28 de Feb de 2020

Tecnología

Nubes en un firmamento de datos

Con la explosión de los dispositivos móviles y las ‘Apps’, el concepto se comenzó a usar con una orientación más comercial

Nubes en un firmamento de datos
Nubes en un firmamento de datos

Todos los días y sin saberlo hay cada vez más de nosotros en la nube. Pero no estoy hablando de las nubes del cielo, esas que hacen soñar a los poetas y buscar formas a los niños. Me refiero al concepto que, poco a poco, se ha venido tomando el mundo de la tecnología y que es cada vez más omnipresente en las conversaciones de hoy.

La nube era el nombre con la que los ingenieros hace un tiempo designaban a una red que estuviese hecha de elementos diferentes, en vez de ponerse a dibujar un montón de ‘gadgets’ diversos, simplemente dibujaban una nube y ya.

La principal nube fue siempre la internet, que por definición es diversa y ubicua. Cuando uno veía una nube en un diagrama de red, casi con seguridad la referencia era la internet.

Con la explosión de los dispositivos móviles y el concepto de las ‘Apps’ o aplicaciones, el concepto de nube se comenzó a usar con una orientación más comercial. La idea de tener una aplicación funcional en cualquier dispositivo, de forma que los datos estuviesen siempre sincronizados, comenzó a ser la referencia principal a la nube.

El correo electrónico fue el gran disparador. La gente quería tener su correo en todo momento consigo y tener la opción de poder revisar el historial no importando desde donde lo hacía. Luego llegó la lluvia de ‘apps’ y la referencia cada vez más continua al concepto.

Hoy día podemos decir que la nube como idea general, se acerca más a la unión de recursos y servicios que se ponen a disposición de los usuarios para su consumo, sin importar el dispositivo que se use.

La aparición de este tipo de nube esta comenzando a generar todo un cambio en la forma como las personas se acercan a su información. En el fondo la generación de información es la creación de modelos de negocios, así que de alguna manera la nube está cambiando la economía y sus actores.

Cuando puedo crear una nota que incluye alguna foto y mis colaboradores pueden verla en sus dispositivos de trabajo en tiempo real, estoy creando una inmediatez que genera ventajas con respecto a quienes no manejan el esquema. A medida que más personas entran a esta forma de ver el mundo, aparecen nuevos diferenciadores que generan áreas nuevas de trabajo y negocios.

El mundo de la creación es el que más se ha beneficiado de este tipo de esquemas. Por ejemplo, si soy un cineasta que hace un documental, puedo filmar en varios lugares con personas que me compartan su trabajo en alguna aplicación de disco virtual. Luego un editor puede entrar desde su estación de trabajo, tomar el material y trabajarlo, mientras que el compositor musical puede ir viendo el resultado en algún esquema de streaming ( transmisión digital), e ir componiendo la banda sonora. Todo esto puede ocurrir aunque la gente no esté en la misma ciudad.