Temas Especiales

08 de Feb de 2023

Deportes

Un gol que vale un Mundial

PANAMÁ. Ganarle a Costa Rica, en cualquier categoría, siempre es una satisfacción, pero ganarle y asistir a un Mundial, no tiene precio.

PANAMÁ. Ganarle a Costa Rica, en cualquier categoría, siempre es una satisfacción, pero ganarle y asistir a un Mundial, no tiene precio.

La selección nacional sub-17, contra todos lo pronósticos, hizo historia ayer, al clasificar por primera vez a un Mundial de la categoría.

El equipo que dirige Jorge Dely Valdés llegó a los cuartos de final sin anotar ni un solo gol y un punto.

Pero el partido que valía era ante nuestro archirrival, Costa Rica, y los integrantes de la ‘rojita’, con coraje y gallardía, lograron lo que muchos creían imposible.

Si bien en cierto que Alfredo Stephens fue el jugador que se vistió de héroe al anotar el gol que valió la clasificación al Mundial de México, el mérito lo comparten los jugadores por el excelente trabajo realizado y el técnico Jorge Dely Valdés, por el buen planteamiento táctico.

Stephens aprovechó un error del defensa costarricense y en el mano a mano con el portero, tuvo la inteligencia y la paciencia suficientes de los grandes goleadores para colocar la pelota a un costado.

‘Le doy gracias a Dios por la bendición que nos dio a mí y al equipo. Al momento del gol, pasó por mi mente mi familia y mi futuro’, dijo Stephens.

PANAMÁ FUE MEJOR

Panamá fue un digno ganador, porque incluso, después del gol, no se replegó. Muy por el contrario, el equipo nacional se fue al frente con todo, y logró meter a los ticos en su propia cancha.

Eso le dio el tiempo suficiente para mantener el resultado. En un momento decisivo, el portero Iván Picart se convirtió en figura al tapar dos disparos del hombre más peligroso de Costa Rica y goleador del torneo, John Ruiz. Desde el inicio del partido, el equipo de Dely Valdés le robó la iniciativa al equipo costarricense.

Rápidamente, Panamá se adueñó de la mitad del campo y estableció un verdadero muro defensivo comandado por el central Roberto Chen. A pesar de ganar la batalla en la mitad del campo, al equipo panameño le costaba un poco llegar con claridad al portero costarricense.

Aldair Paredes se convirtió en el jugador más peligroso del onceno nacional y en dos ocasiones obligó al portero Romano a esforzarse y evitar la caída de su marco.

Lograda la clasificación al Mundial, ahora el objetivo será ganar el torneo.

Los panameños enfrentarán a Trinidad y Tobago en las semifinales y si logran vencer, irán por el título del torneo.