Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Deportes

Con toque australiano

PANAMÁ. El australiano Mathew Goggin se coronó campeón ayer del ‘Panama Claro Championship’ tras completar las cuatro rondas del torneo ...

PANAMÁ. El australiano Mathew Goggin se coronó campeón ayer del ‘Panama Claro Championship’ tras completar las cuatro rondas del torneo con -11.

En una jornada donde Erik Compton y Alistar Presnell se turnaron el liderato en las posiciones, Goggin sacó provecho de los errores de sus adversarios a partir del hoyo 15 para consagrarse como el primer australiano que gana el torneo.

‘Me siento genial, a pesar de que no jugué a un nivel espectacular’, destacó Goggin. ‘Intenté ser sólido en mi juego, no cometer muchos errores y ser agresivo en el momento adecuado’, agregó el octavo campeón del Panama Open.

Goggin se lleva para su casa el trofeo del certamen y los $99 mil de los $550 mil que repartió el torneo entre los 64 jugadores que pasaron el corte.

En segunda posición finalizó el estadounidense Darron Stiles con -9, seguido por el australiano Alistair Presnell, quien estuvo como líder gran parte del día pero a la salida del hoyo 18 el drive le jugó una mala pasada y perdió terreno.

La cuarta posición fue para Tommy Biershenk (EEUU), y el otro de los líderes del día, Erik Compton, cayó al quinto lugar al firmar una tarjeta de +5.

LA LEGIÓN LATINA

El joven colombiano Diego Velásquez terminó el torneo como el mejor de los latinoamericanos.

Velásquez terminó su primer torneo como profesional con broche de oro al terminar con -4 en la 16ª posición, luego de empezar la jornada en la 25ª.

‘Fue un muy buen torneo para mí. Me acomodé muy bien a la cancha y sabía que podía ganarlo. Realmente no esperaba jugar tan bien’, indicó Velasquez. ‘Me mantuve muy consistente durante las cuatro rondas’, agregó.

El clima fue un factor clave en el desempeño de muchos de los jugadores, que cuales sufrieron las paradas que se realizaban por amenazas de lluvia y tormenta eléctrica. Para el colombiano todo es una cuestión de actitud.

‘Hay que tener mucha mentalidad. Es real que cansa, pero uno no puede dejar que lo afecte’, explicó el mejor de los latinos en el torneo.

Su compatriota Camilo Benedetti fue el segundo mejor de los latinos, terminando un lugar más abajo que Velásquez con -3.

‘Realicé un torneo decente para ser el primero del año. No fue fácil por el clima, pero hay que seguir aprendiendo y avanzando’, explicó Benedetti.

Los argentinos Sebastián Fernández y Miguel Carballo finalizaron en las posiciones 30 y 49 con -1 y +3, respectivamente, y el boricua Rafael Campos terminó en la 52ª posición con +6.

CLIMA DIFÍCIL

La humedad, el sol y el mal tiempo fueron, sin dudas, piezas fundamentales que le dieron al certamen un toque extra.

Muchos jugadores coincidieron en que parar ante una amenaza de tormenta eléctrica, volver a salir horas después y el hecho de no poder terminar las rondas incidieron directamente en su nivel.

Tal es el caso de Rich Barcelo, quien llegó a jugar 52 hoyos en dos días (dos canchas y media) y resumió todo tras cerrar su participación en el torneo como ‘mucho cansado’.

‘Estoy extremadamente cansado. Jugué 52 hoyos en dos días a causa del clima’, enfatizó el estadounidense.

Por su parte, el argentino Fernández reconoció que la lluvia y los parajes fueron las causas principales en el cansancio de muchos de los jugadores.

Miguel Angel Carballo, campeón del torneo en el 2007, destacó que muchos jugadores perdieron la concentración debido a las suspensiones por la lluvia.

‘El hecho de suspender y reanudar la actividad muchas veces perjudicó a los jugadores. Por momentos no te puedes meter de lleno en el juego y uno pierde la concentración’, enfatizó el argentino.

Para su compatriota Sebastián Fernández, lo más difícil fue jugar muchos hoyos y no poder descansar bien.

‘Yo creo que el clima cansó mucho a los jugadores. Jugamos muchos hoyos seguidos y el cuerpo no se recupera totalmente. Pero lo bueno es que el torneo se pudo completar en los cuatro días’, destacó el sudamericano.

A pesar de las dificultades por el clima, los jugadores sacaron lo mejor sí y se esforzaron para que el torneo se realice según lo estipulado. El óptimo estado de la cancha, según los propios protagonistas, ayudó mucho para que la octava edición del Panama Open cierre con broche de oro y, al igual que el año pasado, con un final de película en el último hoyo.