Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Salud

¡Papás: llegué!

Las parejas que pronto se convertirán en padres están destinadas a cambiar su relación. La llegada del bebé los hace prepararse durante ...

Las parejas que pronto se convertirán en padres están destinadas a cambiar su relación. La llegada del bebé los hace prepararse durante meses. Sin embargo, no se preparan para lidiar la situación como parejas y de allí surgen problemas inesperados.

La comunicación es la mejor herramienta para eliminar los disgustos y prevenir discusiones. Los padres pueden estar demasiado concentrados en cuidar del bebé y olvidarse momentáneamente de tomar tiempo para hablar. Pequeñas desavenencias surgen cuando los problemas no se discuten abiertamente, por ello, es importante dedicar tiempo para la comunicación. A menudo, lo único que hace falta para resolver una mala interpretación es ver las cosas desde el punto de vista del otro.

Si algo le molesta, dígaselo a su pareja, pero en el momento adecuado. Comenzar una discusión sobre quién dejó los platos sucios en el fregadero, cuando el bebé está llorando para que lo alimenten no resuelve el conflicto. Sean honestos el uno con el otro, pero traten de mantener el sentido del humor. Escuche las preocupaciones de su pareja y no las critique. Y tenga en mente que la falta de sueño y el estrés pueden hacerle sentir más irritable. Haga un esfuerzo adicional para evitar los arranques impulsivos de temperamento.

Recomendaciones:

-Usted y su pareja necesitan tiempo para mantener viva la fuerza de la relación.

-Intenten organizar ‘citas’ semanales —reservando a una cuidadora de bebés— y salgan a cenar o a ver una película. Si todavía no quieren dejar al bebé con una cuidadora, hagan una cena especial en casa después de que hayan acostado al bebé.

-Quedarse despiertos después de esto, también puede darles tiempo para comunicarse a diario.

-Intente disfrutar de 20 minutos al día para hablar y compartir sentimientos, puede hacerse mientras lavan los platos juntos o mientras se preparan para dormir.

-Durante los fines de semana, salgan de la casa y planeen actividades familiares, como visitar un museo o un parque. Incluso, caminar juntos diariamente al llegar a casa después del trabajo, les permitirá disfrutar de más tiempo y el bebé tendrá un paseo en el cochecito.

Lo más importante es que utilicen su creatividad para encontrar una forma de disfrutar juntos, bien sea encontrándose para almorzar, mientras que uno de los abuelos cuida del bebé, o teniendo un juego de cartas antes de dormir.