Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Salud

Remedios contra el calor

Frente a esta ‘ola de calor' debemos tomar cuidados y precauciones, puesto que nuestra salud y bienestar están en juego.

Remedios contra el calor
El agua regula la temperatura corporal mediante la sudoración.

Panamá siempre ha tenido un registro de temperaturas elevadas, al igual que un alto grado de humedad en el aire, lo que combinados origina en muchas ocasiones una falta de confort evidente en las personas, especialmente cuando se encuentran en la calle.

Pero las altas temperaturas, que superan incluso en áreas de la República los 38° Celsius, han dejado de ser un suceso aislado, y amenazan con acompañarnos según los expertos hasta comienzos del 2016.

Frente a esta ‘ola de calor' debemos tomar cuidados y precauciones, puesto que nuestra salud y bienestar están en juego.

MANTENERSE HIDRATADO

El agua ocupa el 70% de la superficie de nuestro planeta y es esencial para la supervivencia de todas las formas de vida conocidas en el mismo, incluyendo por supuesto la humana. No en vano el componente principal de nuestro cuerpo es el agua, que de media supone un 60% del peso en varones adultos, y un 50-55% en mujeres.

El agua regula la temperatura corporal y el enfriamiento del cuerpo mediante la sudoración.

Por lo tanto una correcta hidratación permitirá mantener los niveles óptimos de agua en nuestro cuerpo, posibilitando que las funciones del organismo se ejecuten de manera eficiente y saludable.

Nunca hay que esperar a tener sed o sentir los labios secos para hidratarse pues ya será tarde. Hay que llevar siempre una botella o termo de agua, preferiblemente fría, y beber con regularidad a pequeños sorbos. El agua en sí misma no tiene calorías, por lo tanto y en contra de algunas creencias, ni engorda ni adelgaza, pero eso no significa que debamos beber sin control.

Como norma básica ninguna persona adulta debería ingerir menos de dos litros de agua al día, teniendo en cuenta que parte de ella (aproximadamente un 20%), ingresará a nuestro cuerpo a través de los alimentos que consumamos. Así, para los varones mayores de 14 años, se considera que dos litros y medio sería el volumen ideal, mientras que para las mujeres, con dos litros sería suficiente.

Hay que tener presente que los niños, personas de edad avanzada, mujeres embarazadas, y personas enfermas como los hipertensos, generalmente tienen requerimientos de hidratación diferentes a los de los adultos sanos.

FRESCO Y TRANSPIRABLE

Para nuestro vestuario son preferibles tejidos que ayuden a mantenernos frescos y eliminar el sudor, ya que las prendas de algodón absorberán gran parte de nuestra sudoración, se nos pegarán al cuerpo sintiéndose pesadas, y favorecerán la aparición de rozaduras.

Por otro lado hay que tener en cuenta que el sol emite rayos ultravioleta, los cuales no pueden ser percibidos por nuestra vista, pero sí pueden causarnos enfermedades y problemas derivados de una prolongada o frecuente exposición.

Estos rayos se diferencian por la longitud de su onda, siendo los rayos UVA los más numerosos con un 90% del total. Los UVA penetran muy profundo en la piel, y son responsables de las arrugas y el envejecimiento. No importa si el clima está despejado o hay nubosidad, los rayos UVA estarán presentes en toda circunstancia.

El algodón es el material que tendría un mejor índice UPF (Factor de protección ultravioleta, por sus siglas en inglés), seguido del polyester, y por último las licras y la seda.

Una prenda gruesa bloquearía más los rayos del sol, pero definitivamente aumentaría la temperatura corporal del usuario.

Gastar en salud siempre será a la larga una excelente inversión, así que a la hora de comprar un vestuario no tengas solo en cuenta modas o bonitos diseños, y fíjate también en el factor UPF de las etiquetas.

HUIRLE AL SOL

Dentro de lo posible intentaremos realizar nuestras caminatas y rutinas de ejercicio en horas de la madrugada o en la noche, para evitar la alta temperatura y al mismo tiempo el estar expuestos a los Rayos UV. Si tenemos que convivir con el sol, lentes oscuros, y gorra o visera, son muy recomendables, para reducir el impacto de sus rayos.

El que llevemos ropa o accesorios sobre nuestra piel no conlleva obligatoriamente el hecho como hemos visto de que el 100% de los rayos UV queden bloqueados, por lo que como precaución no está de más, sobre todo en niños y jóvenes de piel muy clara, la aplicación de cremas con un factor de protección alto en todo el cuerpo. También hay que tener presente que casi todos los materiales al estar húmedos pierden aproximadamente un 50% de su protección UPF.

SOL Y PLAYA

Si vamos a realizar ejercicio en una playa, ya se trate de caminar o correr, procuraremos hacerlo en las primeras horas del día, cuando el sol no esté tan fuerte.

Para evitar problemas con las radiaciones solares, aplicaremos protector en las zonas del cuerpo que queden expuestas.

En contra de lo que se pudiera pensar, no por llevar menos ropa vamos a sentir menos calor, por lo que es preferible usar suéter en la parte superior que ir descubierto solo con un bañador.

==========

EN CUANTO A LOS COLORES

Los más oscuros, como los negros y azules darían mayor protección contra los rayos UV, pero por el contrario serían menos frescos que los colores claros como el blanco.