Temas Especiales

14 de May de 2021

Tecnología

El nacimiento de las empresas multilatinas

Tendríamos que comenzar a estudiar con más detenimiento a esos vecinos, para identificar en qué se nos parecen.

El nacimiento de las empresas multilatinas
La tecnología impulsa la actividad comercial.

Una de las grandes ventajas que tenemos en latinoamérica es nuestro sustrato cultural común. Compartimos muchas cosas que nos permiten entendernos sin importar nuestro país de procedencia.

Los negocios TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) son, por definición, negocios globales. Pero algo está claro: la cultura local empresarial determina muchos de los patrones de consumo. Si nos planteamos que nuestro barrio es ahora del tamaño de toda latinoamérica, nuestra preocupación sería entender y crear productos para nuestro vecinos. Muchos de los productos tecnológicos diseñados para las MiPyMe (acrónimo de ‘micro, pequeña y mediana empresa') en mercados foráneos, como Estados Unidos y España, no son tan fáciles de adaptar a los nuestros, comenzando por el precio mismo, pues lo que para ellos representa un precio bajo para nosotros lo es tanto.

Tendríamos que comenzar a estudiar con más detenimiento a esos vecinos, para identificar en qué se nos parecen, cuáles son nuestras diferencias, para saber que en vez de diseñar algo para nuestro mercado local (que en Panamá es reducido), podríamos pensar a nivel centroamericano, lo que representaría números más interesantes.

¿Desea crear un software para financieras? ¿Cuántas de ellas existen a nivel regional? Es necesario conocer la legislación de cada país, para así identificar la existencia o no de programas de fomento para la inversión TIC (recuerden que como inversionistas extranjeros podemos aplicar a este tipo de estímulos).

De acuerdo con mi experiencia personal, otra de las grandes ventajas es la creación de redes. En cada país existen jugadores locales que desean expandir sus posibilidades. Si logramos encontrarlos para entablar un diálogo productivo podemos crecer en experiencia y mercados. Las tendencias actuales apuntan hacia el uso de las redes sociales aplicadas a los negocios. Por ejemplo, si viviéramos en Europa tendríamos que manejar muchos idiomas para llegar a mucha gente. Aquí en nuestro barrio todos hablamos un idioma común, compartimos el español que nos permite abrir puertas de forma más simple.

Otra ventaja del momento que vivimos es lo fácil que resulta conseguir información de cada uno de nuestros vecinos. Existen periódicos, portales, IPTV, emisoras on-line y miles de otras opciones que podemos acceder desde un teléfono inteligente o una computadora.

Me parece que tenemos que ser capaces de hacer aquello logramos hace mucho tiempo, cuando éramos pequeños: tener el valor de salir de la casa, de nuestra cuadra e ir a conocer nuestro vecindario. La recompensa bien lo vale.