03 de Oct de 2022

Tecnología

Científicos de Brasil recuperan datos meteorológicos de estación antártica

Investigadores brasileños recuperaron esta semana los datos meteorológicos registrados en los instrumentos de la base de Brasil en la An...

Investigadores brasileños recuperaron esta semana los datos meteorológicos registrados en los instrumentos de la base de Brasil en la Antártida, que seguían operando tras un incendio de febrero pasado, informó hoy el estatal Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE, en portugués).

Diez meses después del incendio que obligó a Brasil a abandonar la Estación Antártica "Comandante Ferraz", un grupo de investigadores llegó a la base a comienzos de esta semana a bordo de un navío polar de la Marina de Guerra de Brasil.

Los investigadores consiguieron recuperar las informaciones recopiladas por los instrumentos de medición de datos climáticos en la Antártida que aún estaban funcionando en la base, gracias a la instalación de generadores solares, indicó el INPE.

La estación meteorológica automática del INPE fue trasladada a uno de los módulos de la base que no destruyó el fuego, aunque dejó de funcionar algunas semanas por falta de energía eléctrica.

Para mantener la serie histórica de datos de meteorología que el INPE recoge en la Antártida desde 1984, el INPE instaló en la base un mes después del incendio una serie de generadores solares que garantizaron el funcionamiento de los instrumentos hasta ahora.

Esa medida permitió que la información almacenada en los equipos desde el accidente fuera recuperada esta semana, cuando los investigadores del organismo estatal regresaron a la base a bordo del navío polar "Almirante Maximiano".

Este viaje fue el primero de una embarcación de la Marina a la base Antártida desde el incendio.

Antes del incendio, las informaciones recogidas por los instrumentos meteorológicos eran enviadas en tiempo real a diferentes centros de investigación del INPE en Brasil.

Sin embargo, la energía generada por los paneles solares no es suficiente para alimentar los equipos que permiten el envío de datos, por lo tanto sólo es posible almacenarlas y recuperarlas directamente de los instrumentos.

Debido a que la capacidad de almacenamiento de los instrumentos es limitada, es necesario recuperar los datos de manera periódica, con el fin de impedir que la propia estación los borre y para abrir espacio a nuevas informaciones.

Según el Ministerio de Ciencia y Tecnología, 60 por ciento de las investigaciones brasileñas en la Antártida pueden proseguir sin ninguna interrupción, pese al incendio de febrero pasado.

De acuerdo con el geólogo Jefferson Simoes, representante de Brasil en el Comité Científico Internacional de Investigación en la Antártida, 19 de los 33 proyectos de Brasil no fueron afectados de ninguna forma por el incendio.

Los proyectos que no resultaron afectados prosiguieron sin problema, debido a que las investigaciones son realizadas en los navíos polares, en campamentos remotos y en el módulo científico Criosfera.

Este último es un laboratorio autónomo utilizado para mediciones climáticas que se instaló en enero pasado en la Antártida, a unos 2.500 kilómetros de la Estación Antártica "Comandante Ferraz".