Temas Especiales

25 de Nov de 2020

Deportes

Más gastos y el deporte estancado

G uatemala, El Salvador, Costa Rica y Honduras son sólo algunos de los países en ese orden que nos han ido superado en determinadas disc...

G uatemala, El Salvador, Costa Rica y Honduras son sólo algunos de los países en ese orden que nos han ido superado en determinadas disciplinas deportivas, con el correr del tiempo, desde hace algunos años y así lo muestran las estadísticas frías, Panamá, ha perdido terreno en las competencias internacionales, llámese Juegos Centroamericanos o torneos regionales. La masificación debida que debe de empezar en los barrios, corregimientos y escuelas primarias, es escasa y no está supervisada, la selectividad de los mejores talentos en las diferentes disciplinas deportivas y constituye la base de la pirámide deportiva, por falta de una coordinación entre el Ministerio de Educación y Pandeportes.

Y aquí hay que hacer una explicación, los mal llamados ‘padres de la Patria’, los honorables señores, inquilinos del Palacio Justo Arosemena, no ven más allá de sus narices y no han podido un producir en 20 años de gobiernos civiles una ley suficientemente sustanciosa que recoja los problemas que aquejan el deporte y que los mismos, sean solucionados en beneficio del mismo. El país y sus dirigentes políticos que buscan figuración e imagen a través del deporte, han tomado como práctica realizar monstruosos eventos deportivos con el fin de traer a Panamá delegaciones numerosas que ocupan la demanda hotelera (habitación noche). Panamá como país sede debe de brindar hospedaje, transporte y alimentación y hasta un seguro médico. Porque así lo exigen las normas internacionales y los cuadernos de cargos y requisitos, que exigen la normas internacionales. Amén de toda la infraestructura que hay que contratar asalariada para empujar el llamado Comité Organizador. Precisamente este ente que debe trabajar de la mano con Pandeportes, Comité Olímpico Nacional y entidades gubernamentales que apoyen el desarrollo y buena marcha de los eventos, y que está constituido para buscar recursos y vender imagen del evento, no ser una carga más del mismo.

El ente organizador de un determinado evento debe buscar patrocinadores que abaraten los costos y gastos del evento, por ejemplo lograr acuerdo con una firma de automóviles, para lograr el transporte. Debe haber un acuerdo para los productos que se vendan en los estadios, durante el evento paguen y patrocinen por la venta de sus productos. En fin, debe lograr recursos y dinero que abaraten los costos de estos grandes eventos. Si bien el Estado debe apoyar al desarrollo del deporte en general. No se puede hacer grandes inversiones en eventos para que nuestra representación deportivamente no le ofrezca satisfacciones a los aficionados y fanáticos que asisten a los estadios para disfrutar el triunfo.

LA COLUMNA DE PEPE