Temas Especiales

07 de Mar de 2021

Tecnología

Cuba amplía pruebas de televisión digital con tecnología china

Respaldada por la tecnología china, Cuba amplió el ensayo de la televisión digital a la provincias orientales de la isla, donde hoy se m...

Respaldada por la tecnología china, Cuba amplió el ensayo de la televisión digital a la provincias orientales de la isla, donde hoy se mide y evalúa la calidad de la señal para generalizarla luego de que cumplan los parámetros recomendados por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

En la oriental Santiago de Cuba, segunda ciudad en importancia de la isla, comenzaron las pruebas de esas transmisiones con el reparto de más de 1.500 decodificadores para comprobar la calidad de la recepción en áreas donde hay dificultades, informó la prensa local.

También en la provincia Holguín (este), se iniciaron las pruebas, que deberán durar seis meses, con la entrega de unos 1.200 decodificadores en ocho de los 14 municipios del territorio.

Más al centro de la isla, en la provincia de Ciego de Avila, se desarrolla una experiencia similar para introducir y extender la señal digital en la transmisión televisiva, en un proceso para sustituir las actuales señales analógicas.

El ensayo se inició en junio del pasado año en La Habana, como polígono de pruebas por sus condiciones geográficas, alta densidad de usuarios, muchos edificios altos, y la calidad técnica de las redes que permite la cobertura completa en un territorio complejo.

Para esa transformación de tecnología, la isla utiliza la norma china de Transmisión Digital Terrestre Multimedia (DTMB, por sus siglas en inglés), considerada como la más beneficiosa para los objetivos y necesidades del país, según explicó en un programa televisivo el director general del Instituto de Investigación y Desarrollo de Telecomunicaciones (Lacetel), Glauco Guillén.

El experto informó que el gobierno chino concedió a la isla el uso de la propiedad intelectual de esa norma, con exención de pago, y además donó equipos que emplearán en las pruebas, incluidos los decodificadores que se reparten entre las viviendas seleccionadas.

Esa norma resulta la de mejor desempeño dentro de las opciones existentes, por constituir una tecnología de avanzada con un potencial de más de 400 millones de receptores. A su vez, representa para Cuba la posibilidad de incorporarse al equipo de desarrollo de las futuras versiones.

En las zonas previamente escogidas se reparten los decodificadores, popularmente llamados "cajitas", un aditamento de la marca Haier que permite recibir las nuevas señales en los televisores tradicionales, siempre que éstos tengan en buenas condiciones entrada de audio y video, antena, bajante y conector.

Además de los cinco canales nacionales y del local de La Habana, en el experimento se pueden captar las emisiones de CubaVisión Internacional, más una señal infantil, que tiene un horario limitado, y otra enteramente destinada a la música, que está a prueba.

El ensayo permite acceder a servicios de valor agregado que nunca antes la televisión pública había ofrecido, como una guía electrónica, noticias, actualidad cultural y el estado del tiempo.

El inicio de las pruebas de trasmisión de señales en una zona de demostración del servicio en La Habana fue el comienzo de la aplicación de un plan en tres etapas para introducir progresivamente la televisión digital en la isla.

En una primera etapa de cinco años, coexistirán el sistema de trasmisión analógico y el digital, lo que facilitará la adaptación de todos al paso progresivo hacia el nuevo sistema.

En la segunda etapa, prevista a partir del año 2016, quedará instalada la cobertura necesaria para el servicio, y en la última, en 2021, concluirá el proceso con el llamado apagón analógico.

También con tecnología china, ingenieros cubanos desarrollaron el nuevo televisor digital cubano ATEC-Haier, un prototipo LCD/LED de 32 pulgadas, que garantiza la recepción de los servicios de la televisión digital, el acceso a la transmisión de datos, además de la notable calidad de la señal.

El diseñador del equipo, el ingeniero Alejandro Fumero, de la Empresa de la Industria Electrónica (EIE), explicó que el modelo cuenta con numerosos valores agregados como reproductor multimedia y MP3, puerto USB y reproducción de formatos de alta definición.

También ofrece la posibilidad de grabar audio y video en tiempo real y permite pausar la programación transmitida.En materia de ahorro energético, el prototipo consume 40 watts menos que el televisor promedio cubano, aunque el consumo puede disminuir considerablemente debido a su tecnología de fabricación, la cual posibilita detectar el brillo ambiental de la habitación y automáticamente regularlo mediante un sensor de iluminación.

El prototipo actualmente está en fase de laboratorio, y de ahí transitará hacia las etapas de certificación y homologación que permitirán fabricarlo e introducirlo al mercado.