Temas Especiales

15 de May de 2021

Deportes

Augusta 2011, un desafío para Tiger

EEUU. La edición número 75 del Masters de Augusta, que comenzará hoy, será todo un desafío para un Tiger Woods que aún sigue sin encontr...

EEUU. La edición número 75 del Masters de Augusta, que comenzará hoy, será todo un desafío para un Tiger Woods que aún sigue sin encontrar confianza y golf de alto nivel, en el primer torneo del Gran Slam de la PGA.

Woods, entre sus problemas personales y los cambios en la mecánica de su swing, ha ido en picada en el ranking, desde la primera posición que mantuvo por 281 semanas consecutivas, hasta la séptima actual.

Por primera vez desde su debut en 1997, cuando ganó la primera de sus cuatro casacas verdes de campeón, Woods no es el claro favorito al título. El otrora feroz ‘Tigre’ de la PGA lleva 18 torneos sin festejar la victoria. Su último título fue el 17 de noviembre del 2009 en Australia, y este año marcha con paso cansino, pues en los cinco eventos que ha jugado, apenas consiguió incluirse en el ‘top ten’ del Doral (Florida).

‘He disfrutado de un buen descanso, y siento que las cosas están regresando a su nivel. En Augusta siempre juego bien’, declaró Woods a una televisora de Atlanta.

El astro estadounidense está a cuatro triunfos de alcanzar el récord de 18 títulos en torneos de Gran Slam que tiene su legendario compatriota Jack Nicklaus, y un triunfo en el Augusta National Golf Club le pondría de nuevo en la senda victoriosa.

Su último triunfo en el Masters fue en el 2005. Desde entonces se ha clasificado tercero (2006), segundo (2007), segundo (2008), sexto (2009) y cuarto (2010).

Además de su matrimonio arruinado, Woods está lidiando con una lesión de rodilla que le ha restado su habitual fuerza y precisión en su swing. De ahí el cambio de técnica en el golpeo.

‘La rodilla me está matando. Pero ahora mismo el problema no conseguir un golpe de 300 yardas. El problema está en que acá hay chicos nuevos que pueden llegar más allá de las 320 yardas’, señaló Woods.

Y todos saben que en Augusta los grandes golpeadores tienen ventaja desde el inicio. Al menos el campo fue rediseñado para ellos, luego de que Woods, con 21 años, ganara el Masters con 12 golpes de ventaja. Ahora, con 35 años y una nueva camada de golfistas reclamando su derecho a piso, Woods tiene el reto más difícil de su carrera.