Temas Especiales

19 de Apr de 2021

Tecnología

Otro Panamá gracias a la tecnología

Una ‘app' permite rentarle un espacio del hogar a un turista. ¿Puede un ‘smartphone' ayudarnos a enseñar algo más que hoteles y casinos?

Al igual que con Uber en el transporte, en el sector turismo hay una molestia silenciosa por la llegada de un nuevo integrante: Airbnb.

Esta aplicación, que se puede descargar al teléfono o usar desde la web, permite subir anuncio a la plataforma para rentar una habitación del hogar a un visitante.

‘CREEMOS QUE AIRBNB COMPLEMENTA LOS ALOJAMIENTOS TRADICIONALES Y ESTÁ DIRIGIDO A UN VIAJERO QUE BUSCA HOSPEDARSE DE UNA MANERA DISTINTA Y QUIERE VIVIR UNA EXPERIENCIA FUERA DE LO CONVENCIONAL EN PANAMÁ',

SHAWN SULLIVAN

CARGO DE LA PERSONA

Shawn Sullivan, encargado de políticas públicas de Airbnb para Latinoamérica, estuvo de paso en Panamá en noviembre para reunirse con la comunidad hotelera y explicarles que Airbnb no es una amenaza para los hoteles, sino un complemento vital.

‘Tenemos 2,574 propiedades registradas en Panamá. Creemos que Airbnb complementa los alojamientos tradicionales y está dirigido a un viajero que busca hospedarse de una manera distinta y quiere vivir una experiencia fuera de lo convencional en Panamá', dice Sulivan, en entrevista con La Estrella de Panamá .

ALOJAMIENTO ALTERNATIVO

Desde pequeños hostales y hogares repartidos entre la ciudad y el interior del país, hasta una cabaña paradisíaca en medio de una isla en Guna Yala y una gran casa en Gamboa diseñada por el arquitecto Patrick Dillon. Esta plataforma de alojamiento compartido parece tener una amplia gama de opciones para cualquier gusto o necesidad. Y, sobre todo, el usuario parece tener un perfil bien marcado.

AIRBNB EN PANAMÁ

Estas son las cifras de la aplicación que funciona en el país:

En lo que va del año, más de 22 mil huéspedes han usado la aplicación para su estadía en Panamá.

Según Shawn Sullivan, estas cifras representan el doble que en 2015.

Airbnb dice estar en más de 191 países y 34 mil ciudades del mundo.

Han concretado más de 100 millones de llegadas de huéspedes a hogares.

Fue fundada en 2008 por Brian Chesky, Joe Gebbia y Nathan Blecharczyk en EE.UU..

La persona que utiliza aplicaciones de alojamiento compartido como Airbnb, no buscan el turismo de paquete: transporte al hotel, tour tradicional, guía turístico hablando en el fondo.

Con frecuencia, los huéspedes que prefieren alojamientos compartidos buscan una experiencia más económica pero con la misma privacidad. Y el compartir una casa representa una oportunidad para conocer el país desde una visión más real, más honesta con la vida cotidiana. Todo esto gracias a una plataforma digital.

Según datos de la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP), durante el periodo acumulado de enero a septiembre 2016, ingresaron a Panamá un total de 1,867,820. Mientras que, de acuerdo con Sullivan, este año Airbnb concretó la estadía de 22,300 usuarios. Es decir, los alojamientos alternativos como los anunciados en esta plataforma, reciben poco menos del 2% del total de personas que visitan el país.

LA TECNOLOGÍA COMO INGRESO

‘Asimismo, algunos anfitriones de Airbnb usan sus ingresos para pagar la hipoteca o renta de su hogar', agrega el encargado de políticas públicas de Airbnb.

De hecho, estos números fue uno de los principales de Sullivan frente a la comunidad hotelera: es ilógico pensar que este sector económico está en crisis por aplicaciones de alojamiento compartido. En cualquier caso, podría estar más relacionado a la sobreinversión.

‘A medida que vamos creciendo, queremos asegurarnos de que nuestra comunidad siga disfrutando de los beneficios de poder compartir sus hogares de manera segura y de acuerdo con las reglas locales', comenta Sullivan. ‘Con ese espíritu estamos trabajando con las autoridades de todo el mundo para que la práctica del alojamiento compartido de viviendas disponga de reglas claras, justas y fáciles de cumplir'.

El directivo de esta plataforma se ha reunido con algunas autoridades locales relacionadas con el turismo y la innovación, con el fin de seguir promocionando a Panamá incluyendo a este perfil de turista: el que opta por un alojamiento compartido desde la tecnología. Pero para esto queda un tema pendiente con la ley.

Existe una ley que prohibe el arrendamiento por menos de 30 días. Esta licencia solo la tienen los hoteles y hostales. Por eso, alguien que arriende una habitación por menos de ese tiempo, podría ser penalizado.

Lo curioso es que esta ley solo aplica para la capital, así que prácticamente Airbnb es legal en todo el territorio fuera de la ciudad.

Sin duda, existen otras aplicaciones de alojamiento compartido disponibles en Panamá, pero Airbnb es la más usada. Y quizás ya en estos momentos miles de turistas alojados fuera de los hoteles tradicionales, ya empezaron a conocer ese otro Panamá, cuyo valor y encanto puede olvidar el residente por el trajín del día a día.