Temas Especiales

15 de Apr de 2021

Tecnología

Tendencias en pagos digitales que dinamizarán el mercado latinoamericano

Conozca cuáles serán las nuevas tecnologías que servirán para facilitar la experiencia transaccional, atender los nuevos hábitos de consumo y promover la inclusión 'online' en la población

La digitalización de pagos trae grandes beneficios, como la reducción de costos operativos, la transparencia en el proceso y la creación de un ecosistema que permite a las personas hacer y recibir pagos, reduciendo el uso del dinero físico y promoviendo soluciones que incluyen a la población bancaria desatendida.

Tendencias en pagos digitales que dinamizarán el mercado latinoamericanoEn la actualidad, los pagos con código QR son utilizados por los comercios en diferentes renglones. Shutterstock

En Latinoamérica y el Caribe la internet tiene una penetración superior al 70% de la población, y desde el año 2000 presenta una tasa de crecimiento anual mayor al 2,4%, según dio a conocer la Organizaciones de Estados Americanos (OEA), en su informe sobre los 'Desafíos del riesgo cibernético en el sector financiero para América Latina'.

Un estudio publicado por GSMA, organismo que representa a los operadores móviles, destacó que al finalizar 2020 en Latinoamérica el 70% de sus habitantes contaba con un smartphone, esto significa que actualmente hay 440 millones de dispositivos habilitados. Se calcula, además, que en el mundo hay 5,220 millones de personas con un teléfono móvil en sus manos, lo que equivale al 66,6% de la población total. A nivel mundial, y según los datos de GWI, el año pasado casi el 77% de los usuarios online de entre 16 y 64 años hizo al menos una compra en línea al mes.

Con este nivel de penetración, los pagos digitales se convirtieron en una herramienta tecnológica capaz de beneficiar a los diferentes sectores productivos y sociales. Su implementación constituye una oportunidad, por igual, para un pequeño vendedor de artesanías, un emprendimiento, un restaurante, una tienda digital o un comercio a gran escala.

Para Santiago Egas, vicepresidente ejecutivo de BPC Banking Technologies, “la transformación digital se vio acelerada por la pandemia, pero apenas estamos dando los primeros pasos. Con la adopción de soluciones tecnológicas para las experiencias transaccionales se están implementando alternativas al uso del dinero físico”.

“Durante los próximos meses veremos su consolidación como una herramienta eficaz para atender las necesidades reales de las personas y para favorecer el crecimiento de los comercios”, dice.

Para la compañía, con presencia en Latinoamérica, estas serán las cuatro principales tendencias que definirán la forma en que se realizarán los pagos digitales en la región.

Alternativas transaccionales: la 'tokenización', las tarjetas biométricas de huellas digitales, los pagos de teléfono a teléfono (tap to phone), junto con opciones tradicionales como los pagos con tarjetas, permiten al consumidor decidir la solución que mejor se acomode a sus necesidades.

“Tecnologías como tap to phone permiten a los comercios aceptar todos los métodos de pago sin contacto: tarjetas, smartphones, relojes inteligentes, tabletas y códigos QR. Además, se puede incorporar como un servicio de 'etiqueta blanca' para los bancos, pagos seguros en línea (PSP) y fintechs, una alternativa que facilita la incorporación de comerciantes y compradores”, explica Egas.

Pagos con Código QR: en la actualidad, este tipo de tecnología permite que sea utilizada por un comercio. Pero se deberán aprovechar las billeteras digitales populares que ya están incorporadas en los smartphones: Apple Pay, Samsung Pay y Google Pay. De esta manera los clientes ya no necesitarán descargar aplicaciones por separado, sino que pueden usar su billetera favorita para efectuar una compra.

Pagos activados por voz: los chatbots con conversión de voz a texto y texto a voz son las funciones que hasta el momento se han vuelto más accesibles para el sector, y serán protagonistas de la forma como se realizan los pagos dentro de las aplicaciones. La función que permite a sus clientes dar instrucciones sobre transacciones e iniciar pagos de facturas utilizando solo la voz, será ampliamente demandado.

Pagos sin contacto: su implementación se verá principalmente en las ciudades más pequeñas de los países desarrollados, y en los mercados emergentes, en donde el uso del efectivo es masivo. Los beneficios de pagar con un simple toque van más allá de mantener el distanciamiento físico.

“La variedad de los modelos de pagos digitales y sin contacto representa una poderosa herramienta para las tiendas que dependen del efectivo y de las costosas operaciones producto del manejo que a menudo limitan su crecimiento. Esta tecnología nivela a los vendedores en su capacidad de comercio online y ofrece a las personas alternativas que impactan su vida de manera positiva”, analiza el representante de BPC Banking Technologies.

Los riesgos de ciberseguridad para los pagos digitales

Ante el aumento del número de transacciones online, las organizaciones necesitan construir estructuras de seguridad que permitan tener la capacidad para ofrecer experiencias seguras en los diferentes canales digitales. Las instituciones tendrán que definir sus estrategias antifraude para garantizar que los estafadores no sean capaces de explotar las brechas de los sistemas, y que así sean víctimas de fraudes.

Para Manuel Giraldo, antifraud consulting manager para Latinoamérica de Appgate, empresa experta en ciberseguridad, “la industria financiera y la de e-commerce han venido trabajando fuertemente para hacer de los pagos electrónicos algo seguro, sin embargo, aún hay algunos peligros que se deben tener en cuenta y para disminuirlos es necesario seguir las recomendaciones de seguridad de las instituciones financieras frente a las mejores prácticas en cuanto al uso de dispositivos y redes wifi”.

“Una muy sensible es la instalación y actualización de antivirus licenciados; además, es importante generar hábitos en la revisión de extractos y movimientos; custodiar la información sensible como números de cuenta, tarjeta, claves o fechas de vencimiento, entendiendo que ninguna entidad solicitará esta información. También se deberá adoptar el uso de notificación y parametrización de productos, igualmente se requiere habilitar servicios de autenticación de doble factor que aportan un nivel de seguridad mucho más alto para el acceso a diferentes plataformas”, agrega.

Appgate recomienda adoptar las siguientes recomendaciones para proteger sus canales digitales y clientes:

Uso de esquemas de autenticación que permitan identificar los usuarios y pagos realizados a través de plataformas web o aplicaciones móviles.

Parametrización del uso de los productos financieros que ofrecen algunas instituciones y que permite a los clientes establecer el manejo de sus productos según sus hábitos de consumo.

Notificación en tiempo real a través de mensajes de texto, correo electrónico o mensajes push, informando de manera oportuna cualquier novedad con sus productos o compras.

Análisis permanente de bancos, comercios y pasarelas de pago a transacciones inusuales a través de sistemas de monitoreo en tiempo real.

Establecer posibilidades de contacto para que los clientes reporten sospechas de fraude, a través de líneas de atención, los chatbots, las redes sociales y las sucursales físicas.

Estrategias de monitoreo y reacción de análisis de amenazas, que cuenten con inteligencia, controles y que tomen en cuenta contextos y sobre todo la flexibilidad del comercio.

Los comercios, bancos y retailers deben apegarse a estándares de seguridad de la industria para hacer del ecosistema transaccional un ambiente más seguro, como por ejemplo PCI-DSS. Esto hará que se mitigue la posibilidad de exposición de información privilegiada de los usuarios, producto de brechas de seguridad.

La ciberseguridad deberá ser asumida como prioridad para las empresas sin importar el tamaño o el sector.

Latinoamérica y su reactivación económica

En Panamá, según resaltó MasterCard, tan solo el 25% de las transacciones comerciales se realizan por medio de canales digitales, pese a que el gasto general de los consumidores suma más de $35 mil millones.

Durante el último año, América Latina aumentó su consumo online del 10% al 16% y se espera que entre el 20% y el 30% de este incremento, que estuvo influenciado por la covid-19 y sus medidas de aislamiento preventivo, sea permanente en el gasto minorista general para los próximos años.

De acuerdo con James Hernández, presidente y cofundador de Trust Corporate, consultora experta en temas financieros, legales y contables, “según el Fondo Monetario Internacional (FMI) la recesión económica del año 2020 para Latinoamérica y el Caribe fue del 8,1%, y el organismo además resaltó que su recuperación sería larga, desigual e incierta, por lo que los pagos digitales representan una oportunidad de crecimiento y conversión para cualquier tipo de comercio”.

Además, “gracias a este tipo de soluciones los usuarios acceden a diferentes modelos transaccionales que les permiten acceder a un portafolio de productos y servicios amplio, potenciado con el uso del internet y los dispositivos móviles. Por ende, los comercios deben esforzarse por lograr la entera transformación digital e incorporar medios de pago electrónicos a sus procesos ya que hacia allá se dirige el mundo, a manejar cada vez menos el efectivo y al comercio digital”.

La evolución en los hábitos y las preferencias de consumo por parte de las personas está cambiando y fenómenos como la pandemia han precipitado la irrupción de nuevas soluciones.

Ahora son los bancos, los comercios y la industria en general los que están llamados a interpretar este comportamiento y reaccionar de manera efectiva a sus requerimientos. Estas soluciones fueron concebidas para mejorar la vida de los ciudadanos en su cotidianidad.