el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) en Panamá, a principios de los años setenta, no podría haber imaginado que su experiencia eventualmente lo llevaría a ganarse un premio Emmy.

Su película, Chasing Coral, a la que contribuyó como asesor científico y miembro del reparto, no solo ganó un Emmy como mejor documental sobre la naturaleza en 2018, sino que también recibió el Premio del Público en el Festival de cine de Sundance en 2017, un Premio Peabody en 2017, y fue reconocida como Mejor Película Documental en los Premios Satellite en 2018.

Porter, ahora Profesor Emérito de la Universidad de Georgia, contribuyó con su experiencia sobre los efectos del cambio climático en los arrecifes de coral, particularmente respecto a un fenómeno conocido como blanqueo de corales.

Este fenómeno, en que los corales pierden su color y se vuelven blancos, se ha visto en océanos cuya temperatura aumenta tan solo dos grados. El calentamiento de los mares provoca que los corales expulsen a las microalgas que viven dentro de ellos. Cuando lo hacen, pierden una de sus grandes fuentes de nutrientes. A largo plazo, esta es una de las principales causas de muerte en los corales y de la disminución de los arrecifes de coral.

Si esta tendencia continúa, los científicos predicen que hasta el 90 por ciento de los arrecifes de coral desaparecerá en las próximas décadas. Dado que gran parte de la vida marina tropical depende de los arrecifes de coral como zona de cría, la desaparición de este ecosistema sería devastador para la mayoría de los organismos que viven debajo o por encima del agua.

En Chasing Coral, los espectadores experimentan la evolución de esta catástrofe marina de primera mano, a través de los ojos de un equipo de buzos, fotógrafos y científicos, y las tomas secuenciales de cámaras submarinas con efecto de time-lapse. En la película también aparecen una serie de fotos de Porter que muestran los “antes” y “después” de los arrecifes de coral.

“Hay un enlace directo entre la investigación que hice en Panamá a partir de 1969 y la película que ayudé a hacer 48 años después”, dice Porter. “En STRI inicié las investigaciones ecológicas a largo plazo que se convirtieron en el rasgo distintivo de mi carrera y, posteriormente, en la columna vertebral de esta película”.

A lo largo de su trayectoria profesional, Porter también se ha enfocado en educar a estudiantes y al público en general, buscando formas de transformar los resultados de la investigación en información relevante para aquellos fuera de la comunidad científica. Incluso testificó ante el Congreso cuatro veces, sobre los efectos del cambio climático en los arrecifes de coral. Con este antecedente, fue fácil para él convertir la ciencia en narrativa para la película.

“Mi experiencia como profesor, investigador y dando charlas públicas se centra en la lucha contra el cambio climático”, dice Porter. “Chasing Coral documenta las amenazas del cambio climático, por lo que la película es mi contribución a esta lucha”.

El éxito de Chasing Coral no se limita a sus múltiples premios. A menos de dos años desde su estreno, se ha traducido a más de 50 idiomas y se ha proyectado en más de 100 países. También lo adquirió Netflix, donde tiene más de 250,000 reproducciones. Además, el equipo de la película lanzó una campaña para evitar que la pérdida de los arrecifes de coral pase desapercibida y para ayudar a las comunidades a utilizar la película para incubar soluciones locales para su conservación.